22 FEBRERO 2013

Compras, paseos, musicales, locales de moda... Nueva York es la ciudad deseada

Elegante, transgresora, gigante, cercana, multirracial. Por algo será. La ciudad que nunca duerme se gana su sobrenombre a pulso. Todo tiene cabida en la Gran Manzana.

Meatpacking se ha convertido en el barrio de referencia en Nueva York. Muy interesante para aquellos que busquen lo último en moda, restauración, arte... Sin la belleza arquitectónica de otras zonas de la ciudad, su atractivo reside en la vertiginosa transformación que ha vivido en los últimos años, y que no le ha impedido mantener su esencia, con las calles adoquinadas y la estética industrial de los edificios. La Quinta Avenida, por su parte, es el destino favorito de neoyorquinos y visitantes. Marketing basado en estética que funciona a base de bien, porque en Nueva York el concepto de asociar valores a una marca o producto se lleva a la máxima expresión. Lo demuestran las colas que esperan clientes ansiosos en las tiendas de las marcas Abercrombie & Fitch y Hollister. Para hacer un descanso, nada mejor que comer en una de las calles más caras del mundo sin bajar un ápice el paseo de glamour. La tienda Armani en la Quinta Avenida ofrece un exclusivo restaurante desde el cual se observan unas maravillosas vistas de Central Park. El paraíso de los compradores chic es el Soho, antiguo barrio bohemio, que combina lujo y modernidad con un aire sobrio y elegante, y punto de partida de una ruta gastronómica que ha marcado la aparición de esta ciudad en series míticas como Sexo en Nueva York o Gossip Girl y ahora también The Newsroom. Bordeando Central Park y a lo largo de la Quinta Avenida, se encuentra la Milla de los Museos. Siempre el Metropolitan es parada cultural obligatoria. Y para disfrutar de maravillosos espectáculos hay que dirigirse a la Avenida de Broadway, una de las más famosas de Nueva York, que alberga los musicales que han triunfado a nivel mundial. Más información: www.viajeselcorteingles.es.

Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

NYork
La ciudad de Nueva York es uno de los escenarios urbanos más fotografiados. 

NYork
La Avenida de Broadway alberga los musicales que han triunfado a nivel mundial. 

NYork
Situado en Manhattan, Central Park cuenta con varios lagos artificiales, dos pistas de patinaje sobre hielo y áreas de hierba para actividades deportivas. 

NYork
Central Park es el corazón de la ciudad, su pulmón y la verdadera artería que la articula. 

NYork
El SoHo, cuyo nombre es un acrónimo de South of Houston, se caracteriza por sus lofts de hierro fundido, sus galerías de arte, anticuarios y tiendas de moda tan espectaculares como las de Prada, Chanel o Moncler, junto a las de diseñadores de vanguardia menos conocidos. 

NYork
La Estatua de la Libertad, símbolo de Nueva York, fue regalo de los franceses a los estadounidenses para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. 

NYork
Nueva York es el paraíso para los amantes de las compras donde encontrar todo lo que se busca. 

NYork
Los taxis amarilllos y carteles luminosos son característicos de la Gran Manzana. 

NYork
El MOMA, en Manhattan, es uno de los mejores museos de arte moderno del mundo. Parada cultural obligatoria bien por su colección permanente de dos millones de obras, bien por sus exposiciones temporales. 

NYork
En el Parque de Atracciones de Coney Island pueden verse los famosos tiovivos, las montañas rusas y las norias, todo junto a la playa. 

NYork
Aquí se puede disfrutar de un suculento bocado de lo que apetezca, casi en cualquier esquina. 

NYork
El Parque Bronx acoge el Bronx Zoo y el Jardín Botánico de Nueva York. 

NYork
En Nueva York se puede disfrutar de una excelente comida, porque mucho más allá del fast food, cuenta con una de las mejores carnes del mundo. 

NYork
El puente de Brooklyn es todo un símbolo de la ciudad de Nueva York que puede recorrerse a pie, viendo el sur de Manhattan desde una perspectiva insuperable. 

NYork
Pasear por las calles de Nueva York y mirar hacia arriba para ver los rascacielos es una sensación increíble, pero tomar una bebida o picar algo en una de ellas es toda una experiencia.