La pasión y la muerte se dan cita en el Museo Thyssen