Lola Orellana apura sus últimas semanas en Londres, donde ha recibido la visita de su prima Elena Furiase

La hija de Rosario Flores se marchó a la ciudad del Támesis para terminar Bachillerato

Lola Orellana González, hija de Rosario Flores y Carlos Orellana, llegó al mundo con estrella. Fue el 2 de octubre de 1996, un año después de la desaparición de su abuela Lola Flores, y su tío Antonio, y su llegada fue un bálsamo reparador para su madre, ya que le ayudó a sobrellevar tan duras pérdidas. Dieciocho años después, la joven decidió que había llegado el momento de volar sola, así que el pasado mes de septiembre puso rumbo a Londres con la intención de terminar el Bachillerato. Así regresaría a España no sólo dominando inglés, sino con su mochila cargada de nuevas experiencias y vivencias.

Una foto publicada por Elena Furiase (@elenafuriase) el

Lola contó con el apoyo incondicional de sus padres, la cantante Rosario Flores y el argentino Carlos Orellana que, tras una etapa como actor y modelo, se dejó llevar por su gran pasión, la biodanza, y montó un estudio en Vitoria junto a su segunda mujer, madre de sus otros dos hijos. La idea de Lola, además de completar sus estudios, era, a su regreso a España, poder dedicarse a la que es su gran pasión, el mundo de la interpretación. Un camino que han seguido sus primas, Alba Flores, que ahora triunfa con Vis a Vis, y Elena Furiase, que ha participado en películas y series como El internado.

Que bueno es volver a verte #bigben #londres #cousins

Una foto publicada por Elena Furiase (@elenafuriase) el

Con ellas mantiene una gran relación, tanto que no pasa demasiado tiempo sin que las primas se vean y, si en las recientes vacaciones ha sido Lola la que se ha desplazado a España para poder estar con ellas, ahora le ha tocado el turno a la hija mayor de Lolita. Elena Furiase, que acaba de finalizar un corto y está a la espera de algún nuevo proyecto, ha aprovechado para viajar a Londres y disfrutar unos días en compañía de su prima. Han recorrido juntas cada rincón de esa ciudad tan especial antes de que Lola finalice sus estudios y regrese a nuestro país.

Lola no sólo ha dedicado su tiempo a los estudios, ya que durante su estancia en Londres también ha hecho sus primeros pinitos como modelo, para lo que ya se había preparado en una escuela en Madrid, y ha trabajado para algunas campañas de firmas como ‘B.side by Walé’ o ‘The story of Lola’.

Y aunque esa faceta también le gusta y no la descarta junto con la musical, ya que Lola tiene un gran oído como ya ha comentado su madre en más de una ocasión, lo cierto es que, tras realizar un curso de teatro en Madrid, la joven descubrió cuál era su verdadera vocación, convertirse en actriz. A su regreso a España intentará, como el resto de los componentes del clan Flores, triunfar sobre los escenarios. ¿Lo conseguirá? Voluntad no le falta.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más