Aventura en los Alpes suizos en un autobús postal

Carreteras empinadas, curvas cerradas, caminos de herradura, altas montañas y buena dosis de romanticismo. Son los ingredientes de un viaje por la ruta cultural Via Posta Alpina.

A la región de Valais se puede ir a conocer glaciares, a subir a sus majestuosos picos de más de 4.000 metros, a contemplar sus lagos de montaña, ver dónde nacen los mejores vinos del país o a asistir a un tradicional combate de las vacas de la raza Eringer, pero para los que van en busca de experiencias originales, la Via Posta Alpina es uno de los itinerarios más desconocidos.

Creado en 2012, cruza cuatro puertos de montaña: Grimsel, Nufenen, Gotthard y Susten y combina naturaleza y cultura. Son 163 kilómetros de recorrido -divididos en seis tramos para hacer la ruta mucho más asequible- que pueden hacerse a pie, en los autobuses postales que circulan desde mediados de junio y hasta principios de octubre o combinando el senderismo y el bus.

Vía Posta Alpina Suiza

Unas vistas espectaculares de los Alpes acompañan el trayecto, donde a cada paso se respira una bocanada de aire fresco y puro. Pero la ruta es también un viaje al pasado, porque el autobús postal para los suizos es algo más que un medio de transporte, evoca recuerdos de la infancia e imágenes de montañas y días festivos. Y también porque en la Via suena también la legendaria corneta de posta, cuya tríada de tonos inicial tiene su origen en la Obertura de la ópera Guillermo Tell de Gioacchino Rossini.

Vía Posta Alpina Suiza

Cada una de las etapas tiene su atractivo. La primera y también la más corta, de 15 kilómetros, une Meiringen –que fue históricamente el punto de partida de las rutas del autobús postal que van a los Alpes centrales- con Guttannen. Tras llegar a la barrera rocosa de la Kirchet, en Innertkirchen comienza la caminata que sigue la Sprengfluh, un antiguo camino de herradura del siglo XVIII recientemente restaurado.

Vía Posta Alpina Suiza

El valle de Handegg, el paso de Grimsel, el valle de Bedretto, el camino Tremola –donde después de sortear las 24 curvas del antiguo camino se asciende a 1000 metros de altitud hasta el paso de San Gotardo- la experiencia de la garganta Tremola, el tranquilo valle Meien, el paso de Susten –con espectaculares vistas de los Alpes de Uri abriendo a cada paso-, la garganta del Aar o Meiringen, donde seguir las pasos de Sherlock Holmes mientras se degusta el tradicional dulce que da nombre al pueblo –el merengue- son algunos de los atractivos de este singular viaje que tiene mucho de mito romántico y carreteras y caminos sorprendentes. Todo, lo que constituye un buen viaje.

Toda la información que necesitas para viajar a Suiza puedes encontrala AQUÍ.

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema