esalud

Vuelta al cole: Seis claves para que los niños aprendan a prevenir los dolores de espalda

Hasta los 8 años es excepcional que duela la espalda, pero entre los 13 y 15 años, el 51% de los chicos y el 69% de las chicas padecen dolor de espalda. ¿Cómo prevenirlo para que no se convierta en un problema más grave en la edad adulta?

Vivimos en plena era digital, en un momento en el que cada vez menos personas conciben su día a día sin esas soluciones tecnológicas que les hacen la vida más sencilla y segura. Este proceso de disrupción digital que para muchos sectores es parte del pasado está llegando ahora al mundo de la educación. Ya no es extraño ver aulas dotadas de portátiles, pizarras electrónicas, acceso a internet o tablets; o que un profesor tenga su propio blog o canal de Youtube donde facilita el material de la asignatura, prepara actividades complementarias, evalúa a sus alumnos y gestiona las notificaciones a los padres. Además, cada vez hay más padres convencidos de que las TIC presentan oportunidades que los libros de texto y otros recursos tradicionales no permiten.

Sin embargo, las consejerías de Educación y la dirección de la gran mayoría de los colegios siguen confiando en los tradicionales libros de texto. Por lo que, con el comienzo de cada curso escolar, se repite la misma imagen: alumnos que llevan a la espalda mochilas cargadas de libros. Esto, unido a que muchos niños adoptan malas posturas en los pupitres, deriva en que el menor comience a sufrir dolores de espalda. Al contrario de lo que muchos padres suelen considerar, estos dolores no están a relacionados con el crecimiento, con esfuerzos puntuales o con los juegos. De hecho, de no ser prevenidos o correctamente tratados, puede llegar a manifestarse como una hernia discal o una desviación de columna.

espalda-colegio1VER GALERÍA

Un 69% de las niñas preadolescentes padecen dolor de espalda

Los estudios científicos realizados aportan conclusiones estremecedoras: hasta los 8 años es excepcional que duela la espalda, pero entre los 13 y 15 años, el 51% de los chicos y el 69% de las chicas padecen dolor de espalda, lo que se traduce en una limitación considerable de las actividades diarias y un incremente significativo del riesgo de padecer esos mismos dolores de forma crónica al llegar a la edad adulta. Así lo ha asegurado el doctor Francisco Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) y de la Unidad de la Espalda Kovacs del Hospital Universitario HLA-Moncloa.

espalda-colegio2VER GALERÍA

Utilizar mochilas con ruedas, ¿fin del problema?

Los expertos instan a que los niños no lleven a sus espaldas una carga superior al 10% de su peso corporal, lo que supondría que un niño de 40 kilos pueda llevar una carga máxima de 4 kilos. Ante esta recomendación, los consejos escolares han exigido a las editoriales la publicación de libros en fascículos. Pero hay medidas que no dependen tanto de la dirección de los colegios o de la administración, que los propios escolares pueden poner en marcha para disminuir de forma considerable la cifra de niños que sufren dolores de espalda. Y no solo hablamos de reducir el peso del material escolar o utilizar carritos para llevar las mochilas.

El ejercicio físico continuado es la más importante de todas las medidas que la ciencia ha demostrado que son útiles para prevenir los dolores de espalda en escolares. En general, cuanto más ejercicio, mayor beneficio para la salud de la espalda. “Incluso más importante que el tipo de ejercicio es la constancia de su práctica, y a eso ayuda tener en cuenta los gustos y preferencias de cada persona. Así, aunque tradicionalmente se había considerado que nadar era el mejor deporte para la espalda, se ha demostrado que cualquier actividad física es mejor que ninguna y que su efecto beneficioso es similar al que aportan la mayoría de los deportes (como el entrenamiento en gimnasio, la natación, el ejercicio en agua, el Pilates, el yoga o el tai-chi)”, indica el doctor Kovacs.

espalda-colegio3VER GALERÍA

Recomendaciones para prevenir dolores de espalda en niños y adolescentes

El doctor Francisco Kovacs ha presentado la aplicación móvil “El Tebeo de la Espalda” que permite a los escolares aprender, de manera didáctica, efectiva y basada en la evidencia científica, a cuidar su espalda y a prevenir dolencias desde los primeros años de vida escolar hasta la vida adulta. Si se ajusta la pantalla del móvil o tableta a una de las ilustraciones del Tebeo –ya sea en su versión impresa o en la pantalla del ordenador-, se accede a consejos que refuerzan los que da la versión impresa, ejemplos complementarios para asimilar mejor los conceptos, y juegos. La campaña cuenta con el apoyo de la Fundación ASISA y de la Organización Médica Colegial.

Entre las recomendaciones recogidas en cualquiera de las dos versiones del Tebeo de la Espalda para mantener una espalda fuerte y sana destacan las siguientes:

- Ejercicio y deporte continuado desde edades tempranas. La práctica de ejercicio, dos veces por semana como mínimo, inculca hábitos saludables de por vida, desarrolla la fuerza y la coordinación muscular; y aumenta la resistencia de la columna vertebral a las cargas excesivas. Ésta es la medida más efectiva y tiene efectos positivos sobre la salud general, además de sobre la de la espalda.

- Eludir el reposo en cama. Reposar en cama cuando se padece dolor de espalda facilita la prolongación de este dolor y su posible reaparición en el futuro. En caso de que el dolor obligue a estar tumbado de manera puntual, debe ser lo más breve posible ya que a partir de 48 horas de reposo mantenido se pierde fuerza y tono muscular. Junto con la anterior, ésta es la medida cuya efectividad ha sido demostrada por pruebas científicas más sólidas.

- Transporte correcto del material escolar. Los expertos recomiendan utilizar mochilas con ruedas. Pero si esto no es posible, el alumno debe llevarla en el eje de la columna, colgada de ambos hombros, a la altura de la zona dorsolumbar y preferentemente sujeta para evitar su bamboleo.

- Reducción del peso del material escolar. El peso que el escolar transporta no debe superar el 10% de su peso corporal, aunque la realidad demuestra que en algunos ámbitos suele superar el 30%. Instalar taquillas en los colegios, fraccionar los libros en volúmenes bi o trimestrales o generalizar la enseñanza en soportes electrónicos son medidas sencillas que contribuirían a ese objetivo.

- Mobiliario escolar adecuado. En edades de crecimiento, cuando se producen grandes variaciones de estaturas, lo óptimo sería que los alumnos contaran con sillas que permitieran adecuar su altura. Además, se recomienda evitar mantener la misma postura durante horas, cambiando la postura frecuentemente y levantándose cada 45-60 minutos (aunque sólo sea para dar unos pasos).

- Revisión médica y fisioterapéutica. Durante los años de crecimiento de los menores es recomendable consultar con traumatólogos y fisioterapeutas que valoren su espalda para atajar los posibles problemas a tiempo.

Más sobre

Regístrate para comentar