Serena Williams habla por primera vez sobre las complicaciones en el nacimiento de su hija

Detrás de la alegría de haberse convertido en mamá por primera vez, Serena Williams guarda la historia de cómo su vida estuvo en peligro

Serena Williams es la imagen perfecta de la felicidad gracias a su reciente maternidad. Su sonrisa, al igual que Alexis Olympia, su hija de cuatro meses de edad, se han convertido en las protagonistas de las fotografías que comparte con sus admiradores de todo el mundo, quienes poco se imaginaban los difíciles momentos que la tenista vivió horas antes y después de convertirse en mamá. Su salud estuvo en riesgo cuando el ritmo cardiaco disminuyó considerablemente durante las contracciones que anunciaban la próxima llegada de la bebé, un síntoma que obligó a los médicos a practicarle una cesárea de emergencia.

serena-williams-4aVER GALERÍA

Las preocupaciones parecían haber quedado atrás con el éxito de la cirugía. "Fue un sentimiento hermoso", recordó la deportista de 36 años en una plática íntima con Vogue. Para ella, lo único a lo que podía poner atención era a la recién nacida que estaba llorando y que calmó su llanto en cuanto se recostó en el pecho de mamá. "Después todo salió mal", cuenta Williams. Su estado de salud era grave debido a una embolia pulmonar que la llevó un par de veces más al quirófano.

Un día después del nacimiento de Alexis Olympia, Serena sintió que le faltaba el aire. Ella conocía esos síntomas por haber tenido coágulos de sangre en el pasado y al saber que tendría una cesárea, tuvo que suspender el medicamento que la ayudaba. Los problemas para respirar eran causados por una embolia pulmonar y antes de que la situación empeorara, la tenista trató de informar a las enfermeras sobre lo que le sucedía, el estudio médico que necesitaba y el medicamento que la podría regresar a la normalidad. Desafortunadamente, la enfermera no hizo caso y le explicó que quizá estaba confundiendo los síntomas con los malestares físicos de su reciente maternidad.

Noticias relacionadas:

- Con un emotivo mensaje, Serena Williams se despide de ‘un año increíble’

- La foto más tierna de Alexis Olympia, la hija de Serena Williams

Luego de una serie de estudios innecesarios, los médicos la escucharon y le realizaron una tomografía computarizada en la que pudieron ver pequeños coágulos de sangre que se habían acumulado en sus pulmones. "Pensé: '¡Escuchen a la Doctora Williams!'", cuenta Serena hoy un tanto divertida. Sin embargo, el estado de salud de la tenista no resultó nada divertido cuando una intensa tos hizo que se abriera la herida de la cesárea. Para arreglarlo, regresó al quirófano, en donde los médicos encontraron un gran hematoma. Por si no fuera suficiente, Serena tuvo que volver a la sala de operaciones una vez más para recibir un tratamiento que prevendría que los coágulos llegaran a sus pulmones.

serena-williams-1aVER GALERÍA

Sus primeros días como mamá, más complicados de lo que imaginó

La semana que Serena Williams vivió con esos problemas de salud pareció eterna pero finalmente pudo regresar a casa junto a su esposo, Alexis Ohanian, y su bebé. Las primeras seis semanas de vida de la niña, la deportista no podía levantarse de la cama, y aunque contó con la ayuda de su esposo para cuidar de la pequeña, Serena sentía que era parte de su responsabilidad como madre. "Estuve feliz de cambiar los pañales, pero encima de todo lo que ella pasaba, estaba el sentimiento de no poder ayudar y eso lo hizo más difícil", contó Alexis sobre los días que su entonces prometida estuvo en reposo absoluto.

serena-williams-6aVER GALERÍA

A pesar de todo, Serena Williams tiene un espíritu fuerte, aunque confesó que a veces no se siente fuerte para superar todas esas pruebas. "En ocasiones me derrumbo y pienso: 'No puedo con esto'. Es la misma actitud que he tenido en la cancha, pero supongo que así es como soy. Nadie te habla de los momentos malos, de la presión o lo mal que te sientes cuando escuchas al bebé llorar", agregó la tenista, quien también ha experimentado una mezcla de emociones que van desde la impaciencia por no poder calmar a la niña, que después le provoca tristeza y al final culpa. "Pienso: '¿por qué me siento mal si tengo a una hermosa bebé?' Las emociones son muy locas".

Serena no es la primera madre en sentirse así, pero por fortuna ha logrado dejar a un lado las emociones negativas para centrarse en el lado lindo de la maternidad, ése que presume cada vez que puede en su cuanta de Instagram o en el perfil que ella y su esposo abrieron para la bebé. Incluso, la pareja contó que la dicha que la niña les llevó es inmensa, tanto que los ha hecho plantearse la idea de tener más bebés, aunque no es algo que les apure, en especial a Serena.

serena-williams-3aVER GALERÍA

Dos meses después de que la tenista y el co-fundador de Reddit debutaran como papás, unieron sus vidas en una boda celebrada por todo lo alto e inspirada en los cuentos de hadas de Disney. Serena parecía toda una princesa en su vestido diseñado por Sara Burton para Alexander McQueen que pronto mostró en sus redes sociales. Y aunque la boda contó con la presencia de sus seres más queridos, la invitada más especial no fue otra más que su hija recién nacida, de quien dijo con cierto tono de broma que no se separará sino hasta que cumpla 18 años de edad.

 

Más sobre

Regístrate para comentar