El lado más rebelde de Ivanka Trump: 'Tuve una etapa punk y un closet lleno de jeans rotos'

La hija del Pressidente de Estados Unidos confesó que lloró con la muerte de Kurt Cobain

La imagen actual de Ivanka Trump es la de una madre de familia que comparte noodles con sus tres hijos. La de una mujer trabajadora que busca hacer algo bueno por su país y, además, siempre está bajo la lupa por los outfits que usa cada vez que sale de su casa. Pero antes de ser esa sofisticada dama, en Raising Trump, el nuevo libro de su mamá, Ivana Trump, la rubia asegura que tuvo una fase rebelde de la que ahora se acurda con cariño y cierta pena.

it2zVER GALERÍA

Durante su adolescencia, el closet de Ivanka ya estaba lleno de marca de diseñadores, pero en ese entonces, ella misma asegura que sólo tenía "jeans rotos y camisas de franela". La moda noventera era un clásico para las jovencitas en aquel entonces; sin embargo Ivanka atribuyó ese look a su "etapa punk", una fase que iba de la mano con sus gustos musicales. "Durante esa fase en los noventas, me gustaba mucho Nirvana", explicó la hija del mandatario. A pesar de sus declaraciones, a la rubia no se le veía con ropa desgarrada en público y acudía a eventos con el porte de la daddy's little girl en vestidos conservadores.

El gusto musical de Ivanka era tan grande que cuando el cantante de Seattle fue encontrado sin vida, ella no podía contener su llanto. "Fue todo un shock y estaba angustiada. Mi mamá no tenía idea de quién era Kurt Cobain, pero se solidarizó. Después de 24 horas de llorar inconsolablemente, sola en mi habitación, mi mamá tuvo que ir por mí para que bajara a cenar", contó. El impacto de Ivanka parece comprensible pues en 1994 tan sólo contaba con 13 años de edad.

it1zVER GALERÍA

Ivanka también recordó una ocasión en la que después del colegio dio un impredecible giro a su imagen y tiñó su pelo de color azul. "A mi mamá no le gustó esa decisión y de inmediato fue a comprar un tinte a la farmacia. Costó 10 dólares y esa noche me obligó a pintarme el pelo de rubio. El color que eligió era tres tonos más claro que el mío... nunca lo volví a hacer", dijo ahora divertida de esa experiencia.

Más sobre