28 FEBRERO 2013

Lujo cinco estrellas asomado a la bahía de Palma

El más nuevo y exclusivo de los hoteles de la capital balear, el Boutique Hotel Calatrava abre sus puertas en una casa del siglo XIX del casco antiguo, sobre la antigua muralla de la ciudad.

Construido entre los siglos XIII y XIV en pleno centro histórico, las piedras del barrio de Sa Calatrava tienen una larga historia que contar. Para empezar, que fue levantado sobre las antiguas murallas árabes, de las que ya no queda nada, y que esconde un puñado de calles estrechas y laberínticas por las que es una delicia perderse a placer. Muy cerca quedan un puñado de monumentos únicos: la Catedral, el Palacio de la Almudaina, y también el convento de Santa Clara, en el que las hermanas de la Orden viven y oran desde hace 750 años; la iglesia de Santa Fe, que conserva la reliquia que según la tradición curó de la peste a la ciudad, o los baños árabes, unos de los escasos restos de la arquitectura musulmana en la isla. Y también edificios señoriales. En uno de ellos toma asiento el Hotel Boutique Calatrava, que abrirá sus puertas el próximo mes de abril en una casa del siglo XIX alienada a la antigua muralla y que forma parte de la fachada marítima del barrio. Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

Calatrava
, La Calatrava también es un excelente punto de partida para recorrer a pie sus callejas colindantes y llegar hasta la catedral, la lonja gótica, la iglesia de San Francisco, el palacio de la Almudaina o los alrededores de la Plaza Mayor antes de acudir al puerto de Palma de Mallorca para admirar la bahía en todo su esplendor crepuscular.  

Calatrava
Las 16 habitaciones del hotel tienen unas dimensiones muy generosas y un estilo atemporal común. Combinan diseño contemporáneo con muebles de época, vestidores amplios y baños modernos y resultan silenciosas y, sobre todo, espaciosas.  

Calatrava
Como espacios comunes, un recibidor, un internet corner, para uso exclusivo de los clientes, y una terraza solarium con vistas estupendas a toda la bahía de Palma y Portixol. El mismo panorama ante los ojos del que se disfruta en su Café-Bistró, que brinda una variada carta de snacks,vinos, cócteles, dulces, cafés o tés a cualquier hora del día en un ambiente agradable y con una atención familiar.  

Calatrava
Las suites, con dimensiones de 50 y 60 m2 miran al mar desde su pequeña terraza privada; las junior suite con grandes ventanales tienen vistas al Parc de la Mar y las Deluxe cuentan con balcón asomado al casco antiguo de Palma y al teatro Xesc Forteza. 

Calatrava
Desde su entrada, por la tranquila plaza Llorenç Villalonga, se respira el ambiente confortable y acogedor de este alojamiento de cinco plantas. 

Calatrava
Además del descanso en sus habitaciones, Calatrava también ha reservado un espacio que invita a la relajación y al bienestar. En su spa hay sauna finlandesa, jacuzzi, ducha de contrastes con aromaterapia, zona de relajación con tumbonas calientes, sala de tratamientos y masajes, amenities y se ofrecen clases de yoga privadas y pilates.