25 MARZO 2011

Una postal de primavera desde Holanda

Si el país de los tulipanes está en la lista de tus próximos viajes, no tardes en decidirte. Empieza a imaginar mirando esta galería de imágenes lo que estos meses tiene reservado para ti. Es el momento de subirse a una bicicleta y empezar a disfrutar con todos los sentidos de la explosión de color que acaba de estallar.

La campiña holandesa es de marzo a mayo un mar de tulipanes, jacintos y todo tipo de flores que todos los años deja imágenes inolvidables en la retina. ¿Por qué no comprobarlo in situ esta primavera? Para disfrutarla a tope lo mejor es subirse a una bicicleta y seguir algunas de las rutas turísticas que atraviesan sus campos florecidos, como la que lleva de Haarlem, en las afueras de Amsterdam, a Leiden, conocida como Bloembollenstreek (la carretera de las Flores), la que comunica Oude Wetering con Gouda o el recorrido que va de esta ciudad a Willemstad, con el aliciente añadido de contemplar en el camino los característicos molinos de viento holandeses. Pero la primavera en Holanda también brinda una oportunidad única para asistir en Aalsmer a la mayor subasta de flores del mundo y, sobre todo, para admirar el jardín de Keukenhof, en la pequeña localidad de Lisse, a unos 20 kilómetros de la capital holandesa, donde es imposible no quedarse con la boca abierta contemplando los más de seis millones de flores que guarda de una belleza sin igual. Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

a_eline_en_puck_09.jpg
El jardín de Keukenhof es el mejor lugar para disfrutar de la primavera, con sus maravillosas obras de arte, sus sorprendentes jardines de inspiración y sus múltiples exposiciones de flores.  

a_park_005.jpg
En Keukenhof hay hasta siete jardines de inspiración. Cada año se plantan de nuevo y se arreglan en colaboración con varias revistas de jardinería según las tendencias de actualidad.  

a_Bloemenmarkt.jpg
El mercado de las flores de Amsterdam, conocido como Bloemenmark, es el fiel reflejo de la atracción que tienen los holandeses por las plantas.  

a_Keukenhof_015.jpg
Además de bulbos, flores ornamentales y plantas, en Keukenhof también se puede disfrutar de las orquídeas en su plenitud. 

a_Keur063.jpg
Las flores son tan características de Holanda, como los molinos de viento y los canales de la capital. 

a_Oranje_tulpen.jpg
Digna de contemplar, la campiña holandesa es de marzo a mayo un mar de tulipanes y todo tipo de flores. 

a_park_003.jpg
El jardín de Keukenhof forma parte de la extensa finca del castillo de Teylingen, ubicado en una zona de bellos bosques.  

a_park_004.jpg
Además de pasear en bicicleta por el entorno de Keukenhof, también se puede viajar en unas barcas eléctricas llamadas “de los susurros” que navegan respetando el medio ambiente y casi sin hacer ruido por el bello paisaje holandés.  

a_Bloemenmarkt_2.jpg
El Bloemenmark, ubicado sobre una margen del canal Singel, está formado por una veintena de puestos donde se pueden comprar todo tipo de plantas, flores y semillas: azucenas, gladiolos, bonsais, y por supuesto, la flor por excelencia de Holanda, los tulipanes.  

a_park_012.jpg
En ningún otro lugar se puede encontrar la abundancia de colores y fragancias del parque de Lisse. Más de siete millones de flores forman un maravilloso decorado que regala las imagénes más bellas. 

a_park_013.jpg
El tema de Keukenhof este año se centrará en Alemania, el mercado de exportaciones más importantes de plantas bulbosas en flor, además de ser el país del que proceden la mayoría de los extranjeros que visitan el parque. 

a_park_017.jpg
La primavera en Keukenhof es una de las principales atracciones de los Países Bajos.  

a_Tulpenveld.jpg
Para disfrutar de la primavera en Holanda lo mejor es subirse a una bicicleta y seguir algunas de las rutas turísticas que atraviesan sus campos florecidos y permiten admirar sus característicos molinos de viento.