20 ABRIL 2010

Dermatitis de contacto

Última revisión: 2010-04-20 por Dr. Alfonso José Santiago Marí

Dermatitis de contacto irritativa

Una dermatitis de contacto irritativa es ocasionada por el efecto directo del contacto de una sustancia irritante sobre la piel. Una sustancia irritante es la que ocasiona una reacción inflamatoria en la mayoría de los individuos cuando se aplica en la concentración necesaria durante una cantidad de tiempo suficiente.

La dermatitis irritativa se produce con mayor frecuencia en algunos trabajos, tales como peluquerías, limpieza, industrias del metal, obreros de la construcción y la horticultura. Productos como jabones, detergentes, alimentos y cemento pueden causar dermatitis irritativa.

Ambos sexos son igualmente susceptibles a la dermatitis de contacto irritativa. La susceptibilidad a los irritantes es muy variable entre individuos, personas con pieles secas o atópicas la desarrollan más frecuentemente. La localización más habitual de la dermatitis son las manos.

Dermatitis de contacto alérgica

La dermatitis de contacto alérgica representa entre el 5 y el 15% de todas las dermatosis. En su patogenia, la causa de inflamación de la piel es una reacción de hipersensibilidad a una sustancia en particular o a un grupo de sustancias relacionadas, mediada por células de la defensa inmunológica.

La dermatitis de contacto alérgica tiene las siguientes características:

  • Una exposición previa a la sustancia es necesaria para inducir la alergia.
  • La reacción es específica ante algún producto o un grupo de productos similares.
  • Todas las zonas de piel que están en contacto con la sustancia que la provoca tienden a desarrollar el eczema.
  • La evitación del alergeno determinará la resolución del eczema.
De interés

Le sugerimos la lectura de algunos artículos relacionados:

¿Qué es la dermatitis de contacto?

Dermatitis de contacto es el término dado a la lesión de la piel que resulta del contacto con alguna sustancia externa. Se produce, la mayoría de las veces, una erupción cutánea inflamatoria llamada eczema. Se dan fundamentalmente dos tipos de dermatitis de contacto: la irritativa y la alérgica.

La sustancia que puede ocasionar una dermatitis de contacto alérgica es conocida como alergeno. Los alergenos más comunes son los metales, los productos de cosmética, las gomas, las plantas, el formaldehído, medicamentos para la piel y productos químicos como los usados en peluquería. Como en el tipo irritativo, la dermatitis de contacto alérgica es más común en individuos atópicos.

Irritativa

La sustancia irritante causa un daño directo a la integridad morfológica o funcional de la piel. Puede ser aguda o crónica.

Aguda: una simple exposición a una sustancia química irritativa potente ocasiona una dermatitis aguda. Esto puede ocurrir a los pocos minutos o pasadas unas horas de la exposición.

El proceso es:

Crónica: Se produce por efecto acumulativo de múltiples exposiciones de bajo nivel a diferentes irritantes, pero también contribuyen diversos cofactores climáticos o mecánicos como la fricción. Esta dermatitis puede aparecer al cabo de varios meses o incluso años de contacto con la sustancia.

El proceso es:

  • La sustancia irritante penetra en la piel.
  • La sustancia lesiona la membrana de las células.
  • El daño de las células impulsa la liberación de sustancias químicas que inducen inflamación (mediadores inflamatorios) tales como prostaglandinas, histamina y quininas.
  • Algunos mediadores inflamatorios ocasionan un aumento del flujo de sangre a la zona, mientras otros atraen mediadores inflamatorios adicionales.
Alérgica

Se produce por un tipo de reacción inmune conocido como tipo IV o reacción de hipersensibilidad celular tardía. El aspecto característico de esta respuesta inmune es una demora entre la exposición al alergeno y la reacción subsiguiente. Se distinguen dos etapas: sensibilización y provocación.

Sensibilización: cuando la sustancia alergénica penetra en la piel por primera vez se produce una reacción inmunológica mediada por células, que termina con la aparición de linfocitos T sensibilizados frente al alergeno.

Provocación: una vez la sensibilización ha ocurrido, las nuevas exposiciones al alergeno ocasionan la proliferación y activación de linfocitos T sensibilizados frente al mismo. Se liberan mediadores inflamatorios y se produce la inflamación y se atraen más células a la zona de exposición. Este proceso de reacción inmune ocasiona el eczema en la zona afectada. Ocurre entre las 12 - 96 horas después de la exposición. Pequeñas cantidades de alergeno pueden ser suficientes para causar una reacción inflamatoria.

¿Qué causa la dermatitis de contacto? Irritativa

Aguda: la apariencia de una dermatitis irritativa aguda puede variar desde una reacción leve, que consiste en un enrojecimiento transitorio, hasta una quemadura dolorosa con ampolla.

Crónica: la dermatitis irritativa crónica frecuentemente suele comenzar con unas placas enrojecidas, secas, localizadas y ligeramente inflamadas, que con el tiempo llegan a ser hiperqueratósicas y ásperas.

Alérgica

Aguda: el eczema se desarrolla en el sitio de contacto con el alergeno. Por ejemplo, la primera señal podría ser una pápula (lesión cutánea sobreelevada de pequeño diámetro) debajo de un pendiente o a lo largo de la cintura en contacto con algo que contiene goma elástica (medias, bragas...). El eczema suele desarrollarse en un área de enrojecimiento con edema, pequeñas vesículas y ampollas. La reacción puede extenderse o aparecer en un lugar diferente al sitio de contacto previamente sensibilizado. Ocasionalmente pueden desarrollarse urticarias por contacto con alergenos volátiles o partículas líquidas.

Crónica: si la exposición al alergeno es persistente la piel se seca, se erosiona y se producen costras. Posteriormente se descama y aparece un cambio en la pigmentación.

¿Cuales son los síntomas? Cuándo (en qué momento se produce)

Una dermatitis de contacto alérgica suele aparecer entre 12 - 96 horas después de la exposición al alergeno. La mejoría de la dermatitis durante los fines de semana o las fiestas puede indicar que su origen está en el trabajo. La variación estacional de dermatitis se ve, en particular, con los alergenos de plantas.

Dónde (la localización de la zona del cuerpo afectada)

La dermatitis de contacto suele empezar y mantenerse localizada en la zona del cuerpo que está más en contacto con la sustancia que la provoca. La región de la piel afectada es una pista vital para descubrir el origen de la alergia (por ejemplo: una erupción ocasionada por el metal de la hebilla del cinturón podría indicar una alergia al níquel).

¿Cómo se diagnostica la dermatitis de contacto?

El factor más importante para el diagnóstico es la sospecha que tienen, usted o el médico, de que alguna sustancia de su entorno le causa la dermatitis. Se debería pensar siempre sobre la posibilidad de una dermatitis de contacto cuando se ve un eczema. Dos aspectos son claves para diferenciar la dermatitis de contacto de cualquier otra causa que pueda producir una erupción cutánea:

Localización de la dermatitis de contacto y agentes sospechosos

Localización agente sospechoso

Todos los pacientes que tengan una dermatitis de contacto debieran hacerse una prueba con parches para determinar qué alergenos provocan la dermatitis.

  • Párpado: maquillajes, sustancias alergénicas aerotransportadas, laca de uñas
  • Cuello o lóbulos de la oreja: bisutería, productos textiles
  • Perfil del cuero cabelludo y frente: tintes de pelo
  • Cara: cosméticos, sustancias aerotransportadas
  • Axilas: desodorantes
  • Cintura: goma elástica, níquel u otros metales
  • Pies: cuero, plástico, gomas
  • Manos: metal, cremas, plantas, cemento.
¿Qué otra cosa puede ser?

Varios tipos de eczema pueden producir una reacción similar:

Otras condiciones de la piel que deben tenerse en cuenta son:

¿Qué medidas se pueden tomar en casa?
  • Prevención: use guantes protectores cuando vaya a utilizar sustancias irritantes (también cuando vaya a estar mucho rato en contacto con el agua). Limpie y aclare minuciosamente la piel que ha estado en contacto con sustancias irritantes.
  • Determine la causa: haga una lista de los productos que entran en contacto con su piel. Registre el momento en que utiliza cada sustancia y compruebe si le produce la dermatitis. Anote la zona del cuerpo que ha sido expuesta a cada sustancia y compruebe si es la misma zona de la dermatitis.
  • Tratamiento: evite el alergeno o irritante sospechado. Esto a veces no es posible, pero el uso de ropa protectora, como guantes, puede ayudar. En algunos casos de exposición ocupacional, evitar temporalmente el puesto de trabajo o incluso cambiar de trabajo, puede ser necesario.
¿Qué puede hacer su médico?

Una vez se ha hecho el diagnóstico y las sustancias sospechosas se han identificado, el médico le aconsejará evitar las sustancias irritantes o alérgicas y le asesorará sobre determinados productos que contienen dichas sustancias. La prevención frecuentemente resuelve las dermatitis, pero si esto no ocurre, necesitará tratamiento con medicamentos. Los corticoides en forma de cremas y pomadas pueden aplicarse en el área afectada para reducir la inflamación. Los medicamentos antihistamínicos pueden servir para disminuir el picor, sobre todo cuando se produce una urticaria.

El dermatólogo y el alergólogo le ayudarán a:

  • Descubrir las sustancias agresoras posibles.
  • Hacer pruebas de parches para verificar alergias: los alergenos sospechados y los alergenos estándares se aplican en la espalda en parches o discos. Se deja que actúen unas 48 horas y entonces se quita y se ven los resultados. Pasadas otras 48 horas se vuelve a revisar. Las reacciones pueden ir desde un leve enrojecimiento a dolorosas vesículas y ampollas. Los resultados de las pruebas de parche se interpretan junto con la historia y la posible exposición previa al alergeno.
  • Estudiar las fuentes del irritante o alergeno y la relación que tienen con usted.
  • Buscar un modo de evitar la sustancia.
  • Si no es posible evitar el contacto con los productos responsables, le indicarán: Ropa protectora Cremas protectoras: el uso de estas cremas es discutible. La eficacia varía dependiendo de los componentes de la crema y el irritante específico. Estudiar posibles pequeños cambios en su trabajo que pueden ayudarle. Por ejemplo, un peluquero con alergia al tinte de pelo podría evitarlo dedicándose solamente a cortar el pelo. A veces, se debería considerar un cambio de trabajo. Prescribir el tratamiento apropiado en el caso de dermatitis activa. Cremas hidratantes apropiadas. Corticoides locales, en cremas o pomadas.
¿Cuál es el pronóstico?

Que la dermatitis desaparezca o se reproduzca depende de varios factores:

  • ¿Se puede evitar la causa? Si es así, la dermatitis desaparecerá con el tiempo. Si el irritante o el alergeno está extendido, (por ejemplo, el níquel que podemos encontrar en la bisutería, las monedas o en las llaves) disminuyendo la exposición ayudaremos a impedir la reaparición de la dermatitis.
  • ¿Tiene el paciente también un eczema atópico? Si es así, el riesgo que tiene para desarrollar una dermatitis de contacto es más alto.
  • Zona del cuerpo afectada. La dermatitis de contacto en manos es frecuentemente el resultado de varios irritantes o alergenos y es más difícil de curar.
  • La velocidad de recuperación de la capa protectora de la piel.
  • Las infecciones pueden prolongar la dermatitis.
  • Algunos tratamientos pueden actuar por si mismos como irritantes o alergenos y dificultar la recuperación.

Dra. Virginia Hubbard, especialista en Dermatología; Dr. Malcom Rustin., especialista en Dermatología