Tras su amigable divorcio, Ben Affleck se muda de la casa de Jennifer Garner

Luego de un ir y venir en su relación, la pareja empieza a tomar caminos separados

El largo proceso de divorcio entre Ben Affleck y Jennifer Garner parecía que terminaría con una segunda oportunidad y, en el mejor de los casos, con ellos renovando sus votos. Sin embargo, después de casi dos años de haber decidido separarse, la pareja finalmente firmó su divorcio que, tal como lo afirmaron desde el día uno, quedó en términos amistosos por el bien de sus hijos. A pesar de haberse separado legalmente, el actor aún vivía en la misma casa en la que Jen y sus tres hijos, y fue hasta esta semana cuando Ben por fin decidió tomar un camino distinto al de su ex mujer. Con maletas en mano, el actor fue visto saliendo de la mansión en Los Ángeles en la que aún habitan sus hijos y Jen. 

jg3zVER GALERÍA

La difícil decisión de su separación llegó tan sólo días después de su décimo aniversario de casados, cuando Ben Affleck se vio envuelto en rumores de infidelidad que involucraban a la niñera de Violet, Seraphina y Samuel, sus hijos en común. A pesar de que la última palabra estaba dicha, ambos actores parecían haber recuperado la confianza y estabilidad de su matrimonio pues durante dos años se les volvió a ver juntos y llevando a cabo la rutina de pareja y padres de familia. 

jg5zVER GALERÍA

Al principio, Ben se mudó a la casa de huéspedes de la mansión que compartía con su familia. Después, se supo que había vuelto a la casa principal junto a su aún esposa e hijos. Sin embargo, los problemas iban más allá de la supuesta infidelidad de la que ninguno de los dos aceptó hablar. Ben había recaído en su adicción al alcohol, misma contra la que había luchado hace unos años y en la que Garner fue su completo apoyo. 

Más sobre

Regístrate para comentar