Iker Casillas y Sara Carbonero quieren quedarse un año más en Oporto

Ya ha pasado un año y medio desde que Iker Casillas y Sara Carbonero hicieron las maletas y se trasladaron a Oporto. Tras el fichaje del futbolista por el club luso, la pareja se instaló allí con su pequeño Martín. Casi un año más tarde nacería su segundo hijo, Lucas, y con sus dos niños han formado en Oporto un hogar en el que se sienten muy cómodos. Tanto que, de momento no tienen intención de marcharse.

Así lo ha confirmado el propio futbolista en el programa radiofónico El Transistor de Onda Cero. "Quiero seguir otro año. Aquí estoy muy a gusto y es mi intención", ha declarado. "Tengo yo la potestad de elegir, aún me quedan algunos partidos por cumplir pero en el momento que llegue a esa cifra puedo decidir si continúo o no", añade.

sara-carbonero1VER GALERÍA

Esta es una condición que le puso en su contrato el presidente del club, Pinto da Costa, y ya hace unos meses comentó que le gustaría seguir allí hasta 2018. Ahora, cuando solo le faltan tres partidos para cumplir el número requierido, parece tener muy clara su decisión. Iker está muy a gusto en el equipo y asegura que, ahora mismo, uno de sus sueños es "ganar la liga portuguesa".

Y si Iker se siente feliz y tranquilo en Oporto, su mujer, Sara Carbonero, no se queda atrás. La periodista afirmaba hace unos meses que, aunque en el futuro se ve viviendo en Madrid con su marido y sus dos hijos, de momento ve sus años en Portugal como una "experiencia que va a enriquecer a los peques" y que les ha hecho "ganar en tranquilidad". "Nuestro proyecto en común es más fácil allí, al tener menos distracciones, estamos como muy piña. Es una etapa familiar preciosa”, comentó.

-Un reto nada fácil para Sara Carbonero: su 'vuelta al cole'

-Sara Carbonero se une al mundo ‘yogui’ gracias a Vanesa Lorenzo

-Iker Casillas y Sara Carbonero despiden el año en Oporto con sus hijos

-Sara Carbonero despide el año mostrando, por fin, la carita de su hijo Lucas

Sara siempre ha asegurado, desde su primer día en la ciudad portuguesa, que le encanta su vida allí, y en Oporto parece haber encontrado la tranquilidad necesaria para centrarse en algunos proyectos personales, el más reciente, su vuelta a los estudios.

Eso sí, aunque allí estén perfectamente integrados, Iker y Sara no se olvidan de su tierra, y viajan a España con mucha frecuencia. Recientemente estuvieron en nuestro país con motivo de las fiestas navideñas, repartidos entre Madrid y sus respectivos pueblos, Navalacruz y Corral de Almaguer, aunque despidieron el año en Oporto por segundo año consecutivo.

Más sobre

Regístrate para comentar