Pistas para un fin de semana madre e hija de shopping en Lisboa

De las grandes boutiques de firmas internacionales de la Avenida da Liberdade a los libreros del barrio de Chiado o las tiendas de diseño de la reconvertida zona industrial de Santos, con paradas para coger fuerzas en algunos de los nuevos locales de moda. Dos días para disfrutar de la capital lusa con la mejor de las compañías.

by Esperanza Moreno

SÁBADO

MAÑANA
Directas al grano. Después de aterrizar en Lisboa, no hay mejor lugar para empezar el día que paseando por una de las principales arterias de la capital, además de la más emblemática, la Avenida da Liberdade. Primero para tomar contacto con la ciudad y, sobre todo, porque en ella abren sus puertas las mejores boutiques de marcas internacionales: Louis Vuitton, Prada, Dolce & Gabbana, Armani, Stella McCartney, Donna Karan… Después de un café en algún local, como el Hard Rock, hay que entrar a mirar o, al menos ver los escaparates de este auténtico desfile de moda en el que madres e hijas pierden la cabeza.

Lisboa-comprasVER GALERÍA

COMIDA
Llega la hora de comer y después del atracón de firmas internacionales, lo que seguro os apetece es sentaros a comer en un lugar que esté a la altura. Y el restaurante Flo Lisboa del hotel Tivoli, también en esta misma avenida, lo está. Un local con el espíritu de las brasseries francesas que reúne lo mejor de la gastronomía tradicional francesa con la cultura y el teatro. Otra opción es acercarse al Mercado da Ribeira, la nueva meca gourmet de la ciudad, al estilo del Mercado de San Miguel o Platea, en Madrid. Con vistas al Tajo, está situado a dos pasos de uno de los centros neurálgicos de la ciudad, Cais de Sodré y muy cerca de dos de los barrios con más ambiente: Chiado –el más bohemio- y Bairro Alto, en los que continuar la ruta de shopping por la tarde.

Lisboa-comprasVER GALERÍA

Lisboa-comprasVER GALERÍA

TARDE
En otro tiempo, el Chiado era la zona para adquirir la moda de París, la joyería más fina o las porcelanas más caras, ahora son prestigiosas boutiques y marcas portuguesas de referencia las que se reúnen entre la rua da Misericórdia y el Bairro Alto. Hay unas cuantas franquicias, pero también alberga pequeños comercios mucho más especiales que seguro gustan a las madres más tradicionales, como la Luvaria Ulisses (luvariaulisses.com), una tienda minúscula y centenaria que vende guantes artesanales. Y, en los alrededores de la rua Garrett las tiendas de nuevos diseñadores portugueses, como Storytailors (storytailors.pt), junto a librerías y alfabarristas (librerías de viejo) que hacen las delicias de los amantes de los libros, especialmente la Livraria Bertrand (bertrand.pt), fundada por dos franceses en 1732. Otras imprescindibles son: A Vida Portuguesa (loja.avidaportuguesa.com), que es casi más museo que tienda. También buena opción es conocer otro de los barrios del diseño de la capital de Portugal, el de Santos, ahora conocido como Santos Design District, que ha visto cómo nuevos creadores se han asentado en sus antiguos complejos industriales y almacenes.

Lisboa-comprasVER GALERÍA

Lisboa-comprasVER GALERÍA

NOCHE
Después del atracón de compras, es hora de que madre e hija os relajéis cenando. Y la zona de las antiguas Docas de Santo Amaro, justo debajo del puente del 25 de Abril y junto al puerto deportivo, es un buen lugar para ello. En la nave 12 se encuentra el restaurante 5 Oceanos (5oceanos.pt), cuyas vitrinas invitan a degustar en un local muy marinero el que dicen es el mejor pescado y marisco de Lisboa. Después, si sois marchosas, qué mejor que palpar la noche lisboeta dando un tranquilo paseos por este completo puerto de ocio recuperado. También podéis volver al Tivoli para sentaros en su terraza, perfecta para las noches que todavía se pueden pasar al aire libre. Es, igualmente, buena opción para dormir, como lo es el hotel Pousada de Lisboa (pestana.com), recién abierto en la céntrica plaza del Comercio.

Lisboa-comprasVER GALERÍA

Lisboa-comprasVER GALERÍA

DOMINGO

MAÑANA
Caminando y en tranvía, por supuesto, hay que recorrer Lisboa, pero si queréis probar otra alternativa sin cansaros ni gastar fuerzas, que vais a necesitar para los que queda de día, tenéis que coger un tuc-tuc (tuk-tuk-lisboa.pt), esos vehículos llegados del sudeste asiático que han invadido Lisboa en los últimos años, y seguir alguno de los circuitos que llegan a todos sus rincones. Después podéis optar por llevaros el mejor recuerdo de la ciudad descubriendo tiendas donde comprar y degustar la ciudad a bocados. Quesos portugueses en Queijaria Cheese Shop (queijaria.wix.com/queijaria), conservas en Sol y Pesca (solepesca.com), chocolate en Landeau Chocolate (landeau.pt) y dulces en Confeitaria Nacional (confeitarianacional.com/pt), o en la pastelaria Suiça (casasuica.pt).

Lisboa-comprasVER GALERÍA

COMIDA
Y después de abrir el apetito con tanta delicatessen, qué mejor que cumplir con otro de los rituales de Portugal: probar su gastronomía. Si es un restaurante de los más exclusivos de Lisboa como el moderno Panorama del hotel Sheraton Lisboa, mejor aún. Un lugar donde darse un capricho con las creaciones del prestigioso chef Leonal Pereira mientras se contempla la vista más deslumbrante de la ciudad y del Tajo. Es una perfecta despedida a una ciudad que más allá de su espíritu decadente, recordaréis por su luz, su brisa atlántica y, sobre todo, ese aire de modernidad que ya se respira en sus barrios.

Lisboa-comprasVER GALERÍA

Si todavía tenéis la tarde disponible, y nos os saciáis de shopping, los centros comerciales de Amoreiras (av. Duarte Pacheco), Armazens do Chiado (rua do Carmo 2), el Tivoli Fórum, en Avenida da Liberdade, o el más pequeño Via Veneto (Av. João XXI, 72) son otra opción, como también lo es, a pocos kilómetros de la ciudad, en Alcochete, visitar el mayor outlet de Europa, el Freeport Designer Outlet.

Más sobre: