02 DICIEMBRE 2009

Vive unas animadas vacaciones en el desierto de Túnez

En el sur del país puedes perderte en sus infinitas dunas de arena, refugiarte en el verdor de sus oasis, pasear a lomos de un camello por los escenarios de ‘El paciente inglés’ o participar en los festivales tradicionales que despiden el año: el de los Oasis de Tozeur y el de las Culturas de Douz.

'z_Festivalcavalie'

Sólo dos horas de vuelo separan España de Tozeur, punto de partida de la ruta que lleva al desierto tunecino. Y sin embargo, este lugar lleno de contrastes es un gran desconocido. Si ya es toda una experiencia descubrir la magia de sus dunas de arena cambiando su perfil con el viento y mezclarse con el horizonte, contemplar sus inmensos palmerales o sobrevolar el cinematográfico Gran Erg del Sáhara, en los próximos días tienes la oportunidad de vivir en primera persona una experiencia única.

Danzas populares, luchas de camellos, desfiles de carrozas, carreras de meharis (dromedarios) y espectáculos de música tradicional llenan el original programa de actos de los festivales que, entre el 26 y el 29 de diciembre, se celebran en Tozeur y Douz, el de los Oasis y el Festival Internacional de las Culturas, respectivamente. Y, además, es una oportunidad para ver a la tribu de los mazrigues, los auténticos señores del desierto tunecino en todo su esplendor y conocer de cerca sus costumbres y su profundo amor al mehari.

El Festival del Oasis es una reproducción de los festejos que tradicionalmente organizaban los pueblos nómadas y llena de color la ciudad de Tozeur con bailes marobout, trajes a la antigua usanza, tragos de lagmi y el rito de la recolección del fruto de la palmera, el árbol sagrado.

En esta época en que las temperaturas no son altas, hay que visitar Tozeur para contemplar su característica arquitectura de color ocre y perderse por su laberíntico barrio de Uled el Hadef, con calles estrechas, plazas íntimas, mezquitas, museos –como el más que recomendable de Artes y Tradiciones– y puestos donde comprar los mejores dátiles del mundo, los deglet nur (dedos de luz).

El lago salado de Chott el Djerid –que con sus 5.000 km2 es el más extenso del Sáhara– enlaza Tozeur con la fantasmal Kebili y la bulliciosa Douz a través de un insólito paisaje que cambia de día y de noche. Douz (cuyo nombre significa la Colina Verde) es el último oasis antes de la larga marcha al desierto para los pocos beduinos que todavía viven la ancestral costumbre nómada. Cuando la última palmera, de las más de 15.000 que posee, entre las que se cuentan un buen número de productoras de deglat nur, emerge de la arena, una puerta blanca, sencilla y sin demasiados ornamentos da paso al desierto del Sáhara. Junto a ella se encuentran los graderíos para los espectadores del festival, el mismo lugar de donde parten los paseos en camello para los turistas.

Aunque es creciente el número de vehículos 4x4, los reyes de este desierto siguen siendo los camellos, sin duda los grandes protagonistas del mítico maratón de Douz, un espectáculo único, heroico y legendario. Al atardecer, éstos, las palmeras y el horizonte inmenso recuerdan a Tattoine el planeta del que era originario Luke Skywalker en La Guerra de las Galaxias. Muy próximos a Douz se encuentran los pueblos trogloditas Ounk Jemal, en cuyos imponentes paisajes de dunas George Lucas rodó la primera parte de la saga.

En este desierto también se descubre Chenini, incrustada en la montaña, y Matmata, con sus casas trogloditas. Y no son los únicos lugares: el cañón de Midès, las sorprendentes cascadas de Tamerza, el palmeral de Chebika y el minúsculo Ksar Guilane, punto de encuentro en las caravanas a medio camino entre el siglo XXI y la edad de oro de las caravanas. Pero si hay un lugar realmente conmovedor es Onk Ejjmel, el mágico escenario que sobrevolaba la avioneta en la que viajaba el gran amor de El paciente inglés. De película vamos.

ALGUNAS PISTAS

Cómo llegar
Tunis Air acaba de inaugurar un vuelo directo Madrid-Tozeur, que opera los jueves y domingos, desde 142 €. Otra alternativa es volar hasta la ciudad de Túnez en alguno de los seis vuelos semanales de la citada compañía desde Madrid o Barcelona, o en Air Europa, y desde allí enlazar con otro avión a Tozeur.

Dónde alojarse
El Tamerza Palace & Spa es uno de los mejores hoteles del suroeste tunecino. Situado sobre una colina ofrece unas maravillosas vistas sobre el oasis y el pequeño poblado de Tamerza. Cuenta con Les Bains Berbères, un spa con multitud de variantes en tratamientos, masajes y baños que refuerzan el ambiente relajante de un sitio fuera de lo común.

Gastronomía
Probar una cena beduina es todo un ritual obligatorio en el desierto. El plato principal siempre es cordero, las salsas suelen ser picantes, y según los sitios, la cena incluye un espectáculo folclórico. En cualquier agencia de Tozeur informan al respecto.
Más información
Turismo de Túnez

Opina en nuestro foro:
¿Qué otros lugares conoces de Túnez?

Noticias relacionadas

Recomendaciones



Horóscopo