• Noticia
12 FEBRERO 2013

Mónica Molina nos desvela sus rincones favoritos de Estambul

Te descubrimos los lugares por los que se mueve la cantante, su zona de tiendas, su hammam preferido, sin olvidar los restaurantes en los que le gusta disfruta de una buena comida mirando al Bósforo. Y el Top 10 de los imprescindibles en esta ciudad.

Mónia Molina
Portada de 'Abriendo puertas' con una imagen de la cantante en Estambul © Javier Salas.

Desde que en 2002 su segundo álbum Vuela se convirtiera en todo un número uno en los ránkings de Turquía, la cantante ha actuado en varias ocasiones en Estambul y se ha ido enamorando perdidamente de esta embrujadora ciudad con un pie en Europa y el otro en Asia. Cada vez que se deja caer por ella difícilmente perdona una incursión por la coquetísima zona de Ortaköy para curiosear entre sus puestos o tomar un té a las espaldas del Esma Sultan Yalisi, en el que ha actuado un par de veces, ni tampoco una sesión de compras en toda regla por las tiendas a la última de Nisantasi. Entre sus rincones secretos, el Bazar Egipcio y el centenario hammam de Galatasaray, en el disfruta entregándose a la sensualidad del ritual de un baño turco. Y entre sus restaurantes favoritos, los especializados en pescado y vistas al Bósforo de la zona de Bebek o el despampanante 360, desde el que se divisa toda la ciudad.

Estambul

La Mezquita Azul

Una vez en Estambul, hay otros lugares imprescindibles que no deberías dejar de ver. Este es nuestro Top 10:

Santa Sofía
Esta obra maestra de la arquitectura bizantina fue durante nueve siglos iglesia, mezquita durante casi cinco, y hoy finalmente abre sus puertas como museo. Maravilla la inmensa cúpula que la corona y los mosaicos de su interior.

Las grandes Mezquitas
Todas las mezquitas otomanas se inspiraron en las hechuras de Santa Sofía. Hay cientos de ellas por la ciudad, con sus minaretes apuntando como lanzas al cielo, pero sería un pecado perderse sobre todo la Mezquita Azul, la de Solimán el Magnífico, la elegantísima Nuruosmaniye y la alejada pero más auténtica y sagrada de Eyüp.

El Gran Bazar
Este brillante laberinto encierra 61 calles cubiertas y cerca de 4.000 tiendas en las que iniciarse en el arte del regateo, en el que los turcos son auténticos maestros. También espectacular, el Bazar Egipcio.

El Estrecho del Bósforo
Divide la parte asiática y la europea de Estambul, dejando a su vera desde la inmensa fachada del Dolmabache hasta otros palacios menores, exquisitas villas, fortalezas, mezquitas y pequeños embarcaderos como Kanlica o Anadolu Kavagi.

La Torre de Gálata
Construida en el XIV por los genoveses en el emplazamiento de una torre anterior, habrá que subir a sus alturas a ser posible al atardecer para admirar la impagable puesta de sol que despacha sobre la ciudad y esa deslumbrante lengua de agua conocida como el Cuerno de Oro.

El Palacio de Topkapi
Ampliado y engalanado con valiosísimas colecciones de arte por los sultanes otomanos, fue la sede de su Imperio hasta que en el XIX se trasladaron al más europeo palacio de Dolmabache, también abierto al público.

El barrio de Ortaköy
Encantadora zona junto al Bósforo perfecta para recalar de día en sus muchísimos cafés o, a la noche, cenar y hasta tomar copas en sus glamurosos clubs frecuentados por la flor y nata.

La Cisterna Bizantina
Es el mayor de los sesenta depósitos de agua que se construyeron en la época bizantina para abastecer la ciudad. Las 336 columnas que lo sostienen explican su nombre en turco: Yerebatan Sarayi o el Palacio Subterráneo. Tiene una mística única.

Los mosaicos de San Salvador en Chora
En el museo de esta antiquísima iglesia se conservan los mosaicos y frescos más hermosos del mundo bizantino.

El Museo Arqueológico
Engloba tres museos: el Arqueológico, el Museo del Antiguo Oriente y el Museo de los Azulejos.

Más información
Turismo de Turquía en España y www.goturkey.com y www.istanbul.com.