Los McCann vuelven a Portugal

Los padres de Madeleine vuelven a Portugal para pedir que se retome la búsqueda de la pequeña

Gerry y Kate McCann han regresado a Lisboa, Portugal, donde desapareció su hija Madeleine y de la que todavía no hay ni rastro desde mayo de 2007.

La aparición del matrimonio ha levantado mucha expectación, debido a la costumbre que tiene los McCann de hacer de sus apariciones, todo un acto de convocatoria de medios y personal, que en esta ocasión pretendía animar a que se siga investigando la desaparición de la niña, de la que no se tiene noticia alguna. El regreso a tierras portuguesas fue muy duro para Kate y Gerry McCann, quienes no pudieron reprimir sus lágrimas al recordar a su hija.

Aunque no es la única razón por la que los McCann han realizado ese viaje relámpago a Lisboa ya que pretenden recordar a la gente por medio de la prensa, que los juzgados de Portugal prohíben vender el libro en el que se les acusa de la muerte de Madeleine, escrito por Gonzalo Amaral, quien fue el jefe de la investigación del caso, hasta que se retiró del cuerpo de policía.

La teoría de Gonzalo Amaral acusa directamente al matrimonio McCann de la desaparición de la pequeña, aunque reconoce que la debieron matar accidentalmente y que posteriormente fingieron el secuestro para que quedaran completamente libres ante la opinión pública.

Sin embargo, los abogados de los McCann han informado a las editoriales internacionales que la circulación del libro de Gonzalo Amaral ha sido prohibida cautelarmente por los juzgados portugueses y que su contenido está prohibido en el país luso.

El matrimonio ha demandado a Gonzalo Amaral por 1,2 millones de euros además de tener que recibir mil euros por cada vez que el ex policía explique su tesis en público.

Kate McCann no regresaba a Portugal desde que tuviera que abandonar el país a finales del 2007 tras el curso que había tomado la investigación dirigida por Gonzalo Amaral en el que el matrimonio se convirtió en sospechoso del asesinato y la desaparición de la pequeña. Regresaron a Inglaterra para retomar sus vidas y alejarse del circo mediático en el que habían convertido la desaparición.

Más sombras que luces en el caso de la pequeña Madeleine que a día de hoy, no se ha podido conocer su paradero. Después de la masificación mediática que sufrió la noticia, todos los habitantes de Portugal, España, Reino Unido y gran parte del mundo siguieron minuto a minuto los avances de la búsqueda de la menor. Posteriormente, la investigación adoptó otra postura, señalando a los McCann como sospechosos. Tras la marcha del jefe de policía de Lisboa, Gonzalo Amaral, los Mccann abandonaron Portugal, y transfirieron la investigación a distintas agencias de detectives privados, que tras años de investigación, no han encontrado absolutamente nada.

Ahora vuelven a la carga, en el momento en el que el libro de Amaral pretende salir a la luz, y de la forma que mejor saber hacer apariciones, por sorpresa y sin escatimar en recursos. Esperaremos para saber como acaba resolviéndose este caso, si es que algún día logramos conocer la verdad sobre lo que pasó con Madeleine, la noche del 3 de mayo de 2007, en el hotel Praia de Luz, en el Algarve portugués.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más