20 JUNIO 2010

Fármacos y cosméticos durante el embarazo

Diversos cosméticos en polvo

Última revisión: 2010-06-20

Uso de fármacos durante el embarazo

La gestación es una condición específica de la mujer y por tanto, los estados de salud y enfermedad de la madre pueden ser factores determinantes del buen desarrollo prenatal.

La mujer embarazada puede sufrir cualquier tipo de enfermedad por lo que, en ocasiones, es necesario que el médico tenga que prescribir un tratamiento con medicamentos. Según algunos estudios, se estima que alrededor de un 35% de las mujeres embarazadas han de tomar algún medicamento, excluyendo los suplementos vitamínicos.

A principios de los años sesenta se descubrió que un fármaco, la talidomida, era el responsable del nacimiento de niños con graves malformaciones congénitas (ausencia de extremidades, anomalías en los ojos, el corazón, etc.). A partir de entonces se empezó a estudiar el efecto teratogénicode los fármacos en animales de experimentación antes de su comercialización, y se desarrolló una investigación epidemiológica del efecto de los fármacos en los fetos humanos.

Se denomina teratógenos a los medicamentos (o a cualquier agente ambiental) capaces de producir defectos congénitos, es decir, malformaciones físicas, psíquicas o funcionales.

Para cualquier mujer que se queda embarazada, el riesgo de que su hijo nazca con un defecto congénito es del 2-5%. Los agentes teratógenos incrementan el riesgo de que se produzcan determinados defectos en los hijos de las mujeres expuestas a ellos. De todas maneras, hay que tener en cuenta que la acción de los agentes teratógenos dependerá de:

  • La constitución genética de cada individuo expuesto, es decir, habrá fetos que van a ser más susceptibles de verse afectados que otros.
  • El momento del embarazo en que los agentes teratógenos incidan en el embarazo.
Riesgos en las distintas etapas del embarazo

Durante el primer trimestre de gestación pueden producirse malformaciones congénitas, puesto que es cuando se desarrollan y diferencian la mayoría de los órganos y sistemas fetales.

En el periodo comprendido desde la concepción hasta la implantación (desde la ovulación hasta la “primera falta”), unas dos semanas, se considera que el embrión es poco sensible a los fármacos, al no existir unión circulatoria entre la madre y el feto.

Entre la tercera y la undécima semana del embarazo se considera que el riesgo es máximo.

Durante el segundo y tercer trimestre del embarazo algunos fármacos pueden afectar el crecimiento y desarrollo del feto.

Si se administran poco antes del final de la gestación o durante el parto, los problemas pueden aparecer durante éste o afectar al recién nacido.

¿Qué hacer si una mujer embarazada cae enferma?

Si una mujer embarazada tiene un problema de salud y es necesario administrarle un medicamento el médico deberá realizar, previamente, una adecuada e individualizada evaluación beneficio-riesgo, es decir:

Así, por ejemplo, la fiebre elevada podría ocasionar lesiones en el feto, pero existen fármacos, como el paracetamol, capaces de corregirla y que no perjudican al feto.

Asimismo, existen muchos fármacos, al igual que el paracetamol (Termalgin®, Efferalgan®...), que se consideran seguros para el feto, por lo que se pueden utilizar durante el embarazo cuando se necesiten, pero siempre bajo prescripción y supervisión médica.

Por tanto, el tratamiento farmacológico de una mujer embarazada sólo puede ser realizado por un médico bien informado. La automedicación está totalmente prohibida, así como el cambio de un tratamiento prescrito por el médico. Esta indicación de no automedicarse debe extenderse a las especialidades farmacéuticas publicitarias, ya que alguno de estos medicamentos publicitarios llevan principios activos cuya seguridad durante el embarazo no se ha comprobado.

Por otra parte, existen algunos fármacos cuya utilización no sólo se considera segura durante el embarazo, sino que, además, previenen la aparición de determinados defectos congénitos, como es el caso del ácido fólico. Se ha demostrado que esta sustancia previene la aparición de defectos del tubo neural (espina bífida, mielomeningocele, etc.).

Para obtener este efecto preventivo el ácido fólico se debe ingerir diariamente desde que la mujer decide buscar el embarazo, continuar una vez se haya quedado embarazada (tarde lo que tarde) y seguir, sin interrupción, hasta finalizar el tercer mes de la gestación, a menos que su médico considere que debe continuar porque existan otras indicaciones clínicas.

  • De una parte valorará el riesgo que dicho tratamiento supone para el feto.
  • Y de la otra, tendrá en cuenta el riesgo que supone para la mujer y también para el feto el hecho de que dejemos sin tratamiento la enfermedad.
Cremas faciales

Durante el embarazo no se recomienda la utilización de cremas indicadas para el envejecimiento cutáneo producido por el sol que contengan en su composición retinol o derivados.

Se ha demostrado que los retinoides, administrados por vía oral, se asocian con la aparición de numerosas malformaciones en el feto.

Protectores solares

Los protectores solares tienen la capacidad de mantenerse mucho tiempo en la capa superficial de la piel, que es donde realizan su función, por lo que su absorción es mínima.

Su uso se considera seguro durante el embarazo, e incluso se recomienda a la mujer embarazada que los utilice para evitar la aparición del llamado “cloasma gravídico” (manchas oscuras que aparecen en la piel de la frente y las mejillas).

Desodorantes

Se podrán utilizar, salvo los que contengan sales de aluminio y se usen para superficies extensas como manos o pies.

Fragancias

Se pueden utilizar. No se han descrito casos de malformaciones en el ser humano.

Tintes de pelo

Se pueden clasificar en temporales, progresivos, semi-permanentes o permanentes. En principio, se pueden utilizar tintes durante el embarazo, salvo los “progresivos” (en su mayoría utilizados por hombres), que pueden contener sales de plomo.

Otros productos

No se ha demostrado que la utilización de productos químicos para alisar o rizar el cabello produzcan efectos sobre el feto o recién nacido.

Uso de cosméticos durante el embarazo

Deberemos tener en consideración que todo medicamento o producto aplicado en la piel y mucosas se absorbe, pasa a la sangre materna y, por tanto, también puede afectar al feto.

La comercialización de productos cosméticos no requiere estudios previos sobre seguridad y eficacia, por lo que existen escasas publicaciones en cuanto a su posible toxicidad.

Ante cualquier duda sobre la prescripción de fármacos, enfermedades maternas o cualquier exposición ambiental los profesionales de la salud cuentan con un servicio de información telefónica sobre teratógenos.

Existe también un Servicio de Información Telefónica para la Embarazada (SITE- 913941589) para responder las dudas que se les plantean a las mujeres que planifican una gestación y a las que están ya embarazadas.

Dra. Ana Palacios Marqués, especialista en Obstetricia y Ginecología

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online