Disney decide devolver el dinero a los padres que compraron la saga de video ‘Baby Einstein’, en Estados Unidos

Supuestamente estaban dedicados a la educación y estimulación de los pequeños

Parece que al final, no son para fomentar que los niños sean genios. O por lo menos así lo han decidido los propios directores actuales de la compañía Walt Disney, quienes han anunciado que devolverán el dinero, a todos los padres que lo soliciten, por haber comprado la colección de videos para niños ‘Baby Einstein’, en los Estados Unidos.

Desde el año 2006, la organización Campaign for a Comercial Free Childhood, inició una campaña para desacreditar a esta colección, bajo el pretexto que los estímulos que ejercían sobre los niños no eran tan beneficiosos como pretendían hacer creer desde la casa Disney.

Para conseguir su objetivo, se inició una campaña denunciando las falsas promesas que escondían esta colección. No sólo porque no ofrecían ninguna solidez científica, sino que además no consideraban positivo, tener a los niños frente al televisor desde tan temprana edad y tanto tiempo.

Los vídeos ‘Baby Einstein’ comenzaron en 1997 a comercializarse en Estados Unidos, de la mano de la socióloga infantil Julie Ainger-Clark. Desde que lo comparar Walt Disney en el año 2001, la compañía siempre potenció este producto anunciando sus enormes beneficios en el desarrollo intelectual de los bebés. Dirigido a niños de entre 0 y tres años de edad, la colección pretendía estimular el cálculo, la música, la pintura o el lenguaje.

Finalmente, Walt Disney ha accedido a devolver el importe de los vídeos, o en dinero en efectivo en los lugares donde los adquirieron o con cheques regalo por otros productos de la casa Disney.

No sabemos si esta medida llegará también a Europa, ya que los vídeos se han vendido por todos los rincones del globo. Sólo en Estados Unidos, un tercio de los bebés de entre seis meses y dos años de edad, tiene por lo menos un ejemplar de la colección, según un estudio publicado por The New York Times.

Otro estudio publicado por el British Journal of Developmental Psichology demuestra como no hay diferencia entre un niño que ha visto cotidianamente la colección y otro que nunca había visto la televisión. El resultado final fue que el niño de ‘Baby Einstein’ no demostró ninguna facilidad que el otro niño no tuviera, ni tan sólo comunicativa, lo que tanto vendían los anuncios de la serie.

No sabemos cuanto tiempo tardarán en tomar medidas similares en Europa. Desde luego que el resto de los vídeos de la saga, como Baby Mozart o Baby Galileo tendrán resultados similares aunque la guerra se ha iniciado entre ambas empresas.

Baby Einstein acusa a Disney de haber hecho propaganda falsa sobre la colección. Lo que sí sabemos con seguridad, es que los vídeos no harán de nuestros hijos genios, aunque tampoco deben hacer mal, ¿no?.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más