48 horas en Atenas… un exceso de monumentalidad

Una escapada a la caótica y profundamente mediterránea capital griega para conocer de primera mano el arte de vivir de los atenienses y, de paso, pisar los escenarios en los que en el primer milenio antes de Cristo florecieron las grandes artes y la democracia.

VIERNES
Cena en Plaka (3 h)
Del todo clave reservar en un hotel céntrico para poder ir caminando a todas partes. El vuelo ronda las tres horas y lo más probable es que, tras instalarse en el hotel, no le quede mucho por delante al día. De ahí la importancia de elegir bien y decantarse por un paseo por su encandilador barrio de Plaka. A los pies de la colina de la Acrópolis, sus pintorescas callejas, placitas y escaleras que se adaptan a su abrupta orografía son muy turísticas. En sus mil y una tabernas podrá probarse el primer vino de retsina acompañado de aperitivos como el tzatziki de yogur y pepino, la crema taramosalata de huevas de pescado, o, si se prefiere, una típica cena griega en toda regla. No convendrá acostarse tarde. Las divertidísimas noches atenienses tienen mucho peligro, y será mejor estar fresco al día siguiente para exprimir al máximo esta ciudad en la que lo nuevo y lo viejo se entremezclan sin ton ni son.

Atenas

SÁBADO
El camino a la Acrópolis (5 h)
Madrugando todo lo que permita el cuerpo, el paseo peatonal de algo más de tres kilómetros por las inmediaciones de la Acrópolis invita al encuentro con la antigüedad clásica. Además, la mayoría de sus yacimientos arqueológicos son accesibles gracias a un ticket de entrada conjunto que cuesta 12 €. El Arco de Adriano y lo que queda en pie del Templo de Zeus Olímpico ofrecen un excelente punto de partida para este itinerario que culminará en el Ágora. Cruzando la Avenida Amalías, a lo largo de la calle peatonal Dionyssiou Areopagitou asoman preciosas vistas de la Acrópolis mientras del otro lado se adorna de fachadas modernistas o neoclásicas. Tras tomar el acceso al recinto de la Acrópolis podrá admirarse el Teatro de Dioniso, en el que se representaron las obras de Aristófanes, Eurípides, Esquilo o Sófocles. Enseguida, la Stoa de Eumenes que conduce al Odeón de Herodes Ático, desde el que comenzar la ascensión a la Acrópolis. Sobre su colina, entre tantos otros santuarios, se yerguen los monumentos más celebrados de la Atenas de Pericles, concebidos en su mayoría en el siglo V a.C bajo la dirección artística del gran Fidias: los Propileos y el templo de Atenea Niké, el Erecteion o el templo del Partenón, símbolo inequívoco de toda una civilización. Trescientos metros colina abajo, el Nuevo Museo de la Acrópolis abre sus puertas en la calle Dionyssiou Areopagitou. Entre su vastísima colección destaca la ausencia de los famosos mármoles del Partenón que Grecia le sigue insistentemente reclamando al Museo Británico de Londres. Visitar a fondo el museo podría llevar sus buenas tres horas. Quienes opten por consagrárselas podrán comer en su restaurante con vistas a la Acrópolis, mientras que los que aligeren más la visita deberían conformarse con un tentempié en el bar y seguir recorriendo el trayecto arqueológico. Éste, para los más atléticos, invita a una ascensión a la colina de Filopappos para disfrutar sus vistas sobre la Acrópolis antes de desembocar en la Antigua Ágora, el epicentro comercial, social y político de la vieja Atenas, entre la que destacan el Templo de Hefestos y la Stoa de Attalos.

De Monastiraki al elegante Kolonaki (4 h)
Tras semejante exceso de monumentalidad, el resto de la tarde apetecerá tomárselo con más calma, disfrutando de la infinidad de cafés y restaurantes con vistas de la calle Adrinaou y del regusto oriental del encantador y animado barrio de Monastiraki. Eso sí, antes del atardecer merecerá la pena tomar un taxi hasta la base del funicular que asciende hasta lo alto de la colina de Lycavittos, desde la que admirar la puesta de sol con toda Atenas a la vista. A los pies del monte, el elegante barrio de Kolonaki queda de lo más a mano para buscar un buen restaurante para la cena y tomar luego una copa en sus pubs y cafés. Los muy noctívagos podrán continuar hasta la madrugada por la zona de Thissio y el barrio de Psirri, y hasta poner rumbo hacia alguno de los muchos bouzoukia o locales de rembétika en los que tocan hasta altas horas los mejores grupos locales.

Atenas

DOMINGO
Entre el mercadillo y la plaza Syntagma (5 h)
Los domingos por la mañana el barrio de Monastiraki celebra su pazari, un enorme mercado al aire libre de ropa, artesanía y antigüedades, tanto verdaderas como falsas. Si se quiere asistir al más espectacular cambio de guardia de los soldados o evzones habrá que tomar la calle peatonal Ermou para estar a las 11 en la Plaza Syntagma, presidida por el Parlamento y la Tumba del Soldado Desconocido. A sus espaldas, el Jardín Nacional, tras el que buscar el reconstruido Estadio en el que se celebraron las primeras Olimpiadas y, en dirección contraria por la calle Panepistimiou, importantes edificios neoclásicos como la Academia, la Biblioteca y la Universidad. En la parte trasera podrá admirarse desde la Bolsa hasta la iglesita de Agii Theodori, uno de los más antiguos templos bizantinos que han sobrevivido en Atenas. Si todavía se dispusiera de tiempo, aguardan las colecciones del Museo Arqueológico, otra cita indispensable. Pero si no, quizá mejor volver hacia Syntagma para comer en el Roof Garden del exclusivo hotel Grande Bretagne, cuya terraza sirve estupenda cocina mediterránea ante unas vistas aún mejores de la Acrópolis con las que despedirse de Atenas con el mejor sabor de boca.

Atenas

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar
Vuelos directos a Atenas desde Madrid con Iberia, desde Barcelona con Vueling, y desde ambas con Aegean Airlines.

Cómo moverse
Además de taxis, hay autobuses, metro y trolebuses, se puede comprar un billete diario que cuesta 4 € y permite usar todo el transporte público, salvo los trayectos al aeropuerto. También interesará adquirir, por 12 €, el billete conjunto para visitar los principales monumentos de la Grecia Clásica.

Dónde dormir
En el elegantísimo Hotel Grande Bretagne y en el boutique-hotel Eridanus www.eridanus.gr, ambos con vistas a la Acrópolis. En el barrio de Plaka, el cuatro estrellas Ava Hotel o, junto al Nuevo Museo de la Acrópolis, Acropolis Museum. Y, en el selecto barrio de Kolonaki, el minimalista Periscope.

Dónde comer
Entre sus tabernas tradicionales, Geros tou moria (Mnisikleous 27) o la añeja Psaras (Erechtheos 16), el más formal Hermion (Pandrosou 15) o el del todo casero Paradosiako (Voulis 44). Por la parte de la calle Adrianou que da al Ágora se suceden los restaurantes con vistas a la Acrópolis, como el Diodos. También en el barrio de Monastiraki, Abyssinia Café (Kinetou 7). En la igualmente animada zona de Psirri, la Taverna tu Psirri (Eschilou 12) o Kouzina-Cine Psirri (Sarri 40). Un local con mucho encanto en la zona de Kolonaki, el Café Boheme (Omirou 36). El puerto del Pireo está lleno de excelentes restaurantes de pescado.

Ocio nocturno
La vida nocturna de Atenas deja en mantillas a casi cualquier capital europea; más elegante en los bares de copas de Kolonaki o más informal por las animadísimas zonas de Thisio y Psirri, por las que se sucede infinidad de locales como Soul (Evripidou 65), Multi Culti Bar (Agias Theklas 8) o el latino Cubanita Havana Club (Georgiou Karaiskaki 30). Algo muy único de Atenas son sus locales de rembétika o bouzoukias, salas de fiesta en las que actúan cantantes locales.

Compras
Las tiendas más elegantes se concentran por el barrio de Kolonaki. Mucho más popular, la peatonal calle Ermou que comunica la Plaza Syntagma con el barrio de Monastiraki, en el que se celebra los domingos un mercado al aire libre. Buenas compras: la orfebrería y las joyas, las prendas de cuero y las reproducciones de iconos ortodoxos o vasijas clásicas, sin olvidar las delicias gastronómicas que despacha el Mercado Central.

Más información
Turismo de Grecia y Turismo de Atenas

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema