La Costa Oeste de Suecia, un destino diferente para unas vacaciones muy especiales

Combinando el afamado diseño sueco y la tradición, la ciudad de Gotemburgo, puerta de entrada a las miles de islas que salpican esta costa, se transforma en un universo de luz con la llegada de la Navidad.

Nadie se pierde en Gotemburgo en Navidad porque un camino de luces de tres kilómetros de largo hace de guía por una ciudad engalanada para la ocasión. El sendero cruza la plaza Götaplatsen, pasa por el Winter Wonderland, en el bulevar principal, y llega hasta el parque de atracciones de Liseberg, que acoge el mayor mercado navideño de toda Suecia. En sus casitas de madera hay que comprar adornos y probar delicias suecas como el arenque marinado, la carne de reno a la brasa elaborada por los sami, los cerditos de mazapán y templar el cuerpo con glögg, un vino caliente y especiado. Y hasta se puede patinar o tomar algo en su bar de hielo. Cerca de Gotemburgo queda el archipiélago de la costa oeste, donde hay que escaparse para sentir el espíritu navideño más relajado, y de paso el silencio, la naturaleza salvaje y el mar. * Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
Un universo de islas aguarda a las puertas de Gotemburgo. A solo 30 minutos en tranvía del centro de la ciudad se encuentra la punta meridional del fabuloso archipiélago occidental / Jonas Ingman © Turismo de Suecia. 
Las tiendas y boutiques que se encuentran en el Camino de Luces y los distritos de compras contiguos, engalanados con sus adornos navideños, abren sus puertas todos los días de la semana. Miriam Preis-Turismo de Suecia. 
Durante la Navidad, Gotemburgo, la segunda ciudad en importancia y dimensiones del país, después de Estocolmo, es un espectáculo de luces y luminarias. No hay que perderse, en particular, el periodo en torno a la festividad de Santa Lucía (13 de diciembre), una fiesta profundamente sentida por los suecos / © Miriam Preis-Turismo de Suecia. 
En el engalanado puerto de Gotemburgo, el más importante de Suecia, todo el mundo se reúne el 31 de diciembre para ver el espectáculo de fuegos artificiales con el que la ciudad da la bienvenida al nuevo año / Göran Assner-Turismo de Suecia. 
Marstrand es una de las ciudades más famosas de la costa Bohuslän, y un importante lugar de veraneo de la realeza desde el siglo XIX. Entre sus encantos, su arquitectura de madera, la fortaleza Carlsten y los deportes náuticos / Jonas Ingman © Turismo de Suecia. 
Cerca de cinco millones de luces brillantes adornan el mercadillo navideño más grande de Escandinavia, el del Parque de Atracciones de Liseberg. En sus 80 casetas y casitas rústicas se vende artesanía, comida navideña y también hay un bar de hielo, una pista de patinaje y atracciones para niños / Göran Assner-Turismo de Suecia. 
Estampa invernal en el archipiélago occidental, que tiene entre sus grandes reclamos, la isla de Marstrand y su vecina Åstol, además de otras como Hållö y las islas Koster, la reserva marina más extensa de Suecia, y las perfectamente denominadas Väderörna (islas Väder o del Tiempo) / Jonas Ingman © Turismo de Suecia. 
Si hay una ciudad en Suecia que vive por y para la Navidad, esa es Gotemburgo, el espíritu navideño se vive en cada hogar y en cada rincón de la ciudad / © Helena Wahlman-Turismo de Suecia. 
Además del mercadillo navideño de Liseberg, en Gotemburgo también se instalan otros en Nordstan, Haga, Kronhuset, Gustav Adolfs Torg y en el palacio de Tjolöholms Slott / Jonas Ingman © Turismo de Suecia. 

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema