24 ABRIL 2010

Mareo y náuseas matinales durante el embarazo

Mujer embarazada, pensativa, mirando por la ventana

Última revisión: 2010-04-24 por Dr. Jesús Pérez Higuero

¿Qué causa el mareo matinal?

En la primera mitad del embarazo, es bastante frecuente sentirse mareada o con náuseas y vómitos (en algunos estudios hasta el 50% de las embarazadas los presentan). Estos síntomas suelen iniciarse tras la primera o segunda falta de la regla y suelen mantenerse hasta la 16ª semana. Son más frecuentes por la mañana. El grado de náuseas y vómitos varía de una mujer a otra. Pueden sentir un pequeño mareo por la mañana y vomitar una vez, o pueden sufrir náuseas constantes y vómitos frecuentes.

En la mayor parte de los casos, las náuseas y vómitos desaparecen después de los tres primeros meses de embarazo. No obstante, para algunas mujeres continúa siendo un problema después de cuatro o cinco meses e incluso durante todo el embarazo, produciéndose recaídas frecuentes, e incluso más de un ingreso en el hospital.

¿Qué causa las náuseas durante el embarazo?

Aún se desconocen las causas exactas de las náuseas y vómitos. Es probable que se deban a los cambios hormonales que tienen lugar durante el embarazo y más precisamente al incremento de las hormonas HCG y estrógenos en el suero materno.

Siga su embarazo

semana a semana: sepa cuándo le nacen las uñas, le sale el pelo o se chupa el dedo con nuestro test 'Siga su embarazo'

Más información

en nuestra sección 'Embarazo y parto' donde encontrará artículos que tratan de prácticamente cualquier duda que pueda surgirle. Vea algunas muestras:

  • Cómo sé si estoy embarazada
  • Dieta durante el embarazo
  • Embarazo y ejercicio
  • Tabaco y embarazo
  • Viajar embarazada
¿Sentirse mareada y vomitar es peligroso?

En la mayoría de los casos los vómitos y náuseas no llegan a producir consecuencias relevantes para la salud materna ni ponen en peligro al feto. En los casos más graves, es tal la intensidad y frecuencia de los vómitos que la pérdida de líquidos, electrolitos y nutrientes es suficiente para producir una deshidratación, desnutrición y alteraciones en el grado de acidez de la sangre. Este trastorno se denomina hiperemesis gravídica, precisando normalmente el ingreso en un servicio sanitario y la administración de líquidos por vía parenteral. Los síntomas de la deshidratación son:

  • Vértigo
  • Sed
  • Micción de una cantidad de orina menor de lo usual o nada en absoluto
  • Orina de color oscuro
  • La presencia de unas sustancias llamadas cetonas en la orina. La comadrona o el médico pueden hacer fácilmente la prueba.
¿Cómo evitar las náuseas y los vómitos?

Los siguientes consejos ayudarán en la mayoría de los casos:

Pida consejo a su comadrona o a su médico.

  • Comer poco y a menudo cada dos o tres horas, aunque no tenga hambre.
  • Beber mucho líquido, preferentemente de 10 a 12 vasos de agua, zumo de fruta o infusiones cada día.
  • Evitar las comidas que contengan mucha grasa o muchas especias.
  • Evitar el alcohol y la cafeína.
  • Comer galletas saladas secas, pan tostado o bizcocho.
  • El té de jengibre o las pastillas de jengibre pueden ayudar a reducir las náuseas.
  • Reposar varias veces al día. Tumbarse con una almohada bajo la cabeza y las piernas.
  • Si tiene tendencia a sentirse muy mareada por la mañana, coma un poco al despertarse, antes de salir de la cama. Pídale a su compañero que le lleve comida, o prepare un tentempié la noche anterior y déjelo junto a la cama.
  • Tómese su tiempo para levantarse de la cama.
  • Muévase despacio y evite los movimientos bruscos.
  • Siéntese después de comer, de manera que la gravedad le ayude a mantener la comida en el estómago.
  • Puede ayudarle por la mañana el comer un tentempié como yogur, pan, leche, cereales o un bocadillo antes de acostarse, o si se despierta por la noche.
  • Evite los olores que le hagan sentirse mareada o vomitar.
  • No se lave los dientes inmediatamente después de comer porque puede ocasionar vómitos.
  • Tome algo de aire fresco y dé un pequeño paseo cada día.
  • Si puede, duerma con las ventanas abiertas para tomar algo de aire fresco.
  • Evite fumar. No sólo es perjudicial para usted y su hijo, también disminuye el apetito.
¿Cuándo se debe consultar al médico?
  • Si parece que no funciona ninguno de los remedios mencionados anteriormente.
  • Si vomita más de tres o cuatro veces al día.
  • Si pierde peso.
  • Si su vómito contiene sangre o parece posos del café.
  • Si pierde más líquido del que puede retener.
  • Si está deshidratada (anteriormente se han detallado los síntomas de la deshidratación).
  • Si está preocupada por su estado o cree que le sucede algo grave.
¿Qué medidas tomará el médico?

Cuando el médico encuentra signos de deshidratación o gran malestar general procederá al ingreso de la mujer en un hospital para su tratamiento. El tratamiento consiste en la rehidratación intravenosa con líquidos e iones, medicación con fármacos antieméticos y reposo hasta que cedan los síntomas. Tras esto se volverá progresivamente a la dieta normal. Si a pesar del tratamiento no cede la sintomatología habría que investigar otra enfermedad como causa de los síntomas (cólicos biliares, pancreatitis, úlcera gástrica, etc.).

Si tras la investigación el médico no considera necesario el ingreso procederá al tratamiento ambulatorio que consistirá en asociar medicinas contra las náuseas y vómitos a todas las medidas indicadas anteriormente. El número de fármacos disponible es importante siendo y son seguros para la madre en el sentido de no provocar alteraciones congénitas.

El alivio de los síntomas normalmente no es del todo completo pero disminuye en gran medida el carácter desagradable y el malestar que produce.

En ocasiones es importante controlar factores de tipo emocional o psicológico para la mejoría de los síntomas.

Dra. Vibeke Manniche, especialista en Pediatría; Dr. Philip Owen, especialista en Obstetricia y Ginecología