La broma del Papa a Melania en el Vaticano: “¿Ya le diste potica?”

El encuentro entre Donald Trump y el Papa Francisco en el Vaticano era uno de los más esperados de la primera gira internacional del mandatario estadounidense. Tras paradas en Arabia Saudita e Israel, Trump y su comitiva llegaron hoy al Estado Pontificio, precedidos de una tensa relación a distancia entre ambos líderes, quienes nunca se habían conocido en persona, pero habían intercambiado críticas declaraciones respecto de las visiones del otro tanto por la prensa como por redes sociales. Pero esta mañana, en el Vaticano, todo fueron sonrisas.

trump-vaticano-papa-melania-1-460x600VER GALERÍA

A poco de darse la mano por primera vez, ambos líderes se reunieron a puertas cerradas por media hora, un diálogo que según el Vaticano se centró en “la promoción de la paz en el mundo a través de la negociación política y el diálogo interreligioso”, además de “el compromiso conjunto en favor de la vida, y la libertad de culto y de conciencia”. Pero terminada la reunión, se unió a ellos Melania Trump, quien vestía de riguroso negro y velo. Al conocerla y mientras posaban sonrientes para los fotógrafos, el Papa Francisco le hizo una broma a Melania. Según los presentes, le preguntó a la Primera Dama, “¿Ya le diste potica?”, haciendo referencia al célebre postre de Eslovenia, su patria natal, y provocando risas.

Las amabilidades entre ambos dignatarios también incluyeron intercambio de regalos: Trump le regaló libros de Martin Luther King diciéndole al pontífice, “Creo que los disfrutará”, mientras que éste obsequió a su vez un medallón creado por un artista romano. “Es un olivo, un símbolo de la paz”, expresó el Papa Francisco.

trump-vaticano-papa-melania-2-800x534VER GALERÍA

Luego el Papa le dio al Presidente sus tres exhortaciones, explicando a qué se refería cada una de ellas. “La familia, el gozo del Evangelio y el cuidado del hogar que compartimos y el medio ambiente”, dijo el líder católico. “Las voy a leer”, le aseguró Trump.

Al despedirse, Trump le hizo una promesa al Papa: “No olvidaré”, le prometió mientras le daba la mano. “No olvidaré lo que me dijo”.

Más sobre