Viajar 'low cost' no es siempre tan barato

La OCU recomienda consultar en la página web de las aerolíneas las condiciones de los billetes para evitar gastos extra

Por la OCU

Se acercan los períodos vacacionales y a estas horas son muchos los españoles que apuran ofertas para hacer una escapada los días de Semana Santa. No obstante, lo barato a veces sale caro, al menos según un análisis realizado por la OCU en el que pone de manifiesto que en ocasiones los "chollos" de vuelos acaban acarreando más gastos de los previstos. Las compañías de bajo coste han contribuido a que viajar en avión sea un lujo al alcance de cada vez más usuarios. Pero paradójicamente, viajar en avión ha dejado de ser un lujo.

Los aeropuertos, masificados; el bocadillo, en papel de aluminio, el equipaje más parecido a los hatillos de antaño… Atrás quedó el “glamour” de los viajes, a no ser que uno esté dispuesto a que el presupuesto se dispare. De ahí que la OCU haya preparado una pequeña guía útil sobre los esos gastos "extra" que pueden afectar a los bolsillos de los usuario

Sin sorpresas
Lo importante es no llevarse sorpresas. Para ello, es importante tener presente que muchas compañías cobran por diferentes conceptos: desde por pagar el viaje con tarjeta (compañías como Ryanar, Vueling, Easyjet o Spanair cobran una comisión adicional por pagar con tarjeta de crédito o débito, con un coste que varía entre los 6 y 10 euros), a por emitir la tarjeta de embarque. Especialmente las compañías de bajo coste cobran a los pasajeros por imprimir las tarjetas de embarque. Las cantidades cobradas han llegado a los 40 euros de Ryanair, por ejemplo. No obstante, la justicia considera abusiva la cláusula de los contratos que establece esta obligatoriedad.

Otro de los gastos que hay que tener en cuenta es la facturación de la maleta. Cobran cantidades variables compañías low cost como Vueling, Ryanair o EasyJet. Además, algunas compañías cobran cantidades diferentes si no se ha facturado en el momento de hacer la reserva, sino que se factura en el aeropuerto.

Por llevar una segunda maleta. Iberia cobra por la segunda maleta, sumándose así a otras compañías, además de las que cobran al viajero por facturar cualquier equipaje. También hay que tener cuidado con el peso extra: llevar kilos de más en el equipaje conlleva siempre un nuevo desembolso. Normalmente el límite es de 20 kilos y por encima de esa cifra se suele tarificar el kilo adicional. Por ejemplo, en Ryanair cobran 20 euros mas por cada uno que pase de los 15 kilos.

También hay compañías (como Vueling) que cobran por elegir asiento, así como por embarcar antes. No sólo las compañías low cost cobran por lo que denominan “embarque prioritario”: otras de línea, como American Airlines, cobran por el “Express seats” unas cantidades que rondan los 20 dólares.

Por tomarte un café. Los servicios de restauración y cafetería son de pago en la mayoría de las compañías aéreas. Un café o un refresco en el avión cuesta del orden de 3 euros, una cerveza 5 y un bocadillo supera los 6 euros.

Mala imagen para el viajero 
Los abusos pasan factura a las compañías aéreas, en términos de aprecio de sus clientes. En la encuesta sobre satisfacción de los usuarios elaborada por la OCU se comprueba que varias compañías de bajo coste estaban entre las peor valoradas, y en foros y redes sociales arrecian las quejas por algunos de los abusos.

Lo cierto es que a veces se trata de medidas legales, pero encubren soterradas subidas de precio (como el cobro de la segunda maleta). Otra veces son medidas de legalidad más que dudosa. Afortunadamente, los tribunales empiezan a tomar cartas en el asunto, y las decisiones judiciales parecen dar la razón a los usuarios frente a las todopoderosas compañías: recientemente se ha declarado abusiva la cláusula por la que Ryanair obliga a imprimir la tarjeta de embarque o pagar 40 euros. Y éste es solo un ejemplo. Pero habrá que esperar a que estas sentencias sean firmes para que sean efectivas.

Cómo evitar pagar de más
Para que el viaje sea cien por cien satisfactorio, hay que realizar una previsión real de los gastos que implica, y evitar así situaciones incómodas o desagradables. Con ese objetivo, la organización recomienda una serie de medidas:

1. Comprobar si se ofrecen alternativas para no aplicar el cargo por pago con tarjeta (por ejemplo, en Ryanair no te cobrarán si pagas con una tarjeta Mastercard prepago).
2. Imprimir previamente la tarjeta de embarque.
3. Planificar cuidadosamente el equipaje, limitarse a una maleta o llevar equipaje de mano.
4. Comprobar las medidas y pesos del equipaje de mano permitido.
5. Si es necesario facturar, es recomendable indicarlo en la reserva.
6. Consultar la página de web de la compañía aérea con la que se vuela para conocer las exigencias, limitaciones, etc.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más