06 JUNIO 2010

Consumo simultáneo de medicamentos y hierbas medicinales

Diversas flores y plantas medicinales

Última revisión: 2010-06-06

El consumo de hierbas medicinales para el tratamiento de procesos menores ha aumentando considerablemente en nuestro entorno en los últimos años, hasta el punto de representar, de forma aproximada, uno de cada cuatro medicamentos que se obtienen sin receta médica. Por otra parte, su uso es frecuente en combinación con medicamentos propiamente dichos prescritos por los médicos.

La creencia de que las hierbas medicinales son seguras porque son naturales y se han empleado desde antiguo y el que se puedan adquirir en farmacias sin receta médica, en tiendas naturistas, herboristerías e incluso en grandes almacenes, hace que se acepten estos productos con unas expectativas beneficiosas, aumentadas en ocasiones por la publicidad, pero ignorando el riesgo para la salud que su consumo puede conllevar.

¿Qué hierbas medicinales son las más usadas?

Sin ánimo de ser exhaustivos, las especies vegetales medicinales más frecuentemente consumidas en nuestro medio, casi siempre como automedicación o por iniciativa propia, y exentas de registro son: la manzanilla, el té, la hierbabuena, el regaliz, la salvia, el sen, la tila, el anís verde, el poleo, el boldo, el romero y el laurel.

Otras, con un consumo inferior, serían: la valeriana, el ginseng, la cáscara sagrada, el passiflorine, el manasul, etc.

¿Qué efectos se buscan al consumir estas hierbas?

Los efectos terapéuticos buscados pueden ser laxantes o facilitadores de las deposiciones, hipnóticos o inductores del sueño, diuréticos o que ayudan a orinar, antidepresivos o incluso remedios mágicos para dejar de roncar, para tratar distintas infecciones a modo de antibióticos, etc. El peligro puede surgir cuando, a menudo, sustituyen a diagnósticos y tratamientos médicos apropiados.

¿Son eficaces y seguras las plantas medicinales?

Es importante destacar que, a menudo, las hierbas medicinales y los medicamentos comparten principios activos. Muchas personas prefieren el uso de estos productos “naturales” en lugar del medicamento porque piensan que son inocuos en lo referente a los efectos secundarios y ofrecen ventajas respecto del fármaco. Sin embargo, en los últimos años se han puesto de manifiesto algunas reacciones adversas, incluso graves, en pacientes que tomaban alguna de estas plantas medicinales sin control sanitario: intoxicaciones, contaminación por microorganismos patógenos, metales pesados o pesticidas, efectos adversos por componentes no declarados, reacciones alérgicas, etc.

Las hierbas medicinales y los medicamentos ¿pueden interaccionar?

Se han descrito múltiples interacciones entre las plantas medicinales y los medicamentos, algunas de ellas verdaderamente graves, por lo que es adecuado recomendar tanto a los pacientes como a los médicos una actitud vigilante, especialmente cuando los pacientes son tratados con medicamentos con potencial para provocar interacciones clínicas relevantes (anticoagulantes o medicamentos que retrasan la coagulación de la sangre, antiepilépticos o medicamentos usados para la epilepsia o convulsiones, antirretrovirales o fármacos usados en el SIDA, inmunosupresores o medicamentos que disminuyen las defensas del organismo, etc.).

Existen interacciones potenciales que se basan en el conocimiento que tenemos de cómo se comporta el medicamento en el organismo. Por ejemplo, todas las plantas que tienen un efecto laxante podrían disminuir la absorción de determinados medicamentos como el calcio, el hierro, el litio, la digoxina o fármaco usado para estimular el corazón, o los anticoagulantes orales.

¿Cómo se pueden evitar estas interacciones?

Algunos estudios han puesto de manifiesto que uno de cada cinco pacientes en tratamiento con medicamentos consumía hierbas medicinales por automedicación. Su elevado uso sugiere que la mayoría de las veces el médico de familia de estas personas desconoce su consumo y, ante la aparición de un efecto adverso, éste puede pasar desapercibido.

Por esta razón, es necesario que las personas que consumen alguna de estas hierbas medicinales tomen conciencia de que se trata de sustancias con posibles efectos perjudiciales sobre la salud, especialmente cuando se consumen concomitantemente con medicamentos, y comuniquen a sus médicos su uso. De la misma forma, éstos deberían registrar esos consumos en su historia clínica y tanto la administración sanitaria como los propios médicos deberían informar a los ciudadanos de los riesgos para la salud y las contraindicaciones de estos productos.

Dr. Salvador Pertusa Martínez, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online