12 MAYO 2010

Los caballos bailan en el palacio de Sissi

Si eres amante de los caballos y viajas a Viena no debes dejar de visitar el famoso ballet de Lipizanos que ofrece la Escuela Española de Equitación. Y todo ello en el sofisticado ambiente barroco del Palacio Imperial de Hofburg.



En los márgenes del Danubio, el Palacio Imperial de Hofburg no sólo es el castillo más imponente de Viena, es un auténtico contenedor en el que cabe de todo. El que fuera residencia de la mayor parte de la realeza austriaca, especialmente de los Habsburgo y de los emperadores de Austria y de Austria-Hungría, es actualmente un lugar de imprescindible visita por muchas razones. Puedes llegar a él buscando las estancias por las que se paseaba Francisco José I o el museo que guarda la memoria de su amada esposa, la Emperatriz Elisabeth (Sissi); las joyas de la corona o las insignias del Sacro Imperio Romano Germánico; los libros de la Biblioteca Nacional Austriaca o los despachos del presidente de la República.

Pero si quieres vivir experiencias únicas no te puedes perder asistir, de mayo a diciembre, a alguno de los conciertos clásicos que la Wiener Hofburg Orchester ofrece en tan digno escenario y comprobar cómo suenan en él los valses de Strauss o las arias de Mozart. Y no es el único espectáculo, porque la Escuela Española de Equitación, que tiene también su sede en palacio, invita a contemplar el arte ecuestre en su máxima perfección.

Si eres amante de los caballos tienes que hacer el viaje a través del tiempo que propone esta institución, donde el arte ecuestre clásico se cultiva desde hace más de 430 años y que tiene en los obedientes caballos lipizanos a sus grandes protagonistas.

Una opción es asistir al entrenamiento matutino, que permite echar un vistazo al trabajo de los domadores con sus caballos o admirar los fáciles ejercicios de relajación de los animales, pero es en las representaciones de gala donde se muestran en directo las lecciones de la alta escuela ecuestre, como las corvetas y las cabriolas, las figuras elevadas más espectaculares, o la incomparable armonía entre jinete y caballo mezclada con elegancia y precisión.

El ballet de los caballos lipizanos actúa en la barroca sala de invierno, magníficamente decorada por el arquitecto Joseph Emanuel Fischer von Erlach, y en la pista ecuestre de verano, un recóndito patio interior del palacio de Hofburg. Y sus caballerizas se encuentran en el ala más antigua, el edificio renacentista de Stallburg.

El 10 de julio de 2010 todos estos lugares no pertenecerán sólo a los caballos y los jinetes: en la llamada Fête Impériale, el baile de verano que organiza por primera vez la Escuela Española de Equitación, la sala de equitación se convertirá en una pista de baile y en la pista de verano y en las caballerizas tendrá lugar una gran fiesta al aire libre.

Más información
Escuela Española de Equitación de Viena y Fête Impériale, entrada VIP: 180 €, entrada normal: 100 €, mesas: desde 280 € y Turismo de Austria.

Opina en nuestro foro:
¿Qué otros lugares conoces de Austria?