¿Quién es Juliana Awada, la Primera Dama del ‘glamour’ e invitada de la Reina?

Viene a España Juliana Awada, la mujer del Presidente de Argentina. No hay quien no le ponga cara porque tras la toma de posesión de su marido, Mauricio Macri, la imagen triunfal de la pareja en el balcón de la Casa Rosada saltó de la sección internacional a la de crónica social de los medios de comunicación, que pusieron el acento en la elegante mujer del mandatario, y dio la vuelta al mundo. No hay quien no sepa de oídas quién es porque con apenas unas semanas de ejercicio, ya se había citado su nombre junto al de Jacqueline Kennedy, Carla Bruni, Angélica Rivera, Michelle Obama..., primeras damas que han hecho historia por su elegancia, por su magnetismo, por su buen hacer. Pero tal vez haya quien no conozca su historia…

juliana-awada-17zVER GALERÍA

María Juliana nació el 3 de abril de 1974 en Buenos Aires en el seno de una familia numerosa pero acomodada. Es la quinta hija del matrimonio de Abraham Awada y de Elsa Pomi Baker. Sus padres, inmigrantes de origen libanés y sirio respectivamente, consiguieron abrirse camino en la industria de la moda a golpe de talento y no sin esfuerzo y ella, heredera del tesón y la pasión, siguió los pasos paternos, al igual que sus hermanos Zoraida y Daniel (no así sus otros dos hermanos: Alejandro es un reconocido actor y Leila es artista plástica).

Los sueños de encajes, sedas y tules, que urdió de niña y adolescente en aquellos viajes a las mecas de la moda europeas en los que acompañaba a su madre a elegir muestrario para sus colecciones, se fueron confeccionando a la mayoría de edad con vocación de diseñadora y muchas horas dedicación. Al terminar su formación en Chester College, un colegio bilingüe de la ciudad en el barrio de Belgrano, estudió Diseño en Inglaterra y a su vuelta empezó a trabajar sin más tardanza en la empresa que sus padres fundaron en los años sesenta. Aquellos años transcurrieron entre desfiles de Prêt-à-porter, patrones de modernidad y renovación de la marca familiar (su madre, Madame Awada en el mundillo, le confió la responsabilidad de atraer a una clientela más jóven) y un matrimonio apresurado de un año con Gustavo Capello a los 23.

Así será la primera visita de Estado del Presidente y la Primera Dama de Argentina a España

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, cena benéfica con el presidente de Argentina y su mujer y después al teatro

Los tres primeros meses de Juliana Awada, la Primera Dama de la que todo el mundo habla

Juliana Awada una Primera Dama con estilo propio

awada-2zVER GALERÍA

El amor volvió a llamar por segunda vez a su puerta, de la mano del conde belga Bruno Barbier. El aristócrata millonario y la diseñadora se conocieron durante un vuelo transoceánico de Europa a Argentina. No se decidieron a dar el paso, pero tuvieron a su hija Valentina, que fue las agallas que en aquellos diez años juntos siempre les faltaron. Y, por tercera vez (y vencida) en este tango que es la vida, el amor le hizo una quebrada apenas unos meses después de su separación, cuando Jualiana Awada y Mauricio Macri, por aquel entonces alcalde, se conocieron, se enamoraron y, ellos sí, se casaron.

Su historia, que empezó en un exclusivo gimnasio de Barrio Parque, fortaleció rápido. Sacaron pecho por sus sentimientos, pese a los pocos meses de relación, a las dos separaciones de cada uno y a los respectivos hijos (Mauricio tiene tres de su matrimonio con Ivonne Bordeu: Agustina, Gimena y Francisco, y Juliana Awada tiene a la ya mencionada Valentina). Y, en menos de un año, el rumor de romance adquirió consistencia de pareja consolidada, con boda mediante y, poco después, con hija en común (Antonia, de cuatro años). Mauricio Macri solo tiene palabras de enamorado para Juliana Awada, a la que se ha referido como “negrita, mágica, única y hechicera”, y de satisfacción para una paternidad tardía, a su edad de “mitad papá, mitad abuelo” (es 15 años mayor que Juliana), que es “lo mejor que te puede pasar en la vida”. Pero son sus demostraciones públicas de cariño, incluidos sus besos en la boca, a medio camino del cariño a la pasión, las que embelesan al pueblo argentino y allí a donde van. Próximo destino: España.

Más sobre

Leer más