16 ABRIL 2010

Eczema infantil: dermatitis atópica

Última revisión: 2010-04-16 por Dr. Alfonso José Santiago Marí

¿Qué son la dermatitis atópica y el eczema infantil?

La dermatitis atópica es una inflamación crónica o recurrente de la piel muy pruriginosa (que da picor), que es muy frecuente en niños del mundo occidental. El eczema infantil es la forma clínica de la dermatitis que evoluciona con vesículas y exudación en la piel. Es característica la existencia de periodos sin síntomas seguidos de otros con brotes cutáneos de distinta gravedad.

Los niños que padecen eczema infantil suelen tener la piel seca y un picor intenso. Además, presentan frecuentemente una historia familiar de enfermedades atópicas (enfermedades de mecanismo alérgico) y alto riesgo de desarrollar enfermedades como el asma o la rinitis de etiología alérgica.

La mayoría de los niños se curan de su eczema infantil, mientras que otros continúan padeciendo la enfermedad durante toda su vida.

Factores genéticos

Que determinan la predisposición hereditaria que existe en un 60-70% de los casos.

De interés

Le sugerimos la lectura de algunos artículos relacionados:

Factores medioambientales

Frecuentemente, un niño con dermatitis atópica padecerá otra patología atópica, como rinitis o asma. Algunos genes se han relacionado con esta enfermedad, aunque la transmisión genética aún no está completamente aclarada. Factores medioambientales como la contaminación, los cambios climáticos, las infecciones, los medicamentos, algunos alimentos y los aeroalergenos (sustancias que circulan por el aire y que estimulan la reacción alérgica, como los pólenes o los epitelios de los animales) se implican como desencadenantes de la enfermedad. El inicio de la dermatitis atópica es generalmente anterior a los 5 años de edad y, con más frecuencia, cuando el niño tiene entre tres meses y dos años.

¿Cómo adquieren los niños el eczema infantil?

Se desconoce la causa de la dermatitis atópica, pero hay ciertos factores, como:

¿Cuáles son los síntomas de la dermatitis atópica?

Los bebés con eczema infantil tienen una erupción rosada en la piel con un picor muy intenso. Aparece inicialmente en las mejillas y se extiende por toda la cara y hacia el cuello, afectando también la región del pañal e incluso el resto del cuerpo. A causa del picor, el niño siempre parece irritable, especialmente por la noche. La piel está generalmente seca en su aspecto, pero con frecuencia puede sobreinfectarse por bacterias o virus y entonces aparecerán vesículas supurativas. Cuando esto ocurre, debe consultar al médico por el alto riesgo que conlleva.

Cuando el niño tiene entre un año y medio y dos años, la enfermedad seguirá un patrón más típico. La erupción aparecerá en los pliegues de las rodillas y de los codos, muñecas, tobillos y cuello, pudiendo estar también más extendida.

La dermatitis atópica puede mejorar alrededor de la pubertad, debido probablemente a influencias hormonales.

Entre los adultos, los síntomas característicamente son una variante del patrón infantil. El eczema es seco con una piel engrosada y con frecuencia, infectada por la bacteria "staphylococus aureus", característica de la piel.

Muchas de las personas con atopía, es decir, una tendencia heredada para desarrollar alergias, también muestran signos en la piel del denominado estigma atópico: oscurecimiento alrededor de los ojos, pliegues cutáneos debajo de ellos, adelgazamiento de las cejas, acentuación de los pliegues de las palmas de las manos dándoles un aspecto arrugado y picores intensos muy frecuentemente.

¿Quién tiene especialmente riesgo de padecer la enfermedad?

Los niños con antecedentes familiares de enfermedades atópicas (es decir, alguno de los padres o hermanos o familiares de primer grado padecen una enfermedad como el asma o la dermatitis) tienen un mayor riesgo de tener un eczema infantil.

Consejos médicos
  • Si uno o ambos miembros de la pareja tienen atopía, deben consultar al médico especialista en alergia, que les aconsejará sobre la dieta y otras medidas preventivas para reducir el riesgo de que su hijo desarrolle un eczema infantil u otra enfermedad alérgica.
  • Es adecuado que su hijo lleve ropa de algodón, evitando las prendas de lana y tejidos sintéticos, que le causarán mayor sudoración e irritación de la piel.
  • El empleo de cremas hidratantes en estos pacientes con la piel seca, es recomendable. Deberán evitarse jabones irritantes en los baños, siendo más aconsejables aquéllos con extractos de avena.
  • Los adultos que padecen esta enfermedad deben darse duchas frías, usar poco jabón y aplicarse mucha crema hidratante varias veces al día. Se pueden añadir sustancias oleosas al baño.
  • Si el eczema empieza a supurar o aparecen vesículas pequeñas amarillentas es probable que esté infectado y que necesite tratamiento farmacológico, por lo que deberá consultar a su médico de inmediato.
  • Si le han diagnosticado una alergia intente evitar la sustancia (alérgeno) que la provoca y las situaciones que la empeoran, como el estrés, el ejercicio físico excesivo, los ambientes muy calurosos y los cambios bruscos de temperatura.
¿Cómo realiza el diagnóstico?

Su médico normalmente le diagnosticará la dermatitis atópica basándose en una buena historia clínica y una exploración física. Asimismo, deberá indagar sobre la historia familiar de enfermedades atópicas. Pruebas complementarias en la piel yanálisis de sangre pueden servir para identificar el desencadenante de la anomalía patológica, por ejemplo, el pelo de gato o de perro, el polen o determinados alimentos.

¿Cómo puede evolucionar?

La dermatitis atópica puede iniciarse, reaparecer o curar en cualquier momento, pero hay que ser consciente de que esta enfermedad puede no desaparecer. Algunos casos se curan en la fase infantil o en la adolescencia, siendo frecuente la mejoría después de la pubertad. Un cuidado adecuado de la piel puede evitar complicaciones graves. El eczema se puede infectar por microorganismos, siendo especialmente peligroso si la infección es por el virus del herpes simple.

Las cremas o geles con corticoides

Son efectivas y perfectamente seguras si se utilizan correctamente durante periodos cortos de tiempo. Algunas asocian fármacos antibacterianos para tratar la dermatitis sobreinfectada.

Los antihistamínicos

Los antihistamínicos sirven para controlar el picor, síntoma más importante de esta enfermedad.

Protopic, una pomada de tacrolimus (sustancia inmunomoduladora no esteroidea) indicada específicamente para el tratamiento de la dermatitis atopica moderada o grave que no responde a los tratamientos convencionales o en la que estos producen intolerancia. Presenta la ventaja de aportar una misma eficacia que los productos de uso tópico convencionales pero sin los posibles efectos secundarios de estos.

Los corticoides por vía oral

Pueden usarse en los niños pero con cierta precaución. Asimismo, pueden utilizarse en dermatitis graves en los adultos. También se utilizan algunos fármacos inmunosupresores, es decir, que inhiben el sistema inmunológico.

Los medicamentos antivíricos

Pueden ser necesarios si la dermatitis atópica se infecta por el virus del herpes simple u otros virus.

¿Cómo se puede tratar el eczema infantil?

No existe un tratamiento causal para la dermatitis atópica, pero algunos tratamientos pueden disminuir su sintomatología clínica. Deberá evitar las sustancias o condiciones que inician o activan la erupción, y tener un buen cuidado de su piel, hidratándola cuando esté seca. El uso de emolientes, es decir, productos hidratantes y calmantes para la piel, ayuda a reducir el enrojecimiento y el picor, y facilita la efectividad de otros tratamientos tópicos.

El tratamiento de esta enfermedad siempre debe administrarse bajo estricto control médico.

Dr. Flemming Andersen, especialista en Dermatología; Dra. Ulla Søderberg, especialista en Dermatología; Dr. Stuart Crisp, especialista en Pediatría; Dr. James Ferguson, especialista en Dermatología