Luego de 60 años como los mejores amigos, descubrieron que son hermanos

Desde pequeños los unió un lazo muy especial que ellos consideraban era una gran amistad

La historia de estos dos hombres parece sacada de una película por lo increíble que suena, pero no es otra cosa más que la vida real. Después de pasar 60 años como los mejores amigos, Alan Robinson y Walter MacFarlane descubrieron que entre ellos había un lazo aún más especial que el de la amistad y que jamás imaginaron: son hermanos.

hermanos-1aVER GALERÍA

Alan y Walter son originarios de Honolulu, Hawái, lugar en el que nació su amistad cuando tenían 10 y 12 años, respectivamente. Ambos vivían en la misma cuadra y estudiaron en la misma escuela. Desde pequeños fueron inseparables y además de compartir un sinfín de aventuras que incluyeron su tiempo en un equipo de fútbol americano, y cuando se enlistaron en las fuerzas armadas para pelear en la guerra de Vietnam.

Los amigos también tenían una triste historia en común ya que ninguno vivía con sus dos padres. Walter no sabía quién era su padre y Alan jamás conoció a su madre biológica pues fue dado en adopción cuando tenía pocas semanas de vida. Los dos amigos siempre quisieron saber más sobre sus antecedentes, pero hace algunos años esa tarea parecía imposible si no se contaba con una gran suma de dinero para investigar la pista sobre sus familiares pasados.

hermanos-3aVER GALERÍA

Sin mucho por hacer, cada uno continuó con su vida, estudiaron carreras diferentes e iniciaron sus respectivas familias, eso sí, siempre muy unidos. Fue hasta hace unos meses cuando Walter se enteró de que gracias a la tecnología, la búsqueda que había pospuesto durante su vida entera, ya podía realizarla desde casa. Su hija Cindy descubrió un sitio web en el que. Mediante un sencillo análisis, se obtiene el ADN de la persona interesada para investigar a sus ancestros. La búsqueda dio resultado, pues encontró a una persona que compartía sus mismos cromosomas.

Walter, contento con el resultado, quiso conocer de inmediato a la persona que podría estar relacionada sanguíneamente con él. Su sorpresa fue enorme cuando descubrió que el usuario estaba registrado con el nickname Robi737. El alias se le hizo conocido porque coincidía con el nombre de su mejor amigo y la nave 737 que piloteó para Aloha Airlines.

Notas relacionadas:

- Niño ayuda a brindar calor humano a sus hermanitos prematuros

- ¡Todo un héroe! Este niño defendió a su hermana de lo que creyó era una pelea real

Walter contactó a su amigo para saber si había entrado al mismo sitio, y quedó impactado al saber que sí se trataba de él. Emocionados con ese descubrimiento, los grandes amigos se hicieron un examen de ADN con el que aclararon sus dudas, pues el test les reveló que son hijos de la misma mujer.

Felices con este descubrimiento, los amigos quisieron guardar el secreto a sus familias para dar una gran sorpresa en la cena de Navidad. “Normalmente no lloro fácilmente, pero me derrumbé frente a todos, las emociones eran muy fuertes. Fue una experiencia abrumadora”, dijo Robinson a las cámaras de CNN cuando su historia se hizo conocida a nivel mundial. “Es el mejor regalo de Navidad que pude haber tenido. No sé cuánto me llevará reponerme de esta emoción”, agregó.

 ¿Cómo es que tuvieron vidas diferentes?


Alan y Walter nacieron a principios de los años 40, cuando Honolulu estaba siendo reconstruido luego del ataque a Pearl Harbor. El lugar era muy distinto en ese entonces y las familias vivían bajo el miedo de los ataques aéreos, militares en las calles y apagones constantes. Cuando nació Walter, su madre quiso darlo en adopción pero sus padres no se lo permitieron y el niño permaneció como parte de la familia. Casi un año y medio después nació Alan, a quien sí dieron en adopción a los pocos días.

hermanos-4aVER GALERÍA

“Fueron tiempos muy dispersos. No tenemos idea de lo que pudo haberla llevado a sus decisiones”, explicó Cindy. "La quisimos mucho y entendemos que ella creyó que sus acciones y decisiones era lo mejor que podía hacer en ese momento”, agregó. Alan no tiene reproches por el rumbo que su madre le eligió al momento de nacer, pues llegó a una buena familia. “Fue genial para mí. Fui criado por las mejores personas que te puedas imaginar”, comentó.

 

Más sobre

Regístrate para comentar