¡Ha llegado el día! El encuentro de Manuel Díaz y su hermano Julio Benítez en los ruedos

Los hermanos, muy emocionados, han accedido juntos al ruedo vestidos de luces

Los alrededores de la plaza de Morón de la Frontera (Sevilla) estaban, a solo una hora del esperado encuentro, repletos de aficionados. La novia del torero Julio Benítez, Isabel Jiménez, se personaba sobre las 16:15 en los interiores del ruedo. Poco después llegaba el diestro, que tranquilo pero emocionado, y sin haber hablado o visto a su hermano Manuel, confesaba no saber si finalmente su padre asistiría a la plaza. "No sé si vendrá. Él me ha dicho que vaya con ilusión, ganas y al toro". 

Con solo 20 minutos de diferencia llegaba Manuel, que se mostraba tranquilo. Ante las insistentes preguntas de los medios sobre la visita o no de Manuel Benítez a la plaza, su hijo respondía: “Dios quiera que venga. Ojalá pudiese fundirme en un abrazo con mi padre. Eso es lo que quiero”, a lo que añadía "no sé ni cómo reaccionaría si le viese".

Minutos antes de empezar, los hermanos, vestidos de luces, se encontraban en el paseillo previo al ruedo. Sonrientes y cómplices, posaban para la prensa.  

manuel-julio-3VER GALERÍA

Al emocionante encuentro han asistido otros grandes toreros como Cayetano Rivera, que tras ver a los matadores juntos, admitía que "la relación a partir de ahora (entre ellos) mejorará". Incluso ha confesado lo bonito que sería una corrida de los los hermanos Benítez y los Rivera en un mismo cartel, rumor que ya corre entre algunos periodistas.  

Los hermanos saltaban al ruedo para saludar a los más 5.800 asistentes pasadas las 17:00. El cartel de 'no hay entradas' colgaba en las taquillas desde el viernes a primera hora.

   ruedo-manuelVER GALERÍA

julio-ruedoVER GALERÍA

A la plaza no han asistido ni la hija de Manuel Díaz, Alba, que se encontraba en Nueva York estudiando pero que ha enviado un emocionante mensaje a su padre, ni su ex mujer, Vicky Martín Berrocal, que celebra hoy mismo su 44 cumpleaños. "La he felicitado hace un rato", decía Manuel. La asistencia más esperada, la de su padre Manuel Benítez, se convertía finalmente en la gran ausencia de la tarde. 

Los que no faltaron fueron Virginia Troconis, mujer del diestro, y su hijo Manuel, de 12 años, que vivieron la tarde más especial en la vida del torero gritando y emocionados con cada pase del matador. 

Virginia TroconisVER GALERÍA

cordobes-hombrosVER GALERÍA

¿Es Manuel Benítez el organizador de la corrida de sus hijos?

El torero de 48 años, antes de saltar al ruedo, se emocionaba ante la prensa al pensar en su familia: "En momentos como estos me acuerdo de mi abuela (deja de hablar tras emocionarse al recordarla) y mi madre".

Los hermanos salían por la puerta grande, después de que ambos cortasen cuatro orejas. Julio, quien protagonizó un emotivo momento al brindar uno de sus toros a Manuel, se llevó un susto al ser cogido por el último animal, aunque quedó en un percance sin importancia alguna.  

Tras la corrida, Manuel Díaz se mostraba comprensivo con la ausencia de su padre: "También lo entiendo, no era fáicl que viniese hoy, con tanta presión", declaraba a los medios, aunque lamentaba que Manuel Benítez no hubiera podido disfrutar del encuentro en directo: "Hubiese pasado una tarde muy buena viéndonos torear". Se mostró, eso sí, muy optimista con respecto a la evolución de su relación: "Yo creo que todas las cosas se pondrán en su sitio con el tiempo. Si el toro ha unido a dos hermanos, ¿por qué no va a unir a un padre y a un hijo?".

Más sobre

Leer más