Un paseo entre pinos y ruinas grecorromanas al borde del Mediterráneo