25 MAYO 2010

Trastornos del sueño en el embarazo

Última revisión: 2010-05-25 por Dra. Berta María Martín Cabrejas

¿Por qué se producen alteraciones en el ritmo del sueño en una embarazada?

Los trastornos del sueño son muy frecuentes durante el embarazo, presentándose sobre todo en la última fase de la gestación; estos problemas suelen manifestarse como:

Además, una mujer que con anterioridad al embarazo no padecía ninguna alteración de este tipo, no se ve excluida de sufrir este problema, porque casi el 100% de las mujeres lo terminan presentando en mayor o menor medida.

Los siguientes estados físicos y mentales pueden ser causa de estas alteraciones:

  • Insomnio (incapacidad para conciliar el sueño o despertarse demasiado pronto)
  • Sueño no reparador (múltiples despertares nocturnos).
¿Qué puede hacer la mujer ante los trastornos del sueño en el embarazo?

Analizaremos punto por punto las posibles causas que hemos mencionado anteriormente.

Movilidad: la movilidad suele ser un problema que se incrementa a medida que se hace mayor el tamaño del bebé; hay mujeres que usan sábanas satinadas o de raso (por los dos lados) pues al parecer les ayuda a deslizarse mejor por la cama.

Polaquiuria: el aumento de la frecuencia de las ganas de orinar, lo que en términos médicos se denomina polaquiuria, es algo normal en el embarazo y de difícil solución, ya que se produce por la presión que ejercen el peso del útero y del feto sobre la vejiga, disminuyendo de esta forma la capacidad de la misma. La mujer embarazada tiene que evitar beber muy tarde por la noche o ingerir bebidas que contengan cafeína, como el té, el café o la mayoría de las bebidas con gas, ya que estimulan los riñones, incrementando la cantidad de orina y, además, se añade la acción excitante de esta sustancia.

Latido cardiaco: la mujer embarazada puede notar con mayor intensidad su propio latido cardiaco, sobre todo si se encuentra en una situación de anemia, ya que el corazón tiene que trabajar más para transportar suficiente oxígeno por todo su organismo. Este signo debe ser consultado con su tocólogo para que dictamine si es preciso añadir complejos vitamínicos o minerales.

Descanso: la mejor posición para descansar cuando se está embarazada es tumbarse de lado y con las rodillas flexionadas; de esta forma, las grandes venas son liberadas del peso excesivo del útero, evitando así la sensación de mareo ya mencionada.

Entre las medidas que pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda, que suele ser mayor al finalizar el día y especialmente en la cama, se encuentran:

Calambres: si tiene calambres en las piernas, apretar con fuerza el pie contra la pared o levantarse sobre la pierna entumecida le ayudará a aliviar la incomodidad. En algunos casos estos calambres pueden relacionarse con déficit de calcio en la dieta, por lo que conviene añadir productos lácteos a la misma.

Sobre el aspecto psicológico de los problemas del sueño en el embarazo, es aconsejable que comente sus dudas con su tocólogo, pues esto reforzará su seguridad y su bienestar; el mismo fin tiene acudir a las clases de preparación al parto.

  • Utilización de zapatos cómodos con tacón medio.
  • Uso de sillas cómodas al sentarse, colocando cojines o almohadas en la porción lumbar de la columna.
  • Empleo de un colchón duro; para lograr una postura más cómoda puede tumbarse de lado con el vientre apoyado en una almohada y colocando otra más entre las piernas.
  • Procurar evitar elevar peso desde el suelo; hay que agacharse, flexionar las rodillas y las caderas, cogiendo el objeto y levantarse estirando las piernas, evitando así la flexión de la columna vertebral.
  • El calor local, mediante la aplicación de una ducha de agua caliente o de una almohadilla eléctrica puede aliviar las molestias; si se siente cómoda, puede usar una faja abdominal.
  • Es aconsejable realizar ejercicios para fortalecer los músculos del abdomen y de la espalda.
Saber más

¿Quiere saber más? Vea en nuestra sección 'Embarazo y parto' numerosos artículos relacionados.

¿Debo tomar pastillas para dormir?

La embarazada no debe tomar ningún tipo de medicación para conciliar el sueño debido a que pueden producir efectos deletéreos sobre el feto. Piense que si solamente no puede dormir, no es peligroso siempre que usted no se agote.

Técnicas para conciliar el sueño

Entre las numerosas actividades que ayudan a conciliar el sueño se encuentran: leer un libro, escuchar música, coser, navegar por Internet, escribir cartas, ver la televisión, tomar un baño relajante... Después de hacer algo agradable es mucho más fácil dormirse. Es preferible levantarse de la cama y realizar alguna actividad relajante antes que esperar tumbada a dormirse, pues esta situación crea gran ansiedad.

Existen libros especializados en temas de relajación corporal que quizá puedan resultar de ayuda.

Por último, si se siente cansada durante el día, tras muchos días sin conciliar el sueño, no dude en dormir una siesta confortable.

Dra. Vibeke Manniche, especialista en Pediatría; Dr. Philip Owen, especialista en Obstetricia y Ginecología