Una vez más, Kellyanne Conway le roba el protagonismo a Trump

En las últimas horas la imagen de la asesora del Presidente subida en el sofá del despacho oval ha sido de lo más comentada

A Donald Trump le rodea la polémica, ya lo hacía antes de convertirse en el Presidente de los Estados Unidos y para muchos esa ha sido su gran baza para llegar al cargo. Pero en las últimas horas es un miembro de su gabinete el que está acaparando todas las miradas. ¿Por qué todos hablan de Kellyanne Conway?

Que no es una mujer discreta lo demostró desde el principio, cuando a nivel internacional muchos se fijaron en ella por el patriótico diseño con el que se vistió para el acto de investidura de Trump. Un abrigo con la bandera estadounidense que convirtió a esta jefa de campaña en una de las más fotografiadas del día.

Convertida ya en consejera del Presidente, esta estratega política de 50 años volvió a ser el centro de la noticia cuando durante una entrevista para la cadena Fox News salió en defensa de la “maravillosa” firma de Ivanka Trump. Conway terminó incluso ironizando con el “anuncio gratuito” que estaba haciendo de la marca de ropa de la hija del Presidente después de que la cadena Nordstorm hubieran decidido retirar vetar la marca en sus tiendas.

Ahora ha vuelto a hacerlo y en las últimas horas tanto los medios de comunicación estadounidenses como las redes sociales hablan de ella después de que se publicaran varias imágenes de ella sentada de forma informal en uno de los sofás del despacho oval, desde el que estaba sacando fotografías.

Muchos debaten si sentarse así no es una falta de respeto para el Presidente o sus invitados, 60 presidentes de universidades históricamente afroamericanas, e incluso ante la propia Casa Blanca como institución. Otros, como la columna de opinión de The Washington Post, opinan que se busca la controversia en detalles que no tienen importancia y que esta foto “no es algo significativo ni revelador” que merezca ser analizado.

Sin olvidar que también se criticó a Obama en algunas ocasiones por poner los pies encima de la mesa u otro tipo de gestos informales, que para muchos encerraban una forma de cercanía, tampoco faltan aquellos que ven en esta fotografía otro tanto a favor de un gabinete muy consciente del poder de la imagen. En definitiva, de cómo dar mayor visibilidad internacional a un encuentro que si bien era significativo, quizá no hubiera traspasado las fronteras de los Estados Unidos.

Más sobre