patrimonio-unesco-barcelona-provincia

Siete motivos Patrimonio de la Humanidad para una escapada a Barcelona

Cerca de la capital catalana hay mil fórmulas para disfrutar de un merecido paréntesis en la ajetreada vida diaria, desde recorrer los bosques y montañas de algún espacio natural alrededor de la ciudad, seguir los pasos al genial Gaudí o vivir la emoción de las fiestas populares. ¿Qué más se puede pedir? Pues, que algunos de esos alicientes hayan sido reconocidos como Patrimonio Mundial por la Unesco y promocionados por la Diputación de Barcelona.

1. LA CRIPTA DE LA COLONIA GÜELL, EL LABORATORIO DE GAUDÍ
¿Alguna vez has paseado por un bosque de columnas? Si te apasiona Gaudí, la Cripta de la Colonia Güell [gaudicoloniaguell.org] en Santa Coloma de Cervelló es una visita obligada en Barcelona. Se trata de una auténtica maravilla de columnas retorcidas, arcos catenarios, vidrieras que permiten jugar a descubrir la naturaleza y muebles sinuosos que parecen prolongarse hasta el exterior, por la colina y el pinar. Se dice que la cripta fue el laboratorio de pruebas de la Sagrada Familia, donde Gaudí ensayó las innovaciones arquitectónicas que hacen de su obra algo único.

cripta-guell-barcelona-patrimonio-humanidadVER GALERÍA

Después de una visita sin prisas, es el momento de emprender un viaje en el tiempo paseando por las calles de una colonia industrial del siglo XIX, con sus edificios de estilo modernista, la plaza, la casa del médico… todo ello un ambiente especial que sigue conservándose hoy en día.

cripta-guell-barcelona-patrimonio-humanidad-2VER GALERÍA

Y si se quiere más Gaudí, en Mataró se puedes visitar la nave que lleva el nombre del gran arquitecto y que en la actualidad es un centro de arte contemporáneo. Y en La Pobla de Lillet, los Jardines Artigas son el mejor ejemplo de la fusión entre arquitectura y naturaleza. 

2. DE EXCURSIÓN POR EL PARQUE NATURAL DEL MONTSENY
A solo 40 minutos de la ciudad de Barcelona, el Montseny ha sido desde siempre el espacio natural donde los aficionados al senderismo se han colgado la mochila a la espalda por primera vez. Se trata de un macizo declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco cuyas cimas más elevadas alcanzan los 1700 m de altura. Cada estación tiene su encanto en el Montseny: en primavera y verano, las hayas y los castaños muestran sus tonos verdes, durante el otoño se visten de color ocres, mientras en invierno es el abeto y la nieve los que adquieren el protagonismo. El parque brinda todo un mundo de sensaciones y un sinfín de caminatas. Entre las más recomendables, la que parte de Sant Celoni y lleva al valle de Santa Fe y, más allá, al nacimiento del río Tordera; también a la falda del Turó de l’Home –la cima más alta del macizo–, al salto de Gualba o a la fuente de Pasavets.

parque-natural-montseny-barcelona-rioVER GALERÍA

3. DIVERSIÓN EN LA FIESTA DE LA PATUM
Durante las fiestas del Corpus Christi, en la localidad de Berga, los demonios y las bestias bailan hechizados al son de los tambores y bajo el fuego encuentran su apoteosis en el salto de plens. Las comparsas y la música rinden así homenaje al antiguo teatro medieval en La Patum (lapatum.cat), una fiesta para divertirse mientras se camina entre personajes mitológicos y se toma la bebida típica de Berga, la barreja. El fuego, la música y los personajes simbólicos son los elementos principales de esta fiesta que se remonta al siglo XIV y transforma la ciudad entera en un espectáculo de color. 

Berga--Bergueda-La-Patum-VER GALERÍA

4. PALAU GÜELL
En la capital, cerca de la Rambla, el industrial, político y mecenas Eusebi Güell encargó a Gaudí un palacio acorde a su poder económico y a su vida social. El entonces joven arquitecto así lo hizo, ideando uno de los edificios más lujosos de la Barcelona de finales del siglo XIX: el Palau Güell [palauguell.cat], que destaca por su innovadora concepción del espacio y de la luz. El buen gusto y la distinción de esta residencia familiar se muestra en sus fachadas, pero también en el interior, con columnas de mármol, techo cubierto de piedras preciosas que remiten al estilo múdejar, una impresionante cúpula con pequeñas aberturas que permiten el paso de la luz y el famoso recurso del trencadís, que Gaudí utiliza por primera vez probando a revestir superficies con pequeños trozos de mosaico. El recorrido por sus diferentes estancias (palauguell.com), que lleva desde el establo del sótano hasta las chimeneas de su azotea, desvela todos los secretos que esconde el edificio. 

PALUA-GUELL_barcelonaVER GALERÍA

5. FIA FAIA, UNA FIESTA DE FUEGO
Las fiestas donde el fuego es el elemento central son habituales en el folclore catalán y aunque la mayoría se celebran coincidiendo con el solsticio de verano (San Juan), en algunas poblaciones pirenaicas de El Berguedà (elbergueda.cat), como Bagà y Sant Julià de Cerdanyola, el ritual de las llamas marca la entrada del frío invierno. Es en ellos donde cada Nochebuena tiene lugar la Fia Faia, una singular tradición, declarada Patrimonio Oral e Immaterial de la Humanidad por la Unesco, tan ancestral como desconocida. Año tras año se repite el mismo ceremonial: la recogida de las hierbas purificadoras una semana antes, su trenzado en forma de antorchas o faies (¡que pueden llegar a los cuatro metros!), la procesión desde la montaña, los cantos, las oraciones, el toque de las campanas... todo un ritual que culmina -pero que no acaba- con la quema de las faias. 

fia-faia-barcelona-patrimonioVER GALERÍA

6. LOS CASTELLS
Presenciar una jornada castellera, en la que se levantan altísimas torres humanas, es un momento de lo más emocionante. Partiendo de la base, se van erigiendo los pisos, acompañados por la música de las gralles, hasta coronar el castell. La tensión reina en el ambiente hasta que la enxaneta, uno de los miembros de menor edad de la agrupación, llega a la cima y levanta la mano. En ese momento de solidaridad y esfuerzo se desata la euforia. Los mejores lugares (cccc.cat) para vivirlo son Vilafranca del Penedès (castellersdevilafranca.cat), Vilanova i la Geltrú, Terrassa (castellersdeterrassa.cat) y Mataró, pero también se hacen castells en la plaza de muchos otros pueblos y ciudades. En Berga se puede visitar la Casa de la Fiesta y vivir el ambiente de la plaza de Sant Pere, y en Vilafranca del Penedès se tiene la oportunidad de hacer de casteller virtual por un rato.

CASTELLERS-TERRASSA-I-FREIXA_aVER GALERÍA

7. GEOPARQUE DE LA CATALUÑA CENTRAL
Hace más de 36 millones de años, en el corazón geográfico de Cataluña, existió un mar que desapareció al alzarse los Pirineos, dejando unas espectaculares formaciones rocosas y ricos recursos naturales. La geología y las explotaciones mineras han configuran su paisaje y lo han convertido en un rico patrimonio natural, al que se suma una interesante historia, una arraigada cultura, una exquisita gastronomía local, un importante patrimonio románico y una naturaleza por descubrir. El Parque Geológico y minero de la Cataluña Central está integrado por la comarca del Bages y el municipio de Collbató, en la comarca del Baix Llobregat, y tiene entre sus principales espacios de interés geológico el Parque Natural de Montserrat, la Montaña de Sal de Cardona, las tinas de viña Vall del Flequer o el Puig de la Balma. 

coves-barcelona-patrimonioVER GALERÍA

Más información
Diputación de Barcelona

Localiza cada enclave en el mapa:

2016_mapa-provincia-de-barcelona-carreteres+castellàVER GALERÍA

Facebook: facebook.com/BarcelonaEsMoltMes/
Twitter: @bcnmoltmes
Pinterest: es.pinterest.com/bcnmoltmes/
Instagram: instagram.com/bcnmoltmes/
Youtube: youtube.com/user/BCNmoltmes

Y en Barcelona no te pierdas:

Seis miradores privilegiados en Barcelona que miran al infinito

Kayak, un vuelo en globo, una mina de sal... ¿con qué plan te atreves en Barcelona?

Siete excursiones imprescindibles cerca de Barcelona que no te puedes perder

Locos por el modernismo

Más sobre: