Muere J.D. Salinger, autor de ‘El Guardián entre el centeno’

El libro está considerado como uno de los más influyentes del siglo XX

Nunca fue un hombre mediático, ni siquiera un ser sociable. Jerome David Salinger, nacido en Nueva York, en 1919, pasó la mayor parte de su vida recluido en una casa en el campo, donde lejos de los focos mediáticos y del bullicio de las metrópolis, pudo completar parte de su deseo y de su obra, en la soledad más absoluta, algo que para él era fundamental.

Tras completar sus estudios en ciudades como París, Viena, Londres o Varsovia, Salinger participó junto al ejército norteamericano en la II Guerra Mundial, aunque más que un soldado, fue un narrador de su momento, siempre acompañado de una máquina de escribir y empezando sus colaboraciones en un periódico de la talla de The New York Times, con quien prácticamente estuvo escribiendo en exclusiva durante toda su vida.

En 1951 Salinger publicó un libro que cambiaría para siempre su vida y la de muchos jóvenes que se identificaron con cada uno de los ideales del protagonista. Éste era Holden Caulfield y el libro se titulaba ‘El Guardián entre el centeno’ , que está considerado como uno de los libros más importantes del siglo XX.

El libro influenció a muchísimos jóvenes durante los años sesenta y setenta. Toda una generación sintió al adolescente Holden Caufield como si ellos mismos fueran los protagonistas, en un momento en el que la diferencia entre adultos y jóvenes era más que notable y donde la incomprensión y algunas conductas eran muy criticadas.

El fondo de la obra es quizás la razón por la que ha permanecido de una forma universal. La trama de un joven incomprendido, confuso, algo ignorante y que ante todo, se siente muy solo, tras perder el afecto de las personas que le rodean, incluyendo el de su propia familia, hizo que todos los jóvenes de una generación vieran su caso reflejado en Caulfield.

La polémica de este libro alcanzó un extremo aún más alto cuando algunos asesinos históricos hicieron referencia al libro de Salinger, tras cometer alguno de sus asesinatos. Es el caso del asesino de John Lennon, Mark David Chapman, quien portaba el libro en el momento de su arresto, en la puerta del edificio Dakota de Nueva York tras disparar al ex líder de The Beatles. Lo mismo ocurrió con John Hinckley Jr, cuando disparó al ex presidente Ronald Reagan en 1981.

Salinger, quien se trasladó a su casa del campo a finales de los años cincuenta y donde pasó su vida hasta su último aliento, publicó muy pocas obras tras el éxito de ‘El Guardián entre el centeno’, del cuál ha vendido ya más de 60 millones de ejemplares.

Tampoco hay apenas entrevistas ni fotografías del autor, quien odiaba la presión mediática y los focos de las ciudades. Ese comportamiento tan especial y su obsesión por que nadie supiera de su vida, aumentó el enigma que rodeó a este personaje hasta su muerte.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más