Así educó Ivana Trump a sus hijos: sin tarjetas de crédito, cero caprichos y empleos de verano

Cualquiera podría pensar que la infancia de los hijos de Donald Trump estuvo llena de caprichos de niños consentidos, pero nada de eso. Ivana Trump, primera esposa del presidente y madre de sus tres hijos mayores, reveló que los educó con las obligaciones de cualquier chico.

ivanaydonald-VER GALERÍA  Donald e Ivana se conocieron en un club en Nueva York en 1977. A los ocho meses de eso, se casaron y estuvieron juntos por 15 años. Foto: Getty Images

Como parte del lanzamiento de su libro Raising Trump, Ivana se confesó con varios medios y contó algunas anécdotas que han sorprendió a propios y extraños, pues ha revelado detalles desconocidos sobre sus hijos Donald Jr., Ivanka y Eric.

La socialité de 68 años  estuvo casada con Trump de 1977 a 1992 y tras un complejo divorcio, ambos lograron reconciliarse y por el bien de sus hijos llevan una relación cordial. Sin embargo, Ivana detalla a The New York Post que fue ella quien educó a sus hijos y hacer de ellos personas de bien.

ivanahijos1-VER GALERÍA  Ivana está orgullosa de sus tres hijos. Foto: Getty Images 

“Obtuve la custodia total de los chicos cuando me divorcié de Donald”, cuenta Trump al diario neoyorquino. “Eso no fue negociable. Aunque Donald y yo nos hubiéramos quedado juntos, yo hubiera criado a los niños”.

¿Cómo era el presidente en su rol de padre? Sin duda, no era el típico. “Donald era el tipo de padre que estaba en la oficina a las 6 de la mañana. Yo llevaba a los niños a su oficina después del desayuno. Ahí, ellos juagaban en el piso con sus Legos mientras él estaba al teléfono”, recuerda Ivana.

ivankapapa-VER GALERÍA  Años dorados: Ivanka, la niña de papá. Foto: Getty Images 

“Él les proveía y los amaba”, indica. “Pero no sabía cómo tener una pequeña charla y ciertamente él no iba a decir: ‘Oh, choo, choo, choo, choo. Qué linda te ves hoy. Vamos al parque con el cochecito’. No, esas no eran cosas de su tipo. Él sólo empezó a hablarles a ellos cuando estaban en la universidad y podían hablar de negocios”.

¿Cuál es el secreto para criar a unos niños que lo tienen todo? Ivana contestó: “Disciplina”. La primera esposa de Donald Trump contó cómo era el día a día de sus hijos: “Los despertaba a las 7 y a las 8 ya estaban en la escuela. Después de clases, Ivanka tenía lecciones de piano, ballet y patinaje sobre hielo. Donald Jr. y Eric tomaban karate o golf. Hacían su tarea y a las 7:30 ya estaban en su cama a punto de dormir. Si los mantienes ocupados, no tienen tiempo de meterse en problemas”.

ivankahijos2-VER GALERÍA  Confesó que Donald amaba a sus hijos, pero fue ella quien realmente se encargó de educarlos. Foto: Getty Images 

Aunque la educación que proveía a sus hijos sonaba más como a un régimen, jamás los obligaba a hacer algo que no quisieran. “Los veía de cerca”, asegura. “A Ivana no le gustaba el piano, así que me rendí con ella. No puedes ser bueno en algo que no te apasiona. Pero debes encontrar algo que te guste y te dediques a ello”.

ivanahija-VER GALERÍA Recordó que a su hija nunca le gustó tomar lecciones de piano. Foto: Getty Images 

En cuanto al dinero, Trump era estricta; no obtenían todo tan fácil. Cada verano, ella los llevaba al sur de Francia. Mientras Ivana volaba en primera clase, sus hijos viajaban en clase económica. Cuando le preguntaban porque ellos no podían disfrutar de primera clase, les respondía: “Cuando puedan pagarlo, podrán hacerlo”.  

ivankaeric-VER GALERÍA  Ivanka, su hermano Eric y su madre, Ivana Trump. Foto: Getty Images 

En agosto, tenían que trabajar duro. Donald Jr. limpiaba botes en la marina, Eric cortaba el pasto en uno de los clubes de golf de su padre e Ivanka trabajaba en la tienda de flores del Plaza Hotel. Cada uno ganaba cuatro dólares por hora. Un día, Donald Jr. le preguntó porque no había obtenido un aumento aún, así que con su sabiduría de madre y mujer de negocios le contestó: “¿Sabes por qué? Porque nunca preguntaste. Si no lo pides, no lo obtienes”. Al poco tiempo, ella les subió el salario a los tres y ganaban seis dólares por hora.

ivanatarjeta- En cuanto al tema del dinero, Ivana les enseñó el valor de cada dólar que se ganaban trabajando en verano. Foto: Getty Images 

¿Tarjetas de crédito? Nada de eso… Ivana tenía muy claro que no podía facilitarles la vida. “Tú le das a los chicos una American Express black y dormirán hasta las dos de la tarde. Ellos no tendrán el incentivo para levantarse, pero sí tendrán el dinero para comprar drogas y alcohol para sus fiestas. Con mis hijos no fue así”.

Más sobre

Regístrate para comentar