(Estados Unidos)

Nueva Orleans, la hija díscola de EE UU

1 2 3 4 5 

Su célebre Carnaval es famoso en el mundo entero.

La música está presente en todos sus rincones.

Decir su nombre es evocar la alegría de vivir, es disfrutar de la música y el ritmo en el más amplio sentido de la palabra; es saborear una gastronomía que nada tiene que ver con la del resto de EE UU; es disfrutar de uno de los carnavales (aquí conocido como Mardi Gras) más famosos del mundo; es asistir a una explosión cultural donde se mezclan influencias europeas, africanas, anglosajonas e indígenas-americanas; es adentrarse por los misteriosos caminos del vudú, una religión que en esta parte de Estados Unidos no es solamente un credo, sino todo un estilo de vida, a veces muy mal entendido por la ignorancia occidental porque el vudú (que significa en idioma fon “dioses” o “espíritus”) se concibe como una manera de ahuyentar el mal y las enfermedades...
Nueva Orleans es tantas cosas que se necesitaría todo un libro para poder abarcarla.

Si está pensando en conocerla, existe una magnífica razón para hacerlo: su fantástico carnaval. Además, desde que hace unos años se conmemorara el llamado “Louisiana Purchase” (es decir la firma del tratado de compra-venta por el que Napoleón vendía a Estados Unidos, en 1803, el Estado de Louisiana al irrisorio precio de 0,04 dólares por acre), existe la posibilidad de realizar interesantes rutas guiadas por la ciudad.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.

  

1 2 3 4 5