¿Quieres vivir un apasionante fin de semana en Siena?

Todavía estás a tiempo de conseguir un asiento. Prepara un pequeño bolso de viaje y pon rumbo a esta ciudad medieval para disfrutar el próximo 16 de agosto de la carrera de caballos más famosa del mundo.

null

Menos de dos minutos a toda velocidad bastan y sobran para hacer del Palio de Siena la carrera de caballos más famosa del mundo. En realidad son dos carreras, que se celebran religiosamente cada 2 de julio –el Palio di Provenzano– y el próximo 16 de agosto –el Palio dell'Assunta–, y su espíritu medieval no podría distanciarlas más de cualquier carrera de caballos al uso.

La Piazza del Campo, el corazón desde el que late esta ciudad toscana que conserva un aspecto no muy distinto al que lucía entre los siglos XIII y XIV, es el epicentro de esta competición que debe su nombre al pallium, un preciado tejido en la Siena medieval que el ganador entregaba a su iglesia. Igualmente, esta despampanante plaza de forma de abanico es el escenario de los acontecimientos principales que aliñan los días previos esta carrera que, al menos desde 1644, se viene celebrando sin interrupción, regida por un entresijo de normas y tradiciones que constituyen el más apasionado tema de debate entre los seneses.

Sus orígenes, aunque inciertos, están ligados a unas carreras que partían de la periferia de la ciudad hasta el centro de la misma y que, ya entonces, fueron consideradas competiciones de caballos, y no de jinetes. De hecho hoy se da por perfectamente válida la victoria del caballo que culmine primero las tres vueltas a la plaza, aunque llegue sin jinete. Basta, eso sí, que no haya perdido en el camino el penacho del barrio al que representa.

Aquellas primeras carreras interesaban sobre todo a los propietarios de los animales; los barrios o contrade, que junto con ellos son hoy los protagonistas del Palio, comenzaron a interesarse por la competición en el siglo XVI, cuando empezó a desarrollarse en la Piazza del Campo.

Hasta 1720 todas las contrade en las que se dividía la ciudad tomaban parte en la carrera, aunque la gravedad de los incidentes que ocurrieron aquel año hicieron que se redujeran los participantes a sólo diez, el número que todavía compite en los palios de cada año, de las 17 que actualmente suma Siena.

Aunque una semana antes la ciudad ya bulle en preparativos, con banquetes y un único tema de debate en la boca de los seneses, es sobre todo los cuatro días previos al Palio cuando el ambiente se va caldeando con procesiones, la selección de los animales que participarán en la carrera y su asignación por sorteo a cada contrade. Y sobre todo las pruebas con las que cada equipo perfilará su estrategia en función del animal asignado; tanto caballo como jinete se acostumbran a tan insólita pista.

Y ya sí; tras la bendición de los caballos y el Cortejo Histórico en el que, desde el Duomo hasta la plaza, unos 600 representantes de las 17 contrade reviven el esplendor de la antigua República de Siena, comienza la carrera, arropada por los colores y las canciones de cada barrio. Serán menos de dos minutos en tres vueltas trepidantes a una Piazza del Campo atestada, en la que sólo habrá un ganador. El barrio vencedor lo celebrará durante semanas; el resto, tras el consabido Te Deum de agradecimiento en la iglesia de la Plaza Provenzano o el Duomo y el paseo del Palio por la ciudad, empezarán a pergeñar el desafío del año siguiente.

Cómo llegar
El aeropuerto internacional más próximo a Siena es el de Florencia, a unos 80 kilómetros, conectado con Madrid y Barcelona.

Asistir al Palio
Si se quiere vivir a fondo el Palio conviene llegar a Siena al menos cuatro días antes de la competición, para poder disfrutar de la elección de los caballos, las carreras preliminares y, fundamental, del ambiente que invade cada esquina. Éste realmente bulle en el interior de la Piazza del Campo el día de la carrera, atestada desde por la mañana de propios y extraños que desde allí, rodeados de un gentío no apto para claustrofóbicos, disfrutan totalmente gratis del evento, previsto para las 7 y media de la tarde el de julio y media hora antes el de agosto. Los asientos en los palcos y tribunas que se colocan en la plaza cuestan entre 350 y 400 € y los mejores llegan a reservarse con ocho meses de antelación. Muchas agencias pueden reservarlos, así como la Oficina de Turismo de Siena, escribiendo un correo electrónico a incoming@terresiena.it. Los balcones que dan a la plaza, sin embargo, son alquilados normalmente por sus propietarios a título privado, aunque muchos de los mejores hoteles de la ciudad pueden intentar localizar alguno disponible a los huéspedes que los soliciten.

Más información
En Turismo de Italia (ENIT), tel.: 91 567 06 70 y en www.enit.it, www.terresiena.it y www.ilpalio.org.

En la visita al Palio no dejes de…
Ver la película de James Bond Quantum of Solace, que arranca con unas impactantes escenas del Palio, así como de aliñar los días en Siena con un recorrido más a fondo por la Toscana, donde además del casco histórico esta ciudad la Unesco tiene registrados como Patrimonio de la Humanidad los de Florencia, el pueblecito medieval de San Gimignano y la localidad renacentista de Pienza, así como el Valle de Orcia de sus inmediaciones y, por supuesto, la Plaza del Duomo de Pisa.

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema