James Costos, el embajador de Estados Unidos que ha marcado una época

James Costos era un exitoso hombre de negocios en el mundo de la comunicación cuando Barack Obama lo nombró embajador de Estados Unidos en España y Andorra. Para James, suponía adentrarse en un territorio nuevo, desconocido, pero no se lo pensó dos veces. "Si el presidente de tu país en persona te pide algo así, no se le puede decir que no", aseguró en declaraciones para ¡HOLA!. Así, en septiembre de 2013 aterrizó en España para iniciar una etapa que ahora, tres años y cuatro meses después, está a punto de llegar a su fin.

costos1VER GALERÍA

Nueva legislatura, nuevo presidente y, por tanto, también nuevo embajador. A falta de conocer el nombre de su sucesor, James dirá adiós el próximo 20 de enero a la embajada en Madrid, que tiene su sede en el paseo de la Castellana y que, en los últimos años, se ha convertido en centro de reunión de todo tipo de personalidades. Aristócratas, políticos, empresarios, emprendedores, músicos, artistas, escritores, actores… han paseado por los salones de esta residencia, cuyas puertas ha abierto el embajador Costos en numerosas ocasiones para celebrar esas divertidas y desenfadadas fiestas que tanto se alejan de la imagen excesivamente formal, rígida y protocolaria que tanta gente tenía de la diplomacia.

Eso sí, el objetivo de estos eventos no es solo "divertirse y socializar", tal y como explicó el embajador a ¡HOLA! en 2015: "Muy al contrario: lo importante es que pongamos al servicio de los dos países nuestros esfuerzos para unir personas y proyectos, para que, gracias a nuestra intervención, tal o cual empresa se ponga en marcha o tal o cual persona encuentre un socio, una inversión…", declaró.

costos2VER GALERÍA

Además de trabajar duro para fortalecer los lazos entre España y Estados Unidos y sus objetivos comunes, labores propias de su cargo, el embajador ha mostrado su firme apoyo al emprendimiento, especialmente con la creación de IN 3-INCUBED. En junio del año pasado se celebró la segunda de estas conferencias anuales, en las que se reúnen, como su propio nombre indica, las tres "In": innovadores, inversiones e instituciones. Su empeño en esta labor le valió la medalla IE (del IE Bussines School), que recibió en diciembre.

James Costos ha conseguido todo esto con el esfuerzo como bandera, algo que, como confesaba a ¡HOLA!, le viene de casta: "La filosofía de mi familia ha sido siempre la de trabajar lo más duro posible por tu bien y por el de las personas que te rodean. Procedo de una familia de clase media-baja; mis abuelos eran inmigrantes griegos con muchas ilusiones de prosperidad".

costos3VER GALERÍA

Sin olvidar su defensa de la llamada "diplomacia cultural", tal y como se refleja en la impresionante colección de obras exhibidas en la residencia madrileña como parte del programa "Arte en las embajadas". Porque si algo está muy presente en su hogar es el arte. Su pareja, el prestigioso diseñador de interiores Michael S. Smith, es uno de los más solicitados por la flor y la nata de la alta sociedad americana. Tanto que, poco después de ser elegido Barack Obama como presidente de Estados Unidos en 2008, su mujer, Michelle, contactó con él para reformar las dependencias de la Casa Blanca. "Nos hicimos amigos y primero trabajé en la zona privada, después vino el encargo de reformar el Despacho Oval", explicó Michael a ¡HOLA!, señalando que, aunque le dejaron libertad para hacer su trabajo, los Obama "tienen muy buen gusto y sabían bien lo que querían".

costos4VER GALERÍA

-Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, en la gran fiesta de cumpleaños del embajador de Estados Unidos

-La gran fiesta del embajador James Costos para homenajear a Carolina Herrera

Este fin de semana, Costos brindó por su cumpleaños al tiempo que se despedía de sus años en la capital española. Lo hizo, cómo no, con una elegante y glamurosa fiesta, celebrada esta vez no en la embajada, sino en el madrileño Museo del Traje. Allí estuvieron Isabel Preysler con Mario Vargas Llosa, la Baronesa Thyssen, Carolina Herrera hija, con su marido Miguel Báez 'El Litri', Konstantin de Bulgaria y María García de la Rasilla, Agatha Ruiz de la Prada, Simoneta Gómez Acebo, Nuria March o Miguel Ángel Muñoz, rostros muy conocidos, amigos para el embajador después de todo este tiempo. Se cierra un capítulo para James Costos, el embajador que ha logrado que la sociedad española mire la diplomacia bajo un prisma diferente y, sin duda, ha marcado una época. Le echaremos de menos.

Más sobre