El laberinto de los zocos, los mercados con más color

Del zoco de las babuchas de Marrakech al de las especias de Estambul, un recorrido en imágenes por las tiendecitas de ‘shopping’ donde triunfa el regateo y se vive y se comercia como hace siglos.

by hola.com

La palabra zoco, souken en árabe, designa un “gran desorden” y en buena parte así es. Por ellos transitan latoneros, curtidores, ebanistas, especieros, confiteros, perfumistas, ancianos de aspecto bíblico y vendedores de lo invendible que sacan sus pertenencias en las mil y una tiendecitas de este laberinto en el que es fácil perderse, ya sea inconscientemente o a voluntad para percibir sus aromas, sabores y colores, un verdadero festín para los sentidos. * Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
El ambiente tranquilo y las calles sombreadas que protegen del implacable sol africano son también un lugar para relajarse, observar y dejar que transcurra el tiempo / © Hugues-Marrakesh. 

Las alfombras son uno de los artículos más anhelados y admirados por los turistas que viajan a Marruecos, sobre todo a Marrakech. Hay muchos tipos, dependiendo en la zona donde se produzcan: las de Rabat suelen tener un motivo central llamado kubba rodeado de motivos florales o geométricos, las de colores muy vivos suelen provenir de Tazenajt, al sur del país, las del Atlas Medio tienen tonalidades beis… También se pueden comprar los llamados 'kilim', que son alfombras tejidas, mucho más finas y fáciles de transportar / © Xoan-Sampaiño.

 
Perderse por el zoco es otro de los placeres que no hay que perderse en una visita a Marrakech. Es increíble la cantidad de puestos de comida, especias, artesanía, alfombras, lámparas o ropa que pueden encontrarse por las destartaladas callejuelas del zoco, que conforman un auténtico laberinto / © Turismo de Marruecos. 
Los laberínticos zocos de Marrakech están llenos de puestos y tenderetes donde los marroquíes hacen sus compras y los tenderos intentan hacer su 'agosto' con los turistas / © Turismo de Marruecos.

 
En casi todas las ciudades árabes los zocos están localizados en la Medina, en torno a la plaza central, donde discurre la vida de la ciudad / © Andrew-Skudder. 
En tiempos remotos, los zocos, llamados bazares en oriente y mercados o mercadillos en occidente, fueron el lugar de encuentro de caravanas que viajaban por el desierto para comerciar, concluir negocios y encontrarse con otras tribus para compartir un té o incluso arreglar alguna boda / © Turismo de Marruecos. 
Con el paso de los siglos, las especias se han ido integrando a la gastronomía del país aderezando muchos platos tradicionales. Canela, cilantro, azafrán y comino aportan un sabor inimitable a las especialidades locales/ © Marcos Zion. 
El regateo forma parte del proceso de venta en zocos como éste de Estambul, así que ir a la hora de lanzarse a comprar conviene ir armados de paciencia / © Turismo de Turquía. 
En los puestos de perfumes se pueden encontrar sacos repletos de esencias y fragancias, como la conocida henna, el jazmín o el azahar, perfumes exóticos, todo tipo de cosméticos naturales, champús como el tfal, inciensos o el famosísimo khol / © Turismo de Marruecos. 
Comprar en Egipto es todo un arte. Sus zocos son un mundo fascinante dentro de las mismas ciudades, mercados populares con vida propia donde conocer un poco mejor el mundo árabe / © Turismo de Egipto. 
El colorido de las babuchas colgadas en las tiendas llama poderosamente la atención y no es difícil toparse con algún maestro babuchero cosiendo el cuero a mano en su taller. Las hay de muchísimos tipos: lisas, con dibujos típicos árabes, para hombre, mujer y niño, sin tacón o con tacón / © Andy Liang. 

Más noticias sobre:

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema