La regla más importante en la nueva casa de Kim Kardashian: Nada de joyas

Por motivos de seguridad, Kim Kardashian mantendrá su colección de joyas lejos de casa

Kim Kardashian acaba de mudarse a su nueva mansión en Hidden Hills, un hogar que ella y su esposo Kanye West compraron en 2014 por 20 millones de dólares, pero que tardó casi tres años en quedar justo como lo habían imaginado. La propiedad estuvo en remodelación desde que la pareja firmó el contrato de compra, y aunque los arreglos parecían infinitos, por fin la familia Kardashian-West ha ocupado el inmueble, un hogar en el que Kim de inmediato impuso una importante regla: nada de joyas.

kim-kardashian-4zVER GALERÍA

Para una mujer que lleva el lujoso estilo de vida de Kim Kardashian, la regla de su casa parece extraña; sin embargo, es una de las consecuencias del asalto que sufrió en París en octubre de 2016. Varios sujetos ingresaron con violencia a la habitación del hotel en el que Kim se hospedaba, despojándola de varias joyas, entre ellas su anillo de compromiso de 20 quilates, valorado en 10 millones de dólares.

Temerosa, pero con el objetivo de hacer de su nuevo hogar un lugar mucho más seguro, Kim ha optado por dejar fuera de casa su fabulosa colección de joyas, según informa TMZ. Con esa medida, la socialité no dará tentación a los ladrones de Hollywood, que en los últimos meses han asaltado los hogares de su hermana, Kendall y otras celebridades como Paris Hilton o la del boxeador Floyd Mayweather.

kim-kardashian-2zVER GALERÍA

Esta regla no significa que Kim dejará de usar joyas en sus presentaciones en público. De ahora en adelante, la célébrité optará por las réplicas o imitaciones de joyas para dar a su look el toque final. En los días que las piezas reales sean necesarias, contará con el apoyo de un estilista que las llevará hasta donde se encuentre y, después de usarlas y lucirlas ante los fotógrafos, serán devueltas al lugar secreto que Kim ha elegido para guardarlas.

Notas relacionadas:

- Kim Kardashian está pensando en su próximo look... ¡y quiere tu opinión!

- 2018: el año en que la familia Kardashian se multiplicará

Kim no sólo puso su atención en ese detalle para hacer de su casa una verdadera fortaleza. De acuerdo a la publicación, su hogar estará rodeado de agentes de seguridad armados las 24 horas del día, una medida extra que ayudará a que calme sus nervios y poco a poco olvide la terrible experiencia que vivió en Europa y que la ha afectado desde entonces, a tal grado que en el reality Keeping Up with the Kardashians, reveló que no ha podido dormir tranquila.

Un hogar seguro para sus hijos


Kim y Kanye aún se encuentran desempacando sus pertenencias tras la mudanza hace unas semanas. La pareja y sus hijos, North y Saint, dejaron atrás las memorias en su mansión de Bel Air, la cual hace unos meses vendieron por 17.8 millones de dólares. Ahora están enfocados en crear nuevos momentos familiares en la casa de 16 metros cuadrados, que cuenta seis dormitorios, ocho baños, piscina y una envidiable vista de Los Ángeles. Para sentirse aún más segura, Kim estará muy cerca de la casa de su mamá, Kris Jenner, quien también posee una lujosa mansión en el mismo vecindario.

kim-kardashian-3zVER GALERÍA

Su mudanza a la nueva mansión coincide en tiempo con la próxima llegada del tercer bebé de Kim y Kanye. La pareja, que había deseado agrandar a su familia, recurrió a un vientre de alquiler para hacer su sueño realidad, uno que en las próximas semanas verán materializado cuando la cigüeña les entregue a una niña. 

Más sobre

Regístrate para comentar