21 ABRIL 2010

Astigmatismo

Última revisión: 2010-04-21 por Dr. José María Martínez de la Casa

¿Qué es el astigmatismo?

El astigmatismo es un defecto de visión que afecta a cerca del 15% de la población general. Puede darse de forma aislada o asociada a otros defectos de refracción (miopía, hipermetropía).

¿A qué se debe el astigmatismo?

El astigmatismo se debe a irregularidades en la curvatura de la córnea, de forma que la refracción varía entre los distintos "meridianos" del ojo. Sobre el plano óptico, estas irregularidades hacen que la imagen de un punto no sea exactamente la imagen de un punto, sino la de una superficie comprendida entre dos zonas, anterior y posterior.

De este modo, el ojo astigmático ve constantemente las imágenes borrosas, e intenta corregirlo mediante la acomodación, es decir, la contracción o el estiramiento del cristalino (una lente que se encuentra dentro del ojo y nos sirve para enfocar las imágenes), de forma que una de las dos zonas focales se coloque sobre la retina, lo que le permite ver clara una parte del objeto enfocado.

Cuando la acomodación falla por cansancio visual, al final del día, etc, la persona con astigmatismo vuelve a ver todas las imágenes borrosas.

En resumen

La única alternativa a las gafas o las lentillas es la intervención quirúrgica. Pero esta intervención tiene también ciertas limitaciones.

¿Saber más?

Vea en nuestra sección 'Los ojos' otras afecciones comunes:

Astigmatismos de conformación, congénitos

Suelen ser regulares, bilaterales y simétricos, y se modifican poco a lo largo de la vida.

Astigmatismos adquiridos (traumatismos, afecciones de la córnea)

Suelen ser irregulares y susceptibles de evolución.

¿Qué tipos de astigmatismo existen? ¿Cuáles son los síntomas de un astigmatismo?

La disminución de la agudeza visual es muy variable. A veces es bien tolerado, pero el astigmatismo puede ser muy perjudicial para la visión, sobre todo en los niños, en los que puede llegar a causar defectos visuales incorregibles. En gente joven, el astigmatismo suele detectarse de forma casual en exámenes sistemáticos.

Con la edad, el fallo del mecanismo de acomodación hace aparecer el problema visual. Por regla general, existe una falta de nitidez en la visión de lejos, que puede hacerse patente por confusiones características de cifras o letras ("N" en lugar de "H", por ejemplo); los valores de agudeza visual en la visión lejana son variables en exámenes sucesivos, en función del estado de fatiga visual. La visión cercana se afecta mucho menos.

A menudo existen otros signos menores: enrojecimiento ocular, molestias cuando la luminosidad es excesiva, dolores de cabeza por la fijación prolongada, o, más raramente, inflamación crónica de párpados o visión doble del ojo astigmático.

¿Puede el astigmatismo ser un signo de otra enfermedad del ojo?

Ciertas enfermedades del ojo pueden manifestarse por un astigmatismo progresivo, en particular una enfermedad de la córnea llamada queratocono, en la que la córnea va tomando una forma cada vez más cónica.

¿Cómo diagnostica el oftalmólogo un astigmatismo?

El oftalmólogo verifica la agudeza visual en la visión de lejos y de cerca, y controla el grado exacto de astigmatismo mediante un aparato llamado refractómetro, que le permite saber el tipo y grado de astigmatismo que padece cada uno, para prescribir la corrección óptica adaptada a cada caso.

El oftalmólogo buscará asimismo posibles anomalías asociadas, incluyendo posibles enfermedades oculares responsables del astigmatismo.

¿A qué se debe prestar una atención particular?

Si nota que su visión se deteriora, hay que comprobar que las lentes correctoras estén bien adaptadas a la propia visión. Si la visión se modifica de forma brusca o rápidamente, consulte con un oftalmólogo.

¿Cómo se corrige un astigmatismo?

No existe ningún colirio u otro tipo de tratamiento farmacológico que cure el astigmatismo.

Según el nivel de actividad y los propios deseos de cada uno, y en función del examen que se le haga, el oftalmólogo puede aconsejar gafas o lentillas de contacto, o proponerle una intervención quirúrgica.

La cirugía de los trastornos de refracción es cada vez más frecuente en los países desarrollados, dados sus buenos resultados y su bajo nivel de complicaciones. La técnica más empleada en la actualidad es la llamada LASIK (siglas en inglés de "queratomileusis in situ con láser") que consiste un corte inicial sobre la córnea para obtener una lámina colgante, darle la vuelta y modelar el lecho corneal con láser, y finalmente recolocar en su sitio la lámina corneal. Todo el proceso se lleva a cabo en unos minutos, con anestesia local. La técnica LASIK sirve para tratar tanto el astigmatismo como la miopía o la hipermetropía, aunque tiene sus limitaciones fundamentalmente en función del número de dioptrías a corregir.

En los casos de astigmatismo irregular, como los que aparecen acompañando a determinadas enfermedades de la córnea como el queratocono, la cirugía LASIK, al menos de momento, está contraindicada. Estos pacientes pueden beneficiarse del uso de lentes de contacto rígidas. En casos muy avanzados de estas degeneraciones puede ser necesario llevar a cabo un transplante de córnea.

¿Debe corregirse obligatoriamente un astigmatismo?

La corrección óptica de un astigmatismo es fundamentalmente una cuestión de comodidad, salvo en las actividades en las que está en juego la seguridad, como la conducción de automóviles, en las que es obligatorio llevar gafas o lentillas.

Dr. Michel Maille, especialista en Oftalmología

Ipad



Horóscopo

HELLO! TV

HELLO! TV

No te pierdas los mejores videos en HELLO! TV Online