21 ABRIL 2010

Cuerpo extraño ocular

Última revisión: 2010-04-21 por Dra. Paloma López-Hermosa Seseña

¿Qué es un cuerpo extraño ocular?

Cualquier material que entre en el ojo, como el polvo, la arena o la pintura se conoce como cuerpo extraño ocular. Pueden clasificarse en dos categorías fundamentales:

  • Cuerpos extraños superficiales: se pegan a la superficie anterior del ojo o quedan atrapados debajo de un párpado, pero no penetran en el ojo.
  • Cuerpos extraños penetrantes: atraviesan la capa externa del ojo (córnea o esclera) y penetran en su interior. Suelen ser objetos metálicos que se mueven a gran velocidad.
¿Cómo entran los cuerpos extraños en el ojo?

Los cuerpos extraños superficiales no perforantes suelen caer o son empujados por el aire. Por ejemplo, cuando se trabaja debajo de un coche, o cuando se está en el exterior en un día ventoso.

Las lesiones oculares penetrantes suelen producirse cuando se golpea con un martillo o se afilan metales. En estas circunstancias, pequeños fragmentos metálicos saltan a gran velocidad, golpean el ojo y penetran en su interior tras atravesar la cubierta externa.

En general

Los cuerpos extraños intraoculares pueden evitarse en gran medida tomando las precauciones necesarias, como el uso de gafas protectoras. Nunca debería efectuarse un trabajo de riesgo sin ellas.

De interés

Vea en nuestra sección 'Los ojos' algunos artículos relacionados:

¿Es una situación grave?

Los cuerpos extraños superficiales no suelen ser importantes. Por el contrario, los cuerpos extraños penetrantes sí pueden ser muy graves y causar ceguera si no se detectan y tratan precozmente. Incluso si se tratan de forma adecuada pueden producir pérdida de visión.

¿Qué se siente con un cuerpo extraño en el ojo?

Los cuerpos extraños superficiales suelen ser muy molestos. El cuerpo extraño puede adherirse a la córnea o a la conjuntiva, con el consiguiente lagrimeo, enrojecimiento y sensación de arenilla en el ojo. El cuerpo extraño puede haberse quedado atrapado bajo el párpado superior, con lo que cada vez que se abra y cierre el ojo, aumentará el dolor.

Paradójicamente, aunque las lesiones penetrantes son mucho más graves, son bastante menos dolorosas que las superficiales. A veces puede alterarse la visión, pero no siempre.

¿Cuándo debo acudir al médico?

Es recomendable consultar al médico cuando se crea tener un cuerpo extraño en el ojo que causa una irritación constante.

Si se sospecha que algo ha entrado en el ojo mientras se martilleaba o afilaba, incluso aunque apenas se tengan síntomas de dolor o pérdida de visión, es imprescindible acudir al médico inmediatamente y contarle cómo se produjo la lesión.

Cuerpos extraños superficiales

Si usted le comenta a su médico que ha notado que algo le entraba en el ojo, le examinará el ojo usando un colorante de fluoresceína que facilita la detección de materiales extraños en la superficie ocular. Hay que voltear el párpado, para examinar su cara inferior y retirar cualquier cuerpo extraño de la superficie. Puede quitarse el cuerpo extraño con un palito de algodón, aunque a veces hay que usar una pequeña aguja para extraer alguna partícula incrustada en el ojo. Esta maniobra se realiza con gotas de anestésico local y no duele.

Cuerpos extraños penetrantes

Si usted le refiere a su médico que probablemente haya sufrido una lesión ocular mientras efectuaba una actividad de alto riesgo, entonces el ojo se explorará con el máximo detalle. Se examinará su visión, que es posible que esté afectada. La forma de la pupila puede estar distorsionada y existir sangre dentro del ojo. Si el cuerpo extraño choca contra el cristalino, pueden aparecer signos de una catarata precoz. Cuando se sospeche la existencia de cuerpos extraños intraoculares, puede ser necesario realizar una placa de rayos X o un escáner.

Cuerpos extraños superficiales

La irritación se hace persistente y puede aparecer conjuntivitis. A veces el cuerpo extraño queda incluido en la superficie y deja de molestar, pero se formará una cicatriz.

Cuerpos extraños penetrantes

La lesión producida por un cuerpo extraño intraocular depende, en primer lugar, del material del que esté compuesto y, en segundo lugar, de la cantidad de daño producido al pasar a través del ojo. Los cuerpos extraños metálicos que contienen hierro causan "siderosis", una enfermedad en la que la visión se deteriora progresivamente en meses o años. A veces ocurre que un cuerpo extraño pequeño penetre en el ojo y no produzca un daño aparente, pero que desencadene una hemorragia intraocular, desarrollo precoz de cataratas o lesión de la retina. Puede ser necesario intervenir quirúrgicamente para reparar estas lesiones.

Cirugía para extraer los cuerpos extraños intraoculares

Es necesario operar para extraer los cuerpos extraños que han penetrado en el ojo. La operación suele consistir en una vitrectomía, que implica acceder al interior del ojo y retirar el cuerpo extraño. Al mismo tiempo se reparan todas las lesiones oculares producidas por el paso del material extraño. Puede ser necesario extraer la hemorragia, o el cristalino, o reparar una lesión de la retina.

Qué sucede si no se retira el cuerpo extraño del ojo? ¿Cómo hace el médico el diagnóstico? ¿Existen efectos a largo plazo?

Los cuerpos extraños superficiales no suelen suponer peligro para la visión, y el ojo suele recuperarse por completo. Las lesiones penetrantes pueden ser potencialmente muy graves, y conducir a ceguera o a pérdida del ojo, incluso aunque se traten correctamente.

¿Cómo pueden evitarse los cuerpos extraños?

Utilice gafas protectoras o anteojos siempre que sea necesario, por ejemplo al soldar, o al usar una esmeriladora o una pulidora o al hacer bricolaje.

Dr. Per Grinsted, médico general; Dra. Caroline MacEwen, especialista en Oftalmología