24 horas en Palencia, una bella desconocida que está dejando de serlo