Qandeel Baloch, la ‘Kim Kardashian de Pakistan’, fue asesinada por su hermano

Fouzia Azeem, conocida por miles como Qandeel Baloch en las redes sociales, tenía 26 años de edad

Fouzia Azeem, la modelo y actriz paquistaní conocida por miles de fanáticos como Qandeel Baloch, fue encontrada sin vida el viernes, 15 de julio por la policía local de Multan, Paquistán. Hasta ahora se cree que fue estrangulada por su propio hermano, quien se fugó de las autoridades y no ha sido encontrado. El propio padre de Fourzia fue quien reportó la muerte de su hija al encontrar su cuerpo en su hogar.

HAZ CLIC EN LA FOTO PARA VER LA GALERÍA

Fouzia Azeem, alias Qandeel Baloch. VER GALERÍA

‘La Kim Kardashian de Paquistán’, como alguno medios la nombraron, tenía 26 años de edad, y la policía cree que fue asesinada “por honor”. Según contó Azhar Akram, el jefe de policías de Multan, la joven fue estrangulada por su hermano debido a que él se enfadó “por el tipo de fotos que ella había publicado en el internet”. Baloch había ofendido a muchos usuarios conservadores al compartir fotografías en las que aparecía con Mufti Qavi, un clérigo musulmán con el que compartió unos refrescos y cigarros durante el mes sagrado del Ramadán, fechas en las que los musulmanes ayunan del amanecer al anochecer.

Fouzia Azeem, alias Qandeel Baloch. VER GALERÍA

Nacida en el pueblo de Kot Addu, Qandeel se hizo famosa gracias a sus videos chistosos en los cuales discutía sus peinados, imitaba animales y hablaba sobre sus amores platónicos — cosas comunes para cualquier ‘millenial’ de esta época. Según CNN, quien entrevistó a Madiha Tahir, la fundadora de la revista Tanqeed, Baloch “era una feminista controvertida, con muchas agallas” quien por medio de sus videos “exponía la hipocresía de los establecimientos dominados por machos, especialmente dentro del clero”.

“No era una rica”, contó Tahir, “[Qandeel] era una mujer trabajadora que simplemente tenía el valor de ser exactamente como era”. Cientos de mujeres paquistaníes mueren asesinadas cada año por miembros de su propia familia. Se le conoce como “crímenes de honor”, y los agresores pretenden castigar infracciones de normas conservadoras y morales.

Más sobre

Regístrate para comentar