26 JUNIO 2010

Lo que contiene un cigarrillo

Chimeneas industriales humeando

Última revisión: 2010-06-26 por Dr. Alfonso José Santiago Marí

Como una industria química

Un cigarrillo es como una droguería, una fábrica química que emite humos venenosos directamente a los pulmones, al aire. Sólo las compañías tabaqueras saben con precisión qué contiene un cigarrillo... y sólo parte de esa información es pública.

O, dicho de otro modo, las investigaciones están a medio camino en la determinación del contenido exacto de un cigarrillo. De momento, se han identificado en el humo hasta 4000 sustancias diferentes. Alrededor de la mitad de ellas se encuentran en el tabaco, y el resto son producto de la combustión del mismo y del papel.

Hay muchos estudios en marcha para determinar los ingredientes y aditivos realmente nocivos. Las autoridades sanitarias canadienses, por ejemplo, han elaborado una lista de 44 sustancias que consideran especialmente perjudiciales:

(*) = Cancerígeno (que puede provocar cáncer)

  • amoniaco
  • monóxido de carbono
  • nicotina
  • óxico nitroso
  • cianuro de hidrógeno
  • mercurio
  • alquitrán*
  • trazas de metales tóxicos (níquel*, plomo, cadmio*, cromo*, arsénico* y selenio)
  • nitrosaminas específicas del tabaco (TSNAs): N-nitrosonornicotina*, nitrosamin-cetona (NNK)*, N-nitrosoanatabina* y N-nitrosoanabasina*.
  • aminas aromáticas: 1-aminonaftaleno, 2-aminonaftaleno, 3-aminobifenil y 4-aminobifenil*
  • benzopirenos*
  • carbonilos volátiles (formaldehído*, acetaldehído*, acetona, acroleína, propionaldehído, crotonaldehído, metil-etil-cetona y butiralehído)
  • 10 semi-volátiles: piridina y quinolina
  • 11 componentes fenólicos: hidroquinona, resorcinol, catecol, fenol, m+p-cresol, y o-cresol
  • 13 volátiles: 1,3-butadieno*, isopreno, acrilonitrilo*, benceno*, tolueno* y estireno.
¿Cómo dañan la salud?

Las nitrosaminas específicas del tabaco (TSNAs) y el alquitrán son particularmente cancerígenos, mientras que el monóxido de carbono provoca la disminución de oxígeno en la sangre. O sea, que el corazón tiene trabajo extra para bombear la sangre al cuerpo. Esto provoca el aumento de la frecuencia cardiaca (el pulso) y de la tensión arterial y acaba causando dificultad respiratoria.

Además de cancerígeno, el alquitrán se deposita en los pulmones como una sustancia marrón y pagajosa que transporta muchas otras sustancias nocivas procedentes de la combustión. Finalmente, el alquitrán anula progresivamente el efecto beneficioso de los cilios de los pulmones (diminutas pilosidades que filtran el aire) inhibiendo su movimiento y "apelotonándolos".

La nicotina causa adicción, dificultando dejar de fumar. Hay fumadores que, incluso bajo la amenaza de la amputación de uno o más de sus miembros, son incapaces de dejar de fumar.

Algunos estudios muestran que el amoniaco aumenta el poder adictivo de la nicotina, incrementando su efecto.

Se ha acusado a las tabaqueras de añadir amoniaco al tabaco, pero esto es objeto de polémica pues algunas variedades de tabaco lo contienen per se, y además es un sub-producto de la combustión.

  • El formaldehído puede causar cáncer, además de resultar perjudicial para la piel, pulmones, estómago y riñones.
  • El cianuro de hidrógeno es uno de los componentes más tóxicos del humo del tabaco. Puede causar dolores de cabeza, náuseas, vértigos y vómitos.
  • El benceno es causante de cáncer, particularmente, leucemia.
  • El cadmio perjudica el cerebro, los riñones y el hígado.
  • El plomo daña seriamente el cerebro, los riñones y los glóbulos rojos.
¿Por qué aditivos?

Al tabaco se le añaden productos con varias intenciones. Por ejemplo, para evitar que el cigarrillo de desmenuce se añade una sustancia absorbente, como el glicerol.

Para uniformizar la combustión y que el cigarrillo arda por igual se añaden diferentes sales, así como otros aditivos al papel. igualmente, se incluyen diversos saborizantes para dar un sabor particular a cada marca de tabaco.

El mentol y el eugenol (la esencia del clavo) se añaden como anetésicos, para "dormir" las membranas mucosas de la garganta, de modo que el humo parezca menos irritante. Para mejorar el sabor también se incluye, por ejemplo, azúcar, extracto de licores y cacao.

Los fumadores pasivos

Tajantemente, el humo del tabaco es malo para la salud, pero cabe distinguir dos tipos de humos.

Al humo que se inhala se le llama humo principal, mientras que al humo que emite el cigarrillo entre caladas se le llama humo secundario.

Y tienen diferente composición química: el secundario contiene una mayor proporción de sustancias nocivas. El humo secundario supone casi el 85% del humo de una habitación.

Dado que los fumadores están expuestos a ambos tipos de humo, para ellos no es más peligroso el humo secundario. Pero un no fumador que vive en un entorno de tabaco puede llegar a tener la misma nicotina en sangre que un fumador moderado (por ejemplo, 10 cigarrillos diarios).

Los "light"

En septiembre de 2003, la Unión Europea prohibió la inclusión en las cajetillas de términos como "bajo en nicotina", "light" o "extra/ultra light".

La razón: la diferencia entre los tabacos así etiquetados y los normales está exclusivamente en los filtros, que en estos casos tenían agujeros microscópicos: cuanto más "light" era el cigarrillo, más agujeros tenía el filtro, con lo que se inhalaba más aire que aligeraba y enfriaba el humo.

Realmente, el humo de cigarrillos "light" contiene menos nicotina. Lo que solían hacer los fumadores era inhalar más fuerte o incluso tapar con los dedos el filtro, bloqueando los agujeros.

Diversos estudios mostraron que a pesar de las cifras de nicotina y alquitrán mostradas en los paquetes, los fumadores de "light" inhalaban las mismas cantidades de dichos productos que los fumadores normales. Dado que las marcas "light" tenían exactamente los mismos tabacos que las normales, los fumadores absorbían las mismas cantidades de los otros productos nocivos.

La pipa y los puros

Un cigarro puro grande contiene 400 veces más nicotina que un cigarrillo. Sin embargo, los fumadores de puros se tragan el humo en muy pequeña medida.

Los fumadores de pipa y puro que no "fuman papel" tienden a no tragarse el humo, por lo que están expuestos a menores cantidades de alquitranes y demás sustancias. O sea, que corren menores riesgos de padecer las enfermedades que potencia el tabaco, pero desde luego influyen negativamente en la salud global.

Independientemente del poco o mucho humo que se trague, la boca y la garganta están expuestas al humo, que se disuelve en la saliva y se traga. Por tanto, los fumadores de puros o de pipa tienen igualmente mayores riesgos que los no fumadores de padecer cáncer de boca, garganta y esófago.

Igualmente, tienen mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón. Esto es parcialmente debido a la exposición al humo secundario, más abundante en puros que en cigarrillos, y hace aumentar el riesgo de cáncer de pulmón -incluso en no fumadores- en un 20%. Los puros contienen, además, niveles más altos de cancerígenos TSNAs y de alquitrán.

En todos los casos, los riesgos de padecer enfermedades relacionadas con el tabaco es sustancialmente más alto si los fumadores de pipa o puros han sido fumadores de cigarrillos, aunque ya no fumen "papel".

Tabaco de esnifar (rapé) y de mascar

Ya casi nadie en España usa rape o masca tabaco, pero en algunos países sigue siendo relativamente común. Hay dos tipos de rapé: seco, que se esnifa (por la nariz) y húmedo, que se coloca entre el labio y la encía.

Los "tabacos sin humo" no contienen alquitrán, pero sí una mayor cantidad de nicotina, hasta 10 veces más. Dado el carácter adictivo de la nicotina, los consumidores de estos productos sufren mayor dependencia.

Igualmente, estos productos no aumentan el riesgo de cáncer de pulmón, pero los cancerígenos que incluyen incrementan el riesgo de cáncer de boca y garganta. También son perjudiciales para las encías y degradan y decoloran el esmalte de los dientes.

¿Todos los tipos de tabaco son igual de peligrosos?

El tabaco se divide generalmente en dos categorías: el tabaco "sin humo", como el rapé o el de mascar, y el tabaco "de fumar", que incluye cigarrillos, de pipa, y puros. Todos provocan dependencia y son nocivos para la salud.

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online