25 MAYO 2010

Garrapatas

Garrapata (Rhipicephalus sanguineus)

Última revisión: 2010-05-25 por Dr. Juan Álvarez Orejón

¿Qué es una garrapata?

Las garrapatas son pequeños artrópodos arácnidos (suelen medir unos pocos milímetros). Tienen 8 patas (los insectos son también artrópodos pero tienen 6 patas). A diferencia de otros arácnidos, como las arañas y los escorpiones, que tienen el cuerpo dividido en dos partes (el cefalotórax y el abdomen); las garrapatas tienen estas dos partes unidas en una sola.

Se alimentan de sangre, generalmente de grandes animales (mamíferos, aves y reptiles) y también pican a las personas. Algunas garrapatas se comportan como ectoparásitos (parásito en el exterior del cuerpo) en los seres humanos. Frecuentemente son parásitos de los animales domésticos, desde los cuales pasan al hombre.

En realidad existen numerosas especies de garrapatas (unas 800) que suelen dividirse en tres grandes grupos. De ellos hay dos, el de las garrapatas blandas y el de las garrapatas duras, que pueden transmitir enfermedades a las personas.

En la naturaleza, las garrapatas se pueden encontrar en la vegetación (en la hierba, arbustos, árboles, etc.) a la espera de un posible huésped al que agarrarse. Una vez se ha aferrado a un huésped, se dirigirá normalmente a algún lugar húmedo y oscuro de su cuerpo, como la axila o la ingle. A continuación introducirá su boca en la piel y comenzará a succionar sangre. En muchos casos, la garrapata abandona luego al huésped.

Lo más frecuente es que la picadura no provoque ningún daño, o únicamente una lesión localizada en la piel del lugar de la picadura; pero en ocasiones puede transmitir algún agente (virus, bacterias, riquetsias o protozoos) capaz de causar una enfermedad, como por ejemplo:

La saliva de algunas garrapatas puede contener una toxina que produce una lesión del sistema nervioso capaz de provocar la parálisis de la persona con el parásito; es la llamada parálisis por garrapatas, que suele producirse después de una adhesión de varios días del animal. Esta enfermedad suele curarse simplemente con retirar la garrapata.

Para prevenir la picadura de las garrapatas es conveniente el uso de acaricidas en los animales domésticos, o la utilización de productos químicos en determinados lugares. También es útil el uso de ropas protectoras, y el revisar periódicamente la piel de los niños y animales. Esto es especialmente importante en las zonas donde abundan más las garrapatas y sobre todo en primavera y verano.

  • Borrelia burgdorferii, que es la bacteria que causa laenfermedad de Lyme.
  • Borrelia hispanica, que es la bacteria que provoca la fiebre recurrente por garrapatas en España y en el norte de África.
  • Babesia spp., que es el protozoo que causa la babesiosis.
  • Rickettsia connorii, que provoca la fiebre botonosa.
  • Francisella tularensis, que es la bacteria que provoca la tularemia.
¿Por qué es importante extraer la garrapata?

Una garrapata fijada al cuerpo generalmente no causa dolor; no obstante es importante librarse de ella debido al riesgo que supone de transmitir una enfermedad (alguna de las mencionadas más arriba).

¿Como se debe extraer una garrapata?

Se debe extraer el parásito completo. Para ello se debe tener en cuenta que la garrapata introduce su cabeza dentro de la piel y la cabeza también debe extraerse, para evitar que sus restos puedan provocar una infección.

Al extraer la garrapata se debe evitar aplastarla, ya que los jugos de sus tejidos y sus heces pueden transmitir infecciones. Lo que normalmente se hará es lo siguiente:

  • Sujetar la garrapata con unas pinzas, lo más cerca posible de la cabeza, teniendo cuidado de no romperla
  • Tirar con cuidado y suavemente, pero con firmeza, hasta que salga del todo
  • Si el método anterior no resulta, se puede atar un hilo resistente alrededor de la garrapata, lo más cerca posible de la cabeza y tirar lentamente hasta que se separe
  • No se debe tratar de eliminar la garrapata por medio de sustancias químicas o quemándola, ya que esto puede causar más daño que beneficio
  • Después se debe limpiar el lugar de la picadura de la garrapata
  • A veces es necesario que sea el médico quien la extraiga, haciendo una pequeña escisión en la piel.
¿Qué se debe hacer si al extraerla, la cabeza se queda accidentalmente en el huésped?

En este caso existe la posibilidad de que se produzca una infección por otros microorganismos, diferentes de los que hemos mencionado y esto puede suponer un riesgo y una molestia. Si se produce una infección, se debe acudir al médico.

¿Se necesitan antibióticos si se ha producido la picadura de una garrapata?

Si le ha picado una garrapata y la ha extraído, el riesgo de padecer una infección es bajo, por lo que normalmente no hay razón para usar antibióticos. No obstante, es importante estar atento a la aparición de síntomas.

En el caso de la enfermedad de Lyme, puede aparecer una mancha enrojecida cerca de la picadura. Esta mancha puede aumentar gradualmente de tamaño, y finalmente hacerse pálida en el centro. Unos 30 días después de la picadura puede producirse fiebre y dolor de cabeza.

En el caso de la fiebre botonosa, puede darse fiebre, dolor de cabeza y dolores musculares, que se inician aproximadamente una semana después de la picadura. Suele haber también una mancha negruzca en el lugar de la inoculación. En España, los casos son más frecuentes en verano.

En la tularemia, de la que recientemente ha habido numerosos casos en el centro de España, suele observarse una úlcera en el lugar de la picadura que puede durar varios meses. Se puede producir un aumento de tamaño de los ganglios linfáticos de la zona. Además hay síntomas similares a los de la gripe (fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, debilidad, escalofríos).

La fiebre recurrente se presenta durante varios días y luego desaparece, para al cabo de unos días o semanas reaparecer de nuevo. Estos ciclos se repiten varias veces. El aumento de temperatura suele acompañarse de otros síntomas, como escalofríos, erupción de manchas en la piel, dolores musculares, articulares o de cabeza.

En estos casos, o siempre que observe síntomas después de una picadura de una garrapata, debe acudir al médico y no olvidar comunicarle que se ha producido la picadura.

Dr. Carl J. Brandt, Director Médico Internacional y Cofundador de NetDoctor