Castillos del Loira para dormir, soñar y enamorarse

Ennoblecido por los reyes, enriquecido por el río, alabado por pintores y poetas, engalanado con bosques y jardines, este valle francés encierra un patrimonio excepcional que se puede disfrutar de mil maneras. Una de ellas es alojarse en uno de estos castillos y sentirse el protagonista de un cuento de hadas. Tal vez el 14 de febrero sea una buena fecha para descubrirlo con tu pareja.

Al ver las decenas de castillos que se alzan a lo largo de los meandros del Loira es fácil sucumbir ante el encanto de estas tierras. Primero, porque estos palacios, que rivalizan en belleza y opulencia, evocan las fabulosas fiestas a las que acudían los nobles y príncipes compitiendo en elegancia y extravagancia al ritmo del amor cortés, mientras en los bosques que los circundan resuena todavía el eco de las cacerías. Pero, sobre todo, porque en estos castillos hasta tú puedes sentirte a cuerpo de rey. Y de paso rendir culto al vino y a la gastronomía. Para llegar a ellos la forma más práctica es en el Trenhotel Elipsos. El Francisco de Goya parte de Madrid con destino París y hace paradas en Blois y Orléans. En esta última ciudad también se detiene el tren Joan Miró, que une Barcelona con la capital francesa. En esta galería de imágenes te recomendados nuestros castillos favoritos.
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
Escondido en un tranquilo parque de 30 hectáreas en la aldea de Saint-Regle, Arpentis es un castillo de esos de cuento. Se intuye ya desde su fachada, pero se mire por donde se mire no hay discusión. 
Con un gusto exquisito se han decorado las habitaciones del Châteaux de Arpentis, que exhiben camas con dosel, chimeneas, baños con bañeras de patas y amplios ventanales asomados al verde entorno y a la piscina. Pero si hay un lugar especial es la suite, un refugio en la parte más alta del castillo donde descansar en sus 120 m2 y sentirse una auténtica princesa. 
El Château d’Artigny, a 15 kilómetros de Tours, parece concebidos para una escapada romántica. Un castillo-hotel del siglo XVIII con solo tiene seis habitaciones y dos apartamentos repartidos por distintos pabellones que garantizan la privacidad en esta suntuosa casa de campo ubicada en un parque de 25 hectáreas. 
El Château des Sept Tours aúna siglos y estilos diversos. Una acertada combinación de elegancia renacentista con detalles ornamentales del siglo pasado. Sus habitaciones del castillo plasman con exactitud la autenticidad de este lugar donde se cultiva el buen arte de vivir / © Châteaux & Hôtels Collection. 
Erigido a la sombra del castillo de Chenonceau, el castillo de Chissay, antigua residencia real, es un poema de piedra en el corazón del Valle del Loira / © Les Hôtels Particuliers-Groupe Savry. 
Entre las elegantes y personalizadas habitaciones del castillo de Chissay, que se asoman al parque, a la piscina o el patio renacentista, se encuentra esta suite de dos alturas con una bóveda de cristal / © Les Hôtels Particuliers-Groupe Savry. 
El parque y el bosque que rodean el castillo de Chissay son un punto de partida ideal para explorar los castillos de Chambord, Blois, Amboise y Touraine / © Les Hôtels Particuliers-Groupe Savry. 
Desde los enormes ventanales de sus las espaciosas y confortables habitaciones de esta gran casa solariega se disfruta de vistas sobre el Loira, el Château d'Amboise o los jardines de la propiedad, decorados con esculturas al estilo italiano. 
A las puertas de la ciudad de Amboise, tres construcciones dan forma al Château Le Choiseul. La Casa de la Ermita y la Casa del Boticario acogen las habitaciones y un puñado de apartamentos con amplios ventanales que rivalizan en belleza y detalles, y la Casa del Duque, que da cobijo a la recepción, el bar y el restaurante, cuya refinada cocina es un aliciente más para pasar unos días en él. 
A 10 km del sur de Tours se encuentra Domaine de la Tortinière, esta hermosa residencia del Segundo Imperio, situada en un parque de 15 hectáreas que desciende hasta el Indre y en la que han descansado grandes personalidades, como Georges Pompidou, Valéry Giscard d'Estaing, Audrey Hepburn, Gérard Depardieu o Juliette Binoche. 
La singularidad del Relais & Châteaux Les Hautes Roches radica en que es el primer hotel de lujo troglodita y que muchas de sus habitaciones están excavadas en la roca / © Relais & Châteaux. 
Frente al Loira, la cocina de influencia bretona del Relais & Châteaux Les Hautes Roches es también es un referente gastronómico. Puntualmente organizan cursos de cocina para pequeños grupos / © Relais & Châteaux. 
La historia de este castillo tiene una fecha para no olvidar: 1560. Fue entonces cuando se convirtió en baluarte de los protestantes durante la conjura de Amboise, que llevó a éstos a preparar un complot contra el rey Francisco II por no poder vivir libremente su religión frente a los católicos. Acabados ya esos tiempos convulsos, hoy el castillo de Noizay es un encantador edificio del siglo XVI, embellecido a lo largo de los siglos y rodeado de jardines de estilo francés con vistas a la aldea vinícola de Noizay / © Relais & Châteaux. 

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema