¡Hagan juego! Las Vegas europeas estarán en los Monegros

La inversión total del proyecto asciende a 17.000 millones de euros y estiman concluir las obras para el año 2.020

El 2008 pasará a la historia como el año en el que las burbujas económicas se llenaron demasiado de aire y explotaron. Los bancos, reducen las concesiones de crédito después de comprobar que su capital es humo. Se especula hasta con lo que no se tiene.

En tiempos de crisis, hay sectores y productos que van a contracorriente y mientras todo cae en picado, la venta de tabaco y de alcohol escala posiciones ayudando a sus consumidores a sobrellevar el “crash” de la forma menos dura posible. El gasto en lotería y quiniela ha subido un 5,2 por ciento desde principios de año y no parece que se estanque en esa cifra.

Las nuevas edificaciones se han parado, las constructoras están arruinadas y los pisos inalcanzables, pero para asombro de los habitantes de la localidad maña de Ontiñena, “Las Vegas de Europa” sigue adelante con su macroproyecto “Gran Scala”.
La obra es descomunal. Se pretende crear el segundo complejo de juego más grande del mundo, detrás únicamente de Las Vegas. Para ello, el consorcio Internacional Leisure Development (ILD) ha iniciado esta semana, el proceso para adquirir las 2.500 hectáreas que necesita el complejo lúdico.

La inversión total del proyecto asciende a 17.000 millones de euros y estiman concluir las obras para el año 2.020. Según los promotores, prevén crear 200.000 puestos de trabajo, entre los 32 casinos, 70 hoteles, 232 restaurantes, 500 comercios, un hipódromo, un campo de golf, museos y un parque de atracciones que tienen previsto construir. No descartan edificar una plaza de toros para darle un “toque” español.

El centro se gestionará con recursos propios, ya que el consorcio ILD alberga compañías dedicadas al juego, compañías de servicios financieros, técnicos y jurídicos procedentes de países como Gran Bretaña, Estados Unidos, Australia y Francia. Por su parte, el Gobierno de Aragón y el Gobierno Central se verán obligados a financiar todo lo relacionado con infraestructuras de acceso al centro.

Según el consorcio propietario, las estimaciones de clientela serán de 25 millones turistas, de los que el 80 % será extranjero. Además, las tasas de juego y otros impuestos, reportarán unos ingresos de 677 millones de euros anuales a Aragón y de 1.000 millones a la Hacienda estatal.

Se creará un Comité de Control y Calidad donde estarán representados los promotores y los representantes de las administraciones públicas para velar por el correcto funcionamiento del complejo así como de autorizar las actuaciones que se realicen en el mismo.

Este es el proyecto para construir nuestro Las Vegas. Menos mal, que ya ha concluido el año 2008, cuyo lema en la Exposición Universal de Zaragoza era “Agua y desarrollo sostenible”.

Hasta que el proyecto esté finalizado, aprovechemos para ir a Las Vegas, casarnos en “White Chappel”, perder dinero en el Bellagio y salir disfrazados de Elvis por las calles. Cuando esté terminado el proyecto, este Las Vegas “made in Spain” nos brindará la oportunidad de disfrutar del desierto aragonés, bailaremos al son de las jotas mañas disfrazados del “Pastor de Andorra” y el espumoso lo cambiaremos por una buena bota de vino de Moncayo.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más