Richard Gere y Julia Roberts, 25 años después de Pretty Woman

La novia de América y el galán de pelo blanco atraviesan momentos agridulces en sus vidas, pero sin perder ni un ápice del éxito que les dio una película que hace años que se convirtió en un clásico

"Algunos sueños se hacen realidad, otros no, pero sigue soñando esto es Hollywood”. Con esta frase, mil veces repetida, se termina una de las películas con más éxito de todos los tiempos: Pretty Woman. Siguiendo esa máxima, sus protagonistas, Richard Gere y Julia Roberts, no dejaron de soñar con el cine desde entonces, ganándose un lugar permanente en el olimpo de los dioses del séptimo arte.

nullVER GALERÍA

Esta semana Richard Gere se dejaba ver en Nueva York mientras rodaba Oppenheimer Strategies, junto a Dan Stevens en un nevado Central Park. Viendo al actor -de 65 años y que hace tiempo dejó atrás sus famosas canas para lucir una cabellera completamente blanca- se toman conciencia de los veinticinco años que han pasado desde el apoteósico estreno de Pretty Woman, hasta ahora.

El tiempo ha transcurrido pero a Gere siempre le acompaña esa impronta de hombre perfecto, la misma que le valió el título de galán de Hollywood mucho antes de coincidir con Julia Roberts en la pantalla, gracias a sus papeles en Oficial y Caballero o American Gigolo.

Actualmente vive volcado en su trabajo –en el rodaje de la cinta de Joseph Cedar, en la promoción de The second best exotic Marigol hotel y pendiente del estreno de Franny- y enfrascado en un divorcio millonario con su exmujer Carey Lowell, con la que se casó en el año 2002 y tiene un hijo en común.

nullVER GALERÍA

Budista reconocido, amigo del Dalái Lama y abanderado desde hace décadas de la causa tibetana, Gere ha usado toda su influencia en hacer visible las reclamaciones históricas de este pueblo y es un persistente activista por la lucha de sus derechos humanos.

Cuando en 1990 se estrenó Pretty Woman, Richard Gere ya tenía un largo recorrido como actor y aunque este papel le fue como anillo al dedo, lo cierto es que su nombre estaba en la lista por detrás del de Christopher Reeve, Daniel Day-Lewis, Denzel Washington o Al Pacino.

Sin embargo, para Julia Roberts este trabajo fue su gran salto a la fama a nivel mundial y lo hizo entrando por la puerta grande, con una nominación a mejor actriz en los Premios Oscar de ese año. Finalmente Kathy Bates le arrebató el galardón gracias a la terrorífica Misery, pero poco importó, Julia ya se había convertido en "La novia de América".

nullVER GALERÍA

Su papel de Vivian –tan inocente como atrevida y tan seductora como vulgar- le sirvió a la pelirroja para meterse al público en el bolsillo y hacer que su sonrisa fuera imprescindible en Hollywood. Durante estos años le siguieron llegando papeles entre la comedia y el drama como La novia de mi mejor amigo, Notting Hill o Come, Reza y Ama; papeles de Oscar, como el de Erin Brockovich y algunos en los que ha dejado ver su madurez como actriz como Agosto. Siempre sin olvidar su poder de seducción, capaz de hacer que el mismísimo George Clooney asalte un casino por ella, como en Ocean´s Eleven y Ocean´s Twelve.

Diez años después del estreno de Pretty Woman los actores y el director, Garry Marshall, volvieron a unirse en Novia a la fuga, algo que esperaban con ansia los seguidores de la primera película. Sin alcanzar la taquilla de ésta -es la cuarta comedia romántica más taquillera de la historia en Estados Unidos- también tuvo una excelente recaudación y se encuentra en la octava posición de ese ránking.

A sus 47 años, Julia Roberts continúa al pie del cañón, está trabajando en dos películas (The Secret in their eyes y Money Monster) y sus trabajos de publicidad –el último fue el spot para la marca italiana Calzedonia- van más allá del típico anuncio de una celebrity para ser comentados a nivel mundial.

nullVER GALERÍA

Sin embargo, en su vida personal, Julia está atravesando uno de los momentos más trágicos de su vida. A principio de este mes de febrero un cáncer de pulmón le arrebató a su madre, Betty Lou Bredemus. Una tragedia que le ha golpeado cuando todavía no se había recuperado del fallecimiento de su hermana Nancy, que había tenido lugar un año antes y que según informó la familia de la fallecida a la revista People fue a causa de una sobredosis.

Arropada por su marido Danny Moder y sus tres hijos –los gemelos Hazel y Finn, de nueve años, y Henry, de seis- la novia de América se recupera de los golpes volcándose en lo mejor que sabe hacer: cine. Entre toma y toma de la película The secret in their eyes, la actriz se ha visto con gesto serio, sin duda reflejo de los duros momentos que atraviesa. Pero el show debe continuar, los plazos de producción apremian y ya saben…. “Amigos…. ¡Esto es Hollywood!”.

La eterna "novia de América" –a la que ni Jennifer Aniston, Meg Ryan o Scarlett Johansson le han logrado arrebatar el título y que se ha “arriesgado” a envejecer sin tirar de cirugía estética- veinticinco años después sigue siendo sinónimo de éxito, igual que Pretty Woman.

nullVER GALERÍA

La película continúa siendo un fenómeno en la televisión, también en nuestro país. Desde que se estrenó por primera vez en TVE en enero de 1994, hasta el último pase el verano pasado, se ha emitido un total de diecisiete veces y jamás ha bajado de los 1.900.000 espectadores. Nadie se pierde una reposición de la historia de amor y cada vez que los primeros acordes de la guitarra de Roy Orbison comienzan a sonar es inevitable entonar el mítico “Oh, Pretty Woman, walking down the Street…”.

Más sobre

Regístrate para comentar