César Cadaval Jr., puro ‘gen moranco’

Hijo y sobrino del popular dúo humorístico, este sevillano de 24 años comienza a abrirse camino en el mundo de la interpretación

Finalizando una carrera universitaria, iniciando una aventura empresarial y mientras curtiéndose como actor, tanto sobre las tablas de un teatro, como en la pequeña pantalla. A sus 24 años, César Cadaval Jr. –hijo del cómico César Cadaval, mitad de Los Morancos- cuenta a HOLA.com cómo está aprovechando al máximo cada oportunidad para abrirse camino en el mundo de la interpretación.

No es el día del padre,pero todos los días me siento muy pero que muy orgulloso de ti😍#papa #Numero1

Una foto publicada por cesitacr (@cesitacr) el

César es el segundo hijo de los cuatro que tuvo el matrimonio formado por el humorista César Cadaval -que forma el duo artístico con su hermano Jorge- y su mujer Patricia. De momento él es el único que ha tomado este camino, ya que la mayor, Marta, es periodista; el tercero, Alfonso, también estudió Periodismo y a la vez se prepara para matador de toros, y la pequeña, Patricia, comenzará el año que viene la Universidad.

“De pequeño yo creo que era un poco introvertido, incluso vergonzoso, pero a la vez tenía algo dentro que quería expresar y veía a mi padre y cada vez me llamaba más la atención”, así cuenta César (al que aunque “ya tenga una edad” su entorno llama 'Cesita' para diferenciarlo de su padre, algo que asume que le acompañará de por vida) cómo empezó a sentirse atraído por esta profesión.

Siguiendo su impulso, a los 20 años este sevillano se plantó en Madrid y -mientras estudiaba Derecho- comenzó a prepararse como actor en la escuela de teatro de Juan Carlos Corazza. Dos años después, regresó a su ciudad natal, cambió la carrera por la de Publicidad y Relaciones Públicas y comenzó a trabajar en diferentes series españolas.

“Poco a poco me han ido surgiendo trabajos, en la serie Bandolera empecé con una figuración especial y terminé la segunda temporada casi con un personaje. Hace poco se emitieron dos secuencias mías en Amar es para siempre y me han llamado para otras dos, así que debí gustar”, nos cuenta César con la misma ración de orgullo que humildad, recalcando que si algo le han enseñado en casa es a vivir siendo “sencillo y con los pies en la tierra”.

“A lo mejor la gente piensa que para mí es más fácil pero es no es así. Fue mi padre le primero en advertirme sobre lo complicado de esta profesión. Hay que trabajar mucho y hasta ahora lo poquito que he hecho ha sido gracias que me he ‘buscado las habichuelas’, pero por supuesto que el apoyo de mis padres lo tengo para esto y para todo”, afirma el hijo y sobrino de Los Morancos.

Si la pregunta es ¿drama o comedia? César lo tiene claro: “La comedia es lo que más me gusta, aunque también me gustaría trabajar un poco de drama, pero yo por la comedia pierdo un pie… ¿Será porque mi padre es arquitecto?”, nos cuenta con ese tipo de gracia con la que se nace o es imposible fingir.

¿Crees que Los Morancos podrían convertirse en un trío?, le preguntamos. “No eso nunca, ellos son dos y siempre serán dos, ni uno menos, ni uno más. Son dos mitades perfectas”, nos cuenta el actor, que está involucrado en la gira En Positivo 2, el último espectáculo del dúo humorístico que recorre visita distintas capitales españolas.

De arte el Jueves santo con mi tío Jorge @losmorancos.

Una foto publicada por cesitacr (@cesitacr) el

En el citado show tiene “pequeñas apariciones”, lo que permite a César –junto a los especiales que se ruedan para televisión- la oportunidad de empaparse de las tablas de unos cómicos que llevan 34 años al pie del cañón. Inquieto por propia definición, el actor está a punto de abrir su primer restaurante en Sevilla con dos amigos y aún saca tiempo para montar a caballo cada día, su otra gran pasión.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más